Necrológicas
  • Moisés González Diz
  • José Miguel Bahamonde Bahamonde

Rector de la U. del Mar anunció que acudirá a la justicia para evitar venta del edificio

En un encuentro en el que estuvieron presentes, como apoderados, el intendente regional Mauricio Peña y Lillo y el
concejal Julián Mancilla, Marco Poza Peralta declaró poseer los títulos de dominio del inmueble.

Por La Prensa Austral miércoles 12 de diciembre del 2012

Compartir esta noticia
14
Visitas


Hacía tiempo que la sede de la Universidad del Mar no estaba tan llena de público. Cerca de las 18 horas de ayer, alumnos, padres, apoderados, docentes y funcionarios, llegaron en masa para sostener reuniones con el rector Marco Poza Peralta, quien los citó para informarles de las medidas que pretende realizar para solucionar los problemas que aquejan a los distintos estamentos.

En primer lugar, se reunió con los docentes y funcionarios, (entre los que estaban el ex alcalde Juan Morano y el ex concejal, Antonio Ríspoli). Mientras tanto, afuera comenzaban a congregarse los alumnos, padres y apoderados, donde destacaba la presencia del intendente regional, Mauricio Peña y Lillo, y el concejal Julián Mancilla. Poco después de las 19,30 horas, la presión de los estudiantes se hizo casi insostenible, ya que los cánticos de un grupo y los golpes en las paredes, molestaron a los trabajadores que escuchaban al rector, en una sala del segundo piso. Eso concluyó el encuentro y de inmediato ingresaron los alumnos. Marco Poza pidió que los medios no estuvieran presentes, pero la presión de los jóvenes y sus padres, hizo que el rector terminara cediendo.

Poza inició su conversación con los alumnos reiterando que se enteró de forma extraoficial de que el edificio había sido vendido, tal como lo había informado el miércoles de la semana pasada a La Prensa Austral. “Sé que falta poco para que se firme el acuerdo y ante esto, los dueños me parece que están despreocupados de esta angustia que tenemos todos, y no voy a descansar hasta que a los profesores se les pague las deudas”, agregó Poza.

Pero lo más importante que informó el rector a la comunidad educativa de la sede Punta Arenas es que, tras buscar asesoría judicial, pedirán la incautación de bienes del edificio a través de tribunales, para “que quede a resguardo y así conservar el inmueble, y con esto evitar que se consolide la venta”. Para ello, aseguró poseer los títulos de dominio y así de esta forma tener un bien que les asegure que se cancelarán los dineros que se adeudan a docentes y funcionarios.

La reunión no estuvo exenta de discusiones, dada la realidad que vive la institución. Uno de los reclamos hacia Poza estaba relacionado con la anunciada presencia del seremi de Educación, Raúl Muñoz Pérez, en el encuentro. Poza dijo que lo invitó, pero el intendente Peña y Lillo tomó la palabra y señaló: “aunque estoy aquí como apoderado, debo decir que en mi calidad de intendente, tengo conocimiento de que eso es falso. Cuando le comenté (a Muñoz) de que iba a venir, me dijo que no había recibido ninguna invitación”, aseguró la primera autoridad regional.

De todas formas, una vez que se retiró de la sala, Peña y Lillo comentó que desde el principio estuvo recabando información sobre el tema y que ahora “se ha sincerado bastante”, pero que “esta reunión el rector debió haberla hecho antes, porque mientras más tiempo pasa y hay mayor desconocimiento de la gente, el problema se empieza a agrandar”. Además, el jefe de gobierno regional manifestó su desacuerdo con la venta del edificio: “Me parece impresentable que la Universidad venda este edificio. Si tiene que ofrecer un plan de continuidad de salida, no lo va a hacer con los alumnos sentados en la plaza y sí o sí hay que hacer unas gestiones para evitar, a toda costa que se produzca la venta, porque hay que asegurarles a los alumnos dónde deban terminar sus clases”. Por último, sostuvo que ve mucho interés de parte del rector Poza de encontrar una solución satisfactoria para todos, pero que “por lo que ha planteado, a nivel nacional pareciera que no hay ninguna voluntad”.

Dudas de la comunidad

Mientras tanto, Poza insistía en convencer a los alumnos y apoderados de que está de parte de ellos, diciendo que la administración a nivel central “está hecha para beneficiar a inescrupulosos. No represento la maldad de las personas que hicieron este negocio perverso y quiero que los controladores respondan por este sucio negocio”. Ante ello, ejemplificó con unas cartas que fueron dirigidas al rector nacional, Patricio Galleguillos donde se indica que los controladores están tratando de llegar a acuerdos (“están demandados entre ellos”, agregó con sorna Poza), que están buscando nuevos accionistas para invertir y que eso debía resolverse antes de dos meses o si no, la universidad sería inviable, lo que generó risas irónicas entre los presentes.

Un apoderado consultó sobre qué sucede con el dinero que ha pagado y Poza le respondió que “se depositan letras y cheques en el sistema, que se gira desde Viña del Mar, que es controlada por la administradora nacional, Jovanka Sapunar, que es esposa de uno de los dueños”. Poza calcula que el déficit total es de alrededor de 736 millones de pesos. Por eso, entregó un ultimátum a los controladores, “para que paguen las deudas de los docentes y funcionarios, antes del viernes 14 de diciembre y que se suspendan los ‘sueldos fantasmas’ que son pagados a personas que no vienen nunca a la Universidad, pero son los primeros en cobrar”. Ahí, muchos de los presentes conminaron a Poza que precisara que si se estaba refiriendo al concejal José Aguilante, pero el rector declinó entregar nombres.

Al final de la reunión, poco antes de las 22 horas, Julián Mancilla sacó la voz y anunció que a través del Colegio de Profesores, “donaré cuatro pasajes, dos para alumnos y dos para profesores, para que puedan viajar a buscar soluciones a nivel central”. Finalmente, indicó que por información que maneja, el Mineduc también estaría realizando gestiones para evitar la venta del edificio.