Necrológicas

“Queda la satisfacción de saber que mi nieto cumplió con su sueño de ser piloto”

– El teniente de la Fach Juan Pablo Mallea Lagos, quien iba a bordo de la aeronave siniestrada en la isla Juan Fernández, vivió en Punta Arenas hasta cerca de los 12 años y estudió en el Colegio Británico.

Por La Prensa Austral domingo 4 de septiembre del 2011
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
191
Visitas


La tragedia aérea ocurrida el viernes en el archipiélago Juan Fernández ha generado conmoción e impacto en todo el país y también en el extranjero. A tempranas horas de ayer comenzaron a aparecer los primeros cuerpos y con ello a disiparse las esperanzas de encontrar con vida a alguno de los 21 desaparecidos.

El copiloto de la aeronave Casa 212, de la Fuerza Aérea de Chile (Fach), era el teniente Juan Pablo Mallea Lagos, nacido en Punta Arenas y nieto del ex alcalde de San Gregorio, Alcides Lagos Rosas, quien actualmente reside en la capital.

A través de un contacto telefónico con El Magallanes, el ex edil manifestó su pesar por la incertidumbre que estaba pasando su familia y la tristeza que significa sufrir la tragedia de uno de sus nietos. “Siento una profunda pena, yo a todos mis nietos los quiero mucho; pero queda la única satisfacción de saber que cumplió con su sueño de ser piloto y su deber en la Fuerza Aérea de Chile”, expresó Lagos.

Juan Pablo Mallea era hijo de Luz Angélica Lagos y tenía dos hermanos: Alberto Mallea, capitán del Ejército quien se encuentra en Estados Unidos; y José Montaner, estudiante de cuarto medio que desea postular a la Escuela de Aviación.

Toda su familia está ligada a las Fuerzas Armadas, por lo que él no dudó un segundo en seguir esa tradición, cuenta su abuelo, quien también fue militar y fundó el Batallón Nº5 Magallanes hace 39 años.

Un piloto solidario
Según la información entregada por Lagos Rosas, su nieto había realizado el viaje a la isla en tres oportunidades anteriores y por los mismos fines. “El es una persona muy solidaria y generosa, al servicio de la comunidad y muy cumplidor de sus obligaciones”, dijo el ex edil, advirtiendo que el joven piloto “siempre manifestó que el aeródromo de la isla tenía varias complicaciones”.

Hace ocho años que pertenecía a la Fach -actualmente en Antofagasta- y ésta era de esas comisiones destinadas a entregar alegría, esperanza y ayuda a los habitantes de Juan Fernández. “Es un contrasentido total lo que está ocurriendo”, declaró.

Lagos no duda de la preparación de los pilotos, porque sabe que la Fuerza Aérea se preocupa de destinar al personal adecuado según cada modelo de avión; y además declara agradecimiento hacia la institución por el constante contacto que han mantenido con los familiares de los desaparecidos.

En la tarde de ayer se reuniría con su hija –madre de Juan Pablo- para seguir atento con las novedades sobre el destino de su nieto, con la ilusión de que ocurra un milagro. “La esperanza es lo último que se pierde, dicen, nosotros al menos sabemos que cumplió con su misión de pilotear una nave”, expresó.

Cercanía con Punta Arenas

El ex alcalde de San Gregorio recordó sus años en Punta Arenas y aseguró que esta zona les entregó mucho como familia. Según relató, el copiloto desaparecido vivió en la ciudad hasta cerca de los 12 años. Cursó sus estudios en el Colegio Británico y todavía parte de su familia reside en la región. La hermana de su mamá, Patricia Lagos, está casada con el arquitecto Dante Baeriswyl y también es pariente de la familia Bitsch.

Juan Pablo no venía a la región desde hace varios años, ya que luego de ingresar a la Escuela de Aviación lo trasladaron a diferentes guarniciones, pasando por Puerto Montt, Iquique y Antofagasta; no obstante no había perdido lazos con ella a través de amigos y sus mismos familiares.

Su abuelo, incluso, contó que desde que partieron a Santiago continuaron con la tradición magallánica de los almuerzos dominicales en familia y, cada vez que Juan Pablo coincidía, compartía con ellos. El domingo pasado había viajado desde Antofagasta para realizarse un control de salud en la capital, compartiendo la última comida con su abuelo.