Necrológicas
  • Oscar Ernesto Mancilla Urrea
  • Luisa del Carmen Roldán Ibáñez
  • Humberto Peñafiel Munizaga
  • Inés Mancilla Ruiz
  • Luisa Mercedes Cárdenas Cárdenas
  • Prudencia Gallegos Rubio

Revelan declaraciones por abusos que el padre Rimsky Rojas habría cometido en Valdivia

– “Al principio se produjeron en su oficina, luego, en la residencia de los sacerdotes. Yo iba porque él nos cortaba el pelo, íbamos solos, nos citaba de a uno. En ese dormitorio estuve solo, nunca hubo otra persona. También hubo episodios en el baño, biblioteca, al interior de la capilla, al interior del vehículo que conducía, un furgón”, declaró a la justicia el ex alumno del Instituto Salesiano de esa ciudad.

Por La Prensa Austral domingo 29 de mayo del 2011

Compartir esta noticia
436
Visitas


Trece años antes de llegar a Punta Arenas el sacerdote salesiano Rimsky Rojas, quien se suicidó el 28 de febrero pasado, habría sido protagonista de abusos contra alumnos del Instituto Salesiano de Valdivia, según la denuncia de un ex estudiante de ese establecimiento.

Marcelo Vargas, el denunciante, declaró que “me daba besos y me tocaba”, según publicó ayer el diario La Tercera en un artículo donde desclasifican parte de las declaraciones judiciales del caso contra el sacerdote que fue subdirector y docente de religión del mencionado colegio de Valdivia.

Su testimonio es avalado por otros relatos que aseguran que Rojas acostumbraba “acosar” a los alumnos. “Se sentaba en su escritorio, se paraba, se acercaba hacia mí y me trataba de tocar. Yo lo rechazaba y me iba. La segunda vez lo empujé, actué en forma violenta y él me señaló que no había pasado nada; después, su forma de actuar era de no haber pasado nada. La tercera vez me trató de tocar y yo también lo rechacé”, según la declaración de otro ex alumno de iniciales M.L.

De acuerdo al relato de Marcelo Vargas, la primera vez que el cura abusó de él fue el 3 de enero de 1986 cuando cumplió 14 años. “Me pidió que lo acompañara a su oficina, que quedaba en el subterráneo, a buscar un regalo. Mis padres estaban al tanto de que íbamos para allá. Cuando llegamos, me entregó una polera, me la puse y él me abrazó, me dijo ‘feliz cumpleaños’ y me besó (…). Aquel día es el más triste de mi vida, junto con la muerte de mi madre”, afirmó el denunciante.

Y según los detalles que entregó a la justicia su familia tenía cercanía con el sacerdote, incluso visitaba su casa. Incluso tras la muerte de la madre de Vargas, quedó como su apoderado por encargo del padre de Marcelo, Adrián Vargas.

“Al principio se produjeron en su oficina, luego, en la residencia de los sacerdotes. Yo iba porque él nos cortaba el pelo, íbamos solos, nos citaba de a uno. En ese dormitorio estuve solo, nunca hubo otra persona. También hubo episodios en el baño, biblioteca, al interior de la capilla, al interior del vehículo que conducía, un furgón. Me sacaba de clases para que me fuera con él. Esto era todas las semanas. Con fecha 3 de julio de 1986 falleció mi madre. Entonces, los abusos se intensificaron, trasladándose al interior y exterior de mi domicilio”, relató Marcelo Vargas.

Psicóloga y ex apoderada

Las declaraciones judiciales contra el fallecido padre Rojas no sólo provienen de ex alumnos. También hay relatos de la psicóloga y ex apoderada del Instituto Salesiano. “Por mi profesión llegaron a mi consulta alrededor de 10 alumnos muy afectados, quienes manifestaban dudas de su identidad sexual a raíz de haber sido objeto de conductas por parte del padre Rimsky que les hacía dudar”.

Incluso la profesional asegura que le plantearon la situación al director del establecimiento y pidieron que sacaran al sacerdote del colegio. “Nadie, ni mucho menos algún alumno o ex alumno, me contó que Rimsky haya tenido algo sentimental con algún alumno, ni nada en el área sexual (…) por lo que yo nunca tuve nada que contarle al respecto al que era en esos años el Provincial de los Salesianos en Chile, que actualmente en monseñor Ezzati”, declaró Alfonso Horn, ex director del Instituto Salesiano de Valdivia (ISV).

Pero esta versión se contradice con lo señalado por la psicóloga de iniciales A.R. “En una reunión que se hizo un día jueves, me preguntó (Alfonso Horn, ex director del ISV) si yo estaba clara en que esto que tenía el padre Rimsky era una enfermedad. Le respondí que sí, pero que si estaba enfermo debía estar en un hospital y no haciendo clases. Entonces lo amenazamos con ir a la prensa y el lunes siguiente llegó el director nacional y Rimsky fue sacado del colegio”, dice la declaración de la profesional.

Posteriormente, Rojas fue enviado fuera del país, a una misión a Conakry, en Guinea, de la que participó en 1989, donde se contagió de malaria, enfermedad que lo acompañó por el resto de sus días.