Necrológicas

Seremi de Salud: “Sólo si el perro representa un peligro para la salud con respecto a la rabia, allí se nos autoriza eliminarlos”

La Dra. Iduya explicó que las normativas actuales con respecto al control de la población canina en las calles, “sólo nos permite a nosotros como seremi de Salud actuar y si los animales representan un peligro a la salud de las personas con respecto a la rabia. Sólo en ese contexto se nos autoriza eliminarlos”, recordando que en Chile no existe esta enfermedad canina desde hace varios años.
[…]

Por La Prensa Austral martes 15 de enero del 2013

Compartir esta noticia
68
Visitas


La Dra. Iduya explicó que las normativas actuales con respecto al control de la población canina en las calles, “sólo nos permite a nosotros como seremi de Salud actuar y si los animales representan un peligro a la salud de las personas con respecto a la rabia. Sólo en ese contexto se nos autoriza eliminarlos”, recordando que en Chile no existe esta enfermedad canina desde hace varios años.

Su total repudio como autoridad y como persona a la matanza de perros ocurrida el domingo, expresó la seremi de Salud, María Isabel Iduya, quien señaló a La Prensa Austral que “es una aberración que alguien pueda hacer algo así”, explicando que efectivamente la gran cantidad de perros en las calles de la ciudad es una problemática social “pero nadie puede pensar que es una solución, ni la forma adecuada, como fueron eliminados estos animales”.

Planteó que el exceso de los perros que está presente en muchas ciudades del país hay que tomarlo como corresponde y amerita un trabajo más intenso de forma intersectorial. “Nosotros como seremi de Salud tenemos la obligación de trabajar en la difusión y promoción de la tenencia responsable de mascotas”, recordando que mediante distintos programas se busca crear conciencia entre las personas, explicando también que “trabajamos además en programas en los sectores periurbanos para evitar que sigan apareciendo casos de hidatidosis y afecten la salud de las personas”, situación que en 2012 registró 7 casos.

La Dra. Iduya explicó que las normativas actuales con respecto al control de la población canina en las calles, “sólo nos permite a nosotros como seremi de Salud actuar y si los animales representan un peligro a la salud de las personas con respecto a la rabia. Sólo en ese contexto se nos autoriza eliminarlos”, recordando que en Chile no existe esta enfermedad canina desde hace varios años.

La titular regional de la cartera de Salud, señaló que la legislación vigente “otorga la responsabilidad del manejo de la población canina en las calles de las ciudades a las municipalidades, a través de la emisión de ordenanzas y el cumplimiento de éstas”, puntualizando que el problema de los perros “vagos, va más allá de las facultades con que cuente cada institución y organismo de gobierno “y tampoco depende de lo que dijo o no el obispo y las sociedades animalistas. Esto es un problema de falta de responsabilidad de las personas con sus mascotas”.

Consultada la autoridad respecto a la posibilidad de que sean encontrados más animales sin vida en las calles, sitios eriazos y casas abandonadas, la seremi señaló que “si falleció un animal al interior de un domicilio el propietario debe hacer la denuncia correspondiente ante Carabineros. Pero en la vía pública y los sitios que no tienen dueño es la municipalidad la que debe hacerse responsable de retirar cualquier elemento o residuo que represente un salud para las personas”.

Finalmente la autoridad expresó que “una mascota no es para pasar el rato. Son seres vivos y así como debemos dale de comer y cuidarlo del frío debemos evitar que esté en las calles porque puede además ser un riesgo para otras personas”, explicó Iduya invitando a la comunidad a retomar una actitud responsable ante la problemática de perros vagos.

Vergüenza como región

Por otra parte, la Dra. Iduya se refirió a los violentos actos realizados al interior de la iglesia Catedral, señalando con fuerza que “es una vergüenza para nosotros como región que pasen este tipo de hechos. Como magallánicos de ninguna manera podemos aceptar la forma en que actuó un grupo de personas y entrar así a una iglesia y causar daños, sea o no por las declaraciones del señor obispo en días pasados”.