Necrológicas
  • Isabel Barrientos Barría
  • Danilo Heriberto Passeron Callahan
  • Elsa Marzan Díaz
  • Francisco Javier Cadín Díaz
  • Juan Hilario Ruiz Muñoz
  • Enrique Ulloa Velásquez
  • Víctor José Delgado Flores
  • Olegario Pérez Oyarzo
  • Irma Krautz Ruiz
  • Jorge González Reyes

Reconocen “flaquezas” en medidas de seguridad del nuevo Centro de Justicia

Intento de fuga de un adolescente condenado, dejó a dos vigilantes
heridos el pasado 18 de diciembre.

Por La Prensa Austral lunes 7 de enero del 2013

Compartir esta noticia
14
Visitas


Con la entrada en funcionamiento del flamante Centro de Justicia en calle José Miguel Carrera, el pasado 29 de noviembre, quedó en evidencia la necesidad de personal de Gendarmería para enfrentar adecuadamente los servicios, donde, en tres pisos, están emplazados los juzgados penales. El punto más álgido desde su puesta en marcha se vivió en la tarde del martes 18 de diciembre, cuando en un intento de fuga de un adolescente condenado, resultaron heridos dos vigilantes, en un episodio donde intervinieron los familiares del sentenciado.

Lo cierto es que desde el momento en que entró en funcionamiento el nuevo edificio, era comentario de pasillos la notoria falta de gendarmes para dar atención a los tres niveles en que se encuentran emplazadas las seis salas de audiencias, cuatro del Juzgado de Garantía y dos del Tribunal Oral en lo Penal. Debe considerarse que la Unidad de Servicios Especiales Penitenciarios de Gendarmería, dispuesta en el Centro de Justicia, cuenta con una dotación de 13 efectivos en turnos rotativos, permaneciendo activos 11 por jornada, y de los cuales cuatro se encargan del traslado de imputados, otro permanece en la zona de calabozos, y seis son dispuestos en vigilancia de sala, lo que se traduce, por lo general, en dos funcionarios por audiencia, uno como custodio directo y otro en la puerta de la sala.

Y si bien, hechos como el ocurrido en la audiencia de lectura de sentencia de un menor de 17 años, donde se originó la trifulca entre familiares, el propio acusado y gendarmes, no ocurre comúnmente, sí es necesario tomar las prevenciones del caso.

En eso concuerdan representantes de los diferentes intervinientes en la tarea de impartir justicia. Marino Muñoz, administrador del Juzgado de Garantía, señaló que se están realizando las gestiones por parte de Gendarmería para poder coordinar la llegada de nuevos efectivos que puedan reforzar los servicios en el Centro de Justicia, pero reconoce que el equipo que actualmente opera en el edificio, efectúa una labor evaluada positivamente, y que lo ocurrido en la audiencia señalada, es algo ocasional, y que no se repite a diario en nuestra ciudad.

Dicha opinión es compartida por el juez presidente del Tribunal Oral de Juicio Oral en lo Penal, Gonzalo Rojas, quien añadió que se ha remitido un oficio a Gendarmería, más que para disponer de una mayor dotación, poder coordinar de mejor manera la disposición de los funcionarios, más aún en casos o audiencias que podrían revestir algún riesgo para los intervinientes, y que, incluso, se podría disponer de un uso más adecuado de la Primera Sala del Tribunal, la cual cuenta con división de ambientes entre el estrado y el público.

Gendarmería

Al respecto, el comandante Patricio Torres, director regional de Gendarmería, confirmó que se recibió la solicitud de tribunales sobre un posible refuerzo de personal, requerimiento que se encuentra en estudio al coincidir con la llegada de 10 nuevos funcionarios egresados recientemente de la Escuela de Gendarmería.

Sin embargo, el jefe de Gendarmería fue cauto al indicar que la nueva dotación no irá exclusivamente a reforzar la vigilancia en Tribunales, sino que permitirá redistribuir y reforzar los servicios, a fin de evitar incidente como el ocurrido recientemente, lo que calificó como un hecho puntualmente y aislado.

Finalmente el comandante recalcó la necesidad de coordinar en conjunto con todos los intervinientes la mejor forma de sacar partido de los recursos con los que se dispone, por lo que existe la inquietud de reunirse con los representantes de tribunales a fin de unificar criterios de trabajo, justamente para salvaguardar, tanto la seguridad de los propios imputados como de abogados, jueces y los mismos funcionarios.