Necrológicas
  • Marta Irma Muñoz Cárdenas
  • Emelina Ayala Gajardo
  • José Arturo Sotomayor García

Sociólogo Alberto Mayol presentó su libro “No al lucro” “Este modelo está muy articulado, tú le sacas una pieza y se empieza a caer”

“El lucro ya no refiere en Chile a la ganancia, refiere básicamente a un abuso de poder que está asociado a un rendimiento económico”. De esta manera, se refirió el sociólogo Alberto Mayol, quien vino invitado por la Universidad de Magallanes a presentar su libro “No al lucro, De la crisis del modelo a la nueva era política”.
[…]

Por La Prensa Austral sábado 27 de octubre del 2012

Compartir esta noticia
106
Visitas


“El lucro ya no refiere en Chile a la ganancia, refiere básicamente a un abuso de poder que está asociado a un rendimiento económico”. De esta manera, se refirió el sociólogo Alberto Mayol, quien vino invitado por la Universidad de Magallanes a presentar su libro “No al lucro, De la crisis del modelo a la nueva era política”.

Este se refirió a una situación en la cual se es “víctima de lucro” cuando efectivamente hay un otro que tiene mucho más poder, dinero, mucha más información, muchas mejores condiciones, y donde “no puedo modificar las reglas del juego, me relaciono con un banco en que no puedo modificar el contrato o con un sistema universitario que invierte mucho en publicidad y, por lo tanto, yo no tengo información real respecto al sistema sino que sólo tengo percepciones”.

El profesional refirió que cuando el tema educacional estalla, en el mismo momento aparece la crisis de La Polar, y “esa crisis va a reflejar que esto es un problema mucho más amplio que lo meramente educativo, por tanto la razón de lucro de los estudiantes se transformó mucho más allá de las universidades privadas en un problema genérico que interpreta asuntos de distintos mercados”.

Mayol destaca que todo este fenómeno del lucro tiene que ver con la consolidación de un modelo económico, un modelo de sociedad que encuentra en el crecimiento económico una razón sin contrapeso. “O sea, nosotros vivimos para producir Pib (Producto Interno Bruto) sin importar cómo lo hacemos. Si yo mañana empiezo a cobrar por el aire va a subir mucho el Pib, pero vamos a ser más pobres. Porque hay un bien que antes era gratuito -muy útil por cierto- y que resulta que de pronto tiene un precio”.

De ahí que sostiene que no hemos tenido cuidado en entender cuál es la lógica del crecimiento, bajo esta idea de ir constituyendo siempre mercados: “ojalá todas las cosas sean mercado, dijimos en Chile durante muchos años. Y mercados que tiendan en general a generar situaciones de competencia formal, pero que en rigor materialmente son de poca competencia. Siempre hay uno o dos actores o tres actores casi, pasa por las AFP, el mercado de la salud, el mercado inmobiliario, pasa en casi todos los mercados que al final se concentran, porque sin regulaciones los mercados tienden al oligopolio”.

Magallanes

Frente a esa situación, lo que pasa en Magallanes y en Aysén son reflejo de este horror del modelo a la posible excepción, “a decir: pero, ¿cómo es posible que aquí haya una conexión en que funciona el gas de modo distinto como funciona en otros lugares? Por eso dicen: “Tenemos que instalar los mismos criterios que en otros lugares tal como ya acontece con la gasolina”. Tiene que ser una cosa igual, sin entender las particularidades de cada lugar, sin entender absolutamente nada”.

Aquí en el fondo se plantea que tenemos energía y agua en el sur, y en el norte hay carencia de energía y agua, “entonces traslademos del sur al norte esas carencias. No son (carencias) domiciliarias, no es que nos falte agua y energía para los hogares, nos falta agua y energía para las minas, entonces el país tiene que subvencionar con gasto público a las minas. Y nosotros tenemos entonces que entregar esa subvención mientras las compañías mineras exigen tener energía más barata de la que tienen hoy día”.

Asimismo exigen tener más agua, porque no tienen suficiente para sus obras y eso les genera más conflicto con los agricultores de las zonas del norte. “Entonces les estamos solucionando un problema que es específico de la producción minera, que podría ser una solución pensable si fuera efectivamente un tema del país, acreditadamente del país, y aún así es discutible, porque cuando uno hace carreteras de agua de sur a norte las napas subterráneas quedan destruidas en la zona de origen, entonces hay que tener cuidado”.

Sin embargo, lo único que estamos pensando es cómo vamos a perder la oportunidad de producir más Pib de aquí a cinco o 10 años.

Contradicción vital

Acerca de porqué se produce esta crisis en un gobierno de derecha y no durante la Concertación, expresó: “Sí, es el mismo modelo, pero la Concertación funcionaba como un mitigador simbólico, o sea, efectivamente no era una mitigación de facto muy importante del modelo, pero sí simbólicamente la sensación de que había una preocupación por los temas de equidad era importante, y de hecho los motivos de campaña de la Concertación eran el crecimiento con igualdad”.

