Necrológicas
  • Edith Villarroel Cárdenas
  • Nieves Martínez Mihovilovic
  • Aurora Cárcamo Urbina

Profundo desconsuelo por pescador fallecido en choque de camiones

La señora Estelvina Barrientos ya había sufrido la pérdida de su primer hijo,
quien también era pescador y había muerto en el mar.

Por La Prensa Austral lunes 1 de agosto del 2011

Compartir esta noticia
28
Visitas


Una familia que no encontraba consuelo y una decena de vecinos todavía impresionados por el fallecimiento de Carlos Barrientos Barrientos, el pescador que perdió la vida producto de un choque entre dos camiones el día sábado, se presenciaba en el preámbulo de la llegada de los restos del joven al velatorio efectuado en casa de su hermana, en la población Claudio Bustos.

Abrigada, sentada en un sillón, se encontraba la madre, Estelvina Barrientos, quien llegó a la ciudad proveniente de Puerto Montt junto a sus dos hijos: Rosa y Elmo. En medio de un profundo llanto, confesó que nunca pensó que su hijo de 33 años iba a encontrar su fatal destino tan pronto y se mostró muy apenada porque hace un mes que no se había podido comunicar con él. “Era un excelente hijo, muy trabajador y amaba lo que hacía. Siempre decía: ‘en el mar nací y en el mar voy a morir’. No falleció en el mar, pero sí muy cerca y volviendo de sus labores de pesca”, expresó. Pese al estado de angustia en que se encontraba la señora, dijo que no podía pensar en la sentencia que podría recaer en el conductor del camión que fue formalizado ayer (ver nota secundaria) porque él y su familia también debían estar sufriendo.

Acompañada por las vecinas del sector, revelaron uno de los episodios más tristes en la vida de Estelvina y que hoy se vuelve a repetir. “Su hijo mayor, cuando era más jovencito que Carlos, también falleció pero allá en la Décima Región. Al igual que él, era pescador y se cayó al mar, muriendo ahogado”, relataron dos habitantes de las casas aledañas.

Los restos de Carlos Barrientos Barrientos están siendo velados en el pasaje Pablo Von Gerzanits 0779. Sus funerales partirán mañana a las 15 horas desde el domicilio hacia la Parroquia Cristo Obrero, para luego ser trasladado al Cementerio Municipal de Punta Arenas.

“Fue despreocupación
del chofer”

Uno de los amigos y vecinos del infortunado pescador, Bernardo Barría Alvarado, dijo que la noticia fue un “golpe”, ya que lo conocía desde que llegó a la región hace 15 años, entablando una relación muy cercana. “Lo conocí en el barrio y siempre fue igual: bueno, preocupado y muy trabajador”, contó, señalando que él presenció la trágica escena del día sábado porque acompañó a la hermana de Carlos. “Ella recurrió a mí porque sola sufre descompensaciones y se desmaya”, agregó.

Pero Barría fue más allá y criticó a los conductores que manejan sin precaución. “Yo estuve ahí y me di cuenta que esa calle tiene muy buena visibilidad o sea, fue despreocupación del chofer”, postuló, añadiendo que “yo no lo conocía, pero tiene que haber ido desprevenido”.

El vecino reflexionó: “Los conductores tienen que ser prudentes y respetar las señales del tránsito. A veces, por andar hablando por celular, conversando con el de al lado o manejando con una mano, las personas pueden generar grandes accidentes como éste y cobrar la vida de personas”.