Necrológicas

Salmoneros trabajan con la autoridad para contar con un reglamento de densidades que proteja patrimonio sanitario

Con el objeto de contar con un reglamento de densidades que resguarde el activo sanitario de Magallanes, apuntando a una economía sustentable con el medio ambiente, la industria salmonicultora regional se encuentra trabajando en conjunto con las autoridades sectoriales (Subsecretaría de Pesca).
[…]

Por La Prensa Austral sábado 10 de noviembre del 2012

Compartir esta noticia
109
Visitas


Con el objeto de contar con un reglamento de densidades que resguarde el activo sanitario de Magallanes, apuntando a una economía sustentable con el medio ambiente, la industria salmonicultora regional se encuentra trabajando en conjunto con las autoridades sectoriales (Subsecretaría de Pesca).

Esta normativa definirá la cantidad máxima de peces permitida en los centros de cultivo y establecerá restricciones, según su desempeño.

Esta es una de las acciones dispuestas por el gobierno para prevenir problemas sanitarios, tanto en el modelo individual como por barrios (agrupación de concesiones), cuya propuesta final debe discutirse en diciembre próximo para comenzar a regir a la brevedad.

La Asociación de Productores de Salmón y Trucha de Magallanes A.G. (APSTM), que agrupa a todas las empresas productivas de la región, aseguró que apoya estas nuevas condiciones de operación y que está dispuesta a contribuir en la mejora del desarrollo de la actividad, sobre todo considerando que en esta zona existen importantes puntos de diferenciación con la situación de otras regiones salmonicultoras.

El directivo de la asociación gremial, Oscar Garay, señaló que la industria en Magallanes está empeñada “en hacer las cosas bien”, aceptando, incluso, la desafectación del 60% de las Areas Apropiadas para la Acuicultura (AAA), por considerarla necesaria para la compatibilización con las otras actividades económicas (turismo, pesca artesanal, etc.)

– ¿Cuál es su postura frente al reglamento de densidades a discutir en diciembre?

– “Apoyamos cualquier medida que contribuya a prevenir o disminuir el riesgo de propagación de enfermedades, aunque con ciertos matices, dada la realidad que tenemos en nuestra región, en la que no existen las mismas problemáticas que en la X y XI”.

– ¿Cómo son las condiciones regionales para desarrollar la actividad?

– “La región tiene condiciones únicas que la hacen muy diferente a las otras regiones donde se ha desarrollado la actividad. De partida, el régimen de corrientes y oceanográfico. Aquí existen muchos canales que hacen que no haya conexión entre las aguas de áreas relativamente cercanas; hay mucho flujo Este, weste y viceversa, en vez de flujo en sentido sur-norte, que es más normal en las otras regiones. Tenemos muchos glaciares, deshielos, bajas temperaturas y bajas salinidades. Por otra parte, el proceso de zonificación dejó las Areas Aptas para la Acuicultura (AAA) bastante separadas entre sí, por lo que el riesgo de transmisión de enfermedades de una zona a otra es bajísimo”.

– Esta normativa, ¿se complementa con otras acciones adoptadas por la industria?

– “Esta es una medida más de muchas medidas, normas, reglamentos y leyes que se comenzaron a implementar después de la crisis sanitaria vivida por la industria salmonera en la X y XI región, tendientes a mejorar la bioseguridad y a prevenir y contener el riesgo de diseminación de enfermedades. Pero trabajar con seres vivos es un proceso dinámico, por lo que lo ideal es actualizar y revisar periódicamente las medidas de control y la legislación. La industria salmonera de Magallanes está comprometida con el desarrollo regional y queremos hacer las cosas bien, por lo que nuestros estándares son bastante exigentes y estamos llanos a colaborar con la autoridad para generar medidas que resguarden nuestro patrimonio sanitario y medioambiental.

– ¿Cuál es el desafío que enfrenta la industria en Magallanes?

– “Somos una industria generadora de un gran número de empleos y nos hemos transformado en la segunda actividad económica más importante de la región. Por lo que tenemos un gran desafío, el de hacer de Magallanes una región modelo para el desarrollo acuicultor del país. Para ello es fundamental contar con espacio y se deben respetar las actuales áreas donde desarrollar la acuicultura acordadas en el trabajo de zonificación, hoy están congelados los trámites de nuevas concesiones, situación que se debe solucionar a la brevedad y así no generar los hacinamientos que llevan a problemas sanitarios que hoy estamos viendo en otras regiones, el disponer de los espacios que quedaron luego de la zonificación es fundamental para generar una salmonicultura saludable y sustentable”.