Necrológicas
  • José Arturo Sotomayor García

Sólo unos pocos podrán acceder a comprar corderos a 30 mil pesos en Porvenir

Se desarmó estrepitosamente la noche del viernes, el sistema implementado por la gobernación de Tierra del Fuego y la Asociación de Ganaderos de la misma provincia, para vender corderos faenados “legalmente” a bajo precio a los residentes fueguinos. Los fuertes reclamos manifestados por los seis propietarios de carnicerías de Porvenir a la gobernadora Catalina Besnier echaron por tierra la “feria ganadera”.
[…]

Por La Prensa Austral domingo 18 de diciembre del 2011

Compartir esta noticia
33
Visitas


Se desarmó estrepitosamente la noche del viernes, el sistema implementado por la gobernación de Tierra del Fuego y la Asociación de Ganaderos de la misma provincia, para vender corderos faenados “legalmente” a bajo precio a los residentes fueguinos. Los fuertes reclamos manifestados por los seis propietarios de carnicerías de Porvenir a la gobernadora Catalina Besnier echaron por tierra la “feria ganadera”.

Los comerciantes del rubro se reunieron con la autoridad en el domicilio de uno de ellos, donde le dieron a conocer su postura a la instancia ideada, señalándole sin tapujos que la medida era desde su punto de vista, “populista” y “plagada de ilegalidades”.

Entre otras referencias, los carniceros le explicaron a la representante del Presidente de la República que con su actuación, ella estaba permitiendo una clara trasgresión a la Ley de la Carne y que como autoridad del gobierno no podía avalar actuaciones que eran ilegítimas. Aunque Catalina Besnier les indicó que la idea no nació de sí misma, si no de la dirigencia de los ganaderos isleños, y que cada uno de los servicios públicos “cedió un poco” para poner en marcha la figura (siendo el Servicio Agrícola y Ganadero el “más inflexible y el último en aceptar”), los comerciantes de la carne aclararon los presuntos ilícitos en que habría incurrido cada estamento.

Por ejemplo, la Ley de la Carne es clara en que no se puede retirar uno o más animales faenados desde el interior del recinto de un matadero, si no se hace con el producto colgado al interior saneado de un vehículo diseñado al efecto y herméticamente cerrado. Si bien la gobernadora hizo ver que cuando alguien va a una carnicería y compra un cordero faenado, lo lleva como puede, la aludida ley no hace la excepción a un recinto de faenamiento, lo que es controlado por el Servicio de Salud.

Asimismo, que cuando se vende un producto -en este caso el ovino por parte de un ganadero- el Servicio de Impuestos Internos debe timbrar sólo boletas con el domicilio del vendedor y no para que se venda en otra dirección, como ocurrió aquí, que se hacía dentro del matadero Koba. Por otro lado, le cabe al Sag controlar el proceso de matanza y transporte del producto, lo que también se estaría obviando.

Venderán últimos corderos

Ante la contundencia de los hechos, la autoridad debió admitir que al implementar la “feria ganadera” no se tomó en cuenta la opinión de un actor importante de la cadena, cual eran los carniceros. Y anunció que con la venta de los últimos animales, el próximo lunes y martes, se cerrará la opción. Dijo que ésta sólo buscaba evitar la venta de corderos en pie, que después son faenados sin control posible al interior de los domicilios y a la vez, brindar un precio accesible para el habitante fueguino en temporada navideña.

Hasta esta última instancia fue alegada por los dueños de carnicerías, al solicitarle a Besnier que use sus buenos oficios para que la Municipalidad de Porvenir active la Ordenanza Municipal que impide la referida venta de corderos vivos en calidad de “mascotas”. Lo anterior, porque según sus propias gestiones, el municipio nunca consideró sus peticiones, pero sí debería atender una solicitud de la autoridad de gobierno.

Al trascender ayer el nuevo escenario, numerosos vecinos que previamente se habían inscrito en la gobernación fueguina para acceder al producto, llamaron a la Radio Tierra del Fuego para hacer ver su molestia. Entre otras quejas, los afectados hacían ver que la gobernación y los ganaderos asociados habían “abusado de la buena fe” de los porvenireños, haciéndoles creer que era del todo legal el ofrecimiento de corderos a 30 mil pesos por unidad. Una posibilidad a la que -al final- accederá un ínfimo porcentaje de los inscritos.