Necrológicas
  • Ximena Paz Alvarez Ruiz
  • Clara Díaz Guenchor
  • Teodoro José Arroyo Gómez
  • Julio Sebastián Calderón Maclean
  • Francisca Gallegos Rubio
  • Melissa Alexandra Vera Torres
  • Luis Ortega Barría

Se reconstituyeron las últimas horas de Ricardo Harex

“No se puede pasar”. ¿Existe orden de restricción? “Sólo personas autorizadas y quienes viven en esta cuadra”.
[…]

Por La Prensa Austral martes 26 de julio del 2011

Compartir esta noticia
103
Visitas


“No se puede pasar”. ¿Existe orden de restricción? “Sólo personas autorizadas y quienes viven en esta cuadra”.

El diálogo con un funcionario de la PDI impuso de inmediato acerca del excesivo celo policial con que se desarrolló ayer la reconstitución de escena del caso Harex.

Faltaban 15 minutos para las 20 horas cuando detectives iniciaron la diligencia, cerrando calle Caupolicán entre Angamos y José Miguel Carrera, a la espera de la llegada de la ministro en visita Marta Pinto Salazar hasta un quincho del sector, el último lugar donde fue visto Ricardo Harex González en octubre de 2001.

Poco después, su arribo y el inicio de un trámite que se estimaba terminaría alrededor de la una de la madrugada.

Una veintena de vehículos era señal de la cantidad de personas que participaba de la jornada. Los detalles, sólo fueron materia de especulación. Se estimaba que se contó con buena parte de quienes estuvieron la noche de la convivencia, incluso algunos llegados desde el norte del país y que declararon hace un par de semanas ante la ministro en visita.

A cien metros del “sitio del suceso” fue posible ver un incesante ir y venir de personas, y conocer que entre las ausencias más importantes se consignaba la del jefe de la Brigada de Homicidios de la PDI, comisario Eric Martínez, quien se encuentra efectuando diligencias en la capital. Tampoco se habría hecho presente el abogado de la familia Harex, Juan José Arcos, quien también se encontraría fuera de la región.

Contrario a la línea con que se venía tratando el caso, abierto hacia la prensa (en definitiva a la opinión pública), lo de ayer tuvo sigilo, reserva y, en definitiva, total hermetismo.

El resguardo pareció excesivo para los representantes de los medios de comunicación, más aún considerando que al inicio de la diligencia incluso se intentó limitar la toma de fotografías. Se aseguró que aquello correspondía a una decisión de la propia ministro Marta Pinto.