Añadió que la Concertación cumple un rol simbólico por haber sido la oposición a Pinochet, pero hay un segundo factor y es que “la Concertación siempre tuvo una cierta conciencia política que esto era una torta que nunca puede tener guinda. O sea, nunca había que cerrar el proceso. Ellos siempre entendieron que había que dejar ciertos regímenes de excepción, entonces nunca dijeron que el sistema educacional chileno es un sistema prácticamente por completo privatizado, y que además nadie ha sido tan radical en esto”.
Sin embargo, al sistema chileno le faltaba la guinda de la torta, o sea, no era total y absolutamente privado. Y “lo que quiso hacer Piñera fue dar el golpe final y en el golpe final al enfermo ya no le das opción de vivir, o sea, tiene que dejar de ser lo que era y reencarnarse en una nueva forma de ser, o tiene que luchar. Y luchó, eso es todo. Entonces, por dar el golpe final, por generar transformaciones ya definitivas, por ir por toda la minería. Los avances en el mundo minero, para poder generar una dinámica extractiva en estos dos años han sido enormes. Chile tiene proyectada una inversión minera en 10 años del orden de 90 mil millones de dólares, esa inversión minera va a hacer crecer. Chile creció en 10 años de tener el 8 por ciento del Pib en minería a tener el 20, y lo más probable es que, de aquí a cinco o 10 años, crezca al 24 ó 25. Chile ya es el país del mundo que tiene más Pib implicado por la minería”.

Año politizado

Mayol anticipó que el próximo año va a ser un año muy fuerte, porque de los movimientos sociales que se armaron “la sangre que les da vida es una sola, la politización. Entonces, el 2011 lo que lograron producir los estudiantes y después los otros movimientos sociales fue un aumento significativo del aumento de politización”.

En 2013 se partirá con un año muy politizado, “las elecciones presidenciales son complejas, porque no obstante ya todos se están peleando, la gran pregunta en el fondo es quién logra convertirse en Bachelet. El problema es que ya los empresarios le dijeron a la derecha no queremos que usted gobierne, así que le voy a pasar la plata a Bachelet, entonces ese problema es muy complicado, porque significa que Bachelet es un territorio en disputa”.

La pregunta es si Bachelet significa asamblea constituyente o la conservación del poder de los millonarios, y estará “presionada por todos lados, casi descuartizada en escena, porque cada uno se va a querer llevar un brazo de Bachelet”.

Otro factor muy importante son los 40 años del Golpe, “entonces es todo un proceso donde vemos que está como terminando la transición”. Al mirar este escenario, “si antes tú partías en politización en un nivel 10 de 100, tú partes el año en 60, con un gobierno que no va a crecer sino que se va a mantener en los niveles estándares de aprobación, (con) 30 puntos, no hay Presidente en el fondo. Y con un territorio en disputa grande, con Piñera además haciendo una movida que va a generar mucho ruido en la derecha, que se quiere llevar a muchos ministros de candidatos a senadores y eso genera lo que él dice: ‘yo me voy derrotado del gobierno, pero yo puedo eventualmente constituir en el Congreso un piñerismo’. Y la Udi ve eso y dice: ‘a ver, a ver, a ver’, y prepara las armas”.

Pero en Chile podemos cambiar el modelo, sostiene, ya que este modelo bastante liberal en lo económico no existe en ninguna parte, es un paraíso de la evasión tributaria. Sin embargo, “con tres o cuatro cambios, tú ya modificas radicalmente el modelo y puedes hablar de que el modelo ya no existe, porque este modelo está muy articulado, pero precisamente por su alto grado de articulación tú le sacas una pieza y se empieza a caer”.

El famoso litio

Agregó que hoy día se habla mucho del litio, cuya discusión está muy mal enfocada, porque “más allá de la licitación, que es un desastre, resulta que el litio se usa fundamentalmente para baterías eléctricas, y hoy día es tema muy importante a nivel mundial. Porque todos los aparatitos usan baterías eléctricas y cada vez son más chiquititas, más tecnológicas. Los autos eléctricos, que son el futuro, tienen baterías que valen más o menos 10 millones de pesos, porque la batería es el auto entero en el fondo. De esa batería que vale 10 millones de pesos, Chile hoy día, siendo el productor de litio de esa batería, gana 20 mil pesos de los 10 millones.

Aquí, la idea sería entregar en entregar el recurso un poquito más elaborado, y pasar a ganar 500 mil en vez de 20 mil pesos de los 10 millones. “Se habló incluso que era difícil de extraer, lo que es una gran ironía, porque el litio se riega literalmente, se le echa agua y sale solo, o sea es una cosa sorprendentemente fácil”, remarcó.

La presentación de este libro contó con la presencia del sociólogo Francisco Javier Ruiz y del consejero regional Alvaro Contreras, ya que el autor siempre en sus debates solicita la presencia de un panelista de la derecha, lo cual enriquece el diálogo.