Necrológicas
  • Isabel Barrientos Barría
  • Danilo Heriberto Passeron Callahan
  • Elsa Marzan Díaz
  • Francisco Javier Cadín Díaz
  • Juan Hilario Ruiz Muñoz
  • Enrique Ulloa Velásquez
  • Víctor José Delgado Flores
  • Olegario Pérez Oyarzo
  • Irma Krautz Ruiz
  • Jorge González Reyes

“Soy una persona fuerte”, afirmó joven quemada

La estudiante de 15 años sufrió graves quemaduras en su rostro al incendiarse su casa, hace cinco años.

Por La Prensa Austral miércoles 12 de diciembre del 2012

Compartir esta noticia
135
Visitas


Tras un atraso de casi dos horas, muchas adolescentes, jóvenes y no tan jóvenes que llegaron temprano en la tarde del domingo al gimnasio Fiscal de Punta Arenas, pudieron ver, “en vivo y en directo”, a sus ídolos de la TV chilena, protagonistas de exitosos realities shows, como Bernardo Borgeat, de “40 y 20”; José Luis Bibbó, más conocido como Joche, de “40 y 20” y “Mundos Opuestos”; y Agustín Pastorino, Marcelo Marrocchino y el bailarín Thiago, también de “Mundos Opuestos”.

Todos ellos, junto al ex arquero de la selección chilena de fútbol, Nelson Tapia, disputaron un partido de babyfútbol contra el juvenil equipo de Sokol Croata, a beneficio de la Corporación de Ayuda al Niño Quemado (Coaniquem). Entre gritos y flashes de las fans, y la animación del argentino Luky Buzzio (masivamente conocido por su personaje llamado “Pichulotