Necrológicas
  • Jorge Antonio Yersic Soto
  • Francisca Gallegos Rubio
  • Julio Sebastián Calderón Maclean

Puma no pudo ser capturado y huyó hacia los cerros del sector Río de los Ciervos

A plena luz del día, a vista y paciencia de todos, y pese a las seis dosis de tranquilizante que le dispararon, ayer el puma que mantuvo temeroso a los residentes del sector de Río de los Ciervos, se dejó ver por algunos minutos antes de huir hacia su hábitat natural: los cerros. El felino, que había sido avistado la noche del domingo, sorteó todos los intentos de captura de los funcionarios del Servicio Agrícola y Ganadero (Sag), y se paseó por los patios de las casas del lugar, al sur de Punta Arenas.
[…]

Por La Prensa Austral martes 16 de septiembre del 2014

Compartir esta noticia
79
Visitas


A plena luz del día, a vista y paciencia de todos, y pese a las seis dosis de tranquilizante que le dispararon, ayer el puma que mantuvo temeroso a los residentes del sector de Río de los Ciervos, se dejó ver por algunos minutos antes de huir hacia su hábitat natural: los cerros. El felino, que había sido avistado la noche del domingo, sorteó todos los intentos de captura de los funcionarios del Servicio Agrícola y Ganadero (Sag), y se paseó por los patios de las casas del lugar, al sur de Punta Arenas.
No se sabe si el animal permaneció oculto durante toda la noche o “bajó” de nuevo durante la mañana al mismo lugar donde se le había encontrado el domingo -en el sector costero, a 4 kilómetros al sur e la ciudad-, pero lo cierto es que ayer cerca del mediodía el puma fue avistado una vez más en las inmediaciones del pasaje José Barría, en el mismo predio donde estuvo el día anterior.
Por tal motivo se alertó al personal del Sag y a Carabineros, ya que no había caído en la trampa que se le había preparado y seguía merodeando la zona. Un operativo de búsqueda se inició en el lugar, donde según trascendió, al felino se le habría disparado seis dosis de tranquilizantes, pero pese a ello logró escabullirse sin dejar huellas.
Así las cosas, personal del Sag comenzó a monitorear el área, ya que evidentemente la bestia seguía ahí y era necesario capturarla, idealmente con vida, según precisaba el director regional del servicio, Julio Gómez.
No fue hasta cerca de las 17 horas que el animal se mostró nuevamente, esta vez saltando con holgura cercas y cierres, evidenciando que los narcóticos no surtieron efecto.
En ese momento, cuando el animal parecía ya decidido a abandonar los terrenos, se tornó especialmente compleja la situación, ya que junto a personal del Sag, Armada y prensa, algunos vecinos curiosos y preocupados se habían acercado al sector, sin medir el riesgo que eso implicaba.
Y de hecho, poco tiempo pasó para que el animal hiciera algunos movimientos tras una cerca, dejando ver su gran tamaño (alrededor de 2 metros de largo) y capacidad física de desplazamiento, desapareciendo entre la vegetación por instantes.
Finalmente, y cuando ya las personas se habían alejado un poco, el felino hizo su maniobra final, trepándose de manera amenazante a una cerca, desde donde comenzó a correr hacia el poniente, cruzando la carretera e ingresando a los predios del Destacamento Cochrane, de la Armada, para seguir su rumbo hacia el monte, siendo seguido estérilmente por personal del Sag hasta que finalmente abandonó el radio periurbano.
Director regional
Digno de analizar es el avistamiento del animal, así lo indicó el director regional del Sag, Julio Gómez, quien anoche confirmó que el animal fue “escoltado” hasta su hábitat natural, lo que consideró de positivo ya que no fue necesaria su captura o sacrificio.
Aseguró que durante la mañana de este martes se reuniría con el veterinario a cargo del procedimiento para abordar el poco o lento efecto que los sedantes tuvieron en el animal, lo cual no es primera vez que ocurre.
“A sólo metros del puma”
A poco más de dos metros de distancia se encontró con el fiero animal el reportero gráfico de La Prensa Austral, Andrés Poblete Vargas, quien por varias horas se apostó en el sector para captar los pormenores del avistamiento del felino.
Recordó que en un instante se tuvo conocimiento que el felino se había movilizado del predio donde se le había visto, corriendo hacia la carretera, siendo en ese sector donde su lente lo captó por primera vez.
“Apareció como a diez metros detrás de una cerca, corrió y se volvió a esconder. Nos dimos cuenta que alguien del Sag andaba con un rifle pero aparentemente no le dio con el disparo de tranquilizante que hizo. Poco pasó, alrededor de un minuto cuando apareció de nuevo, como a 2 metros de distancia de mí, quizás un poco más, era imponente”, relató el profesional.
Fue en ese instante en que Poblete sólo atinó a enfocar, encuadrar y disparar su máquina fotográfica, aunque comentó que más tarde, ya con tranquilidad, dimensionó el peligro al que estuvo expuesto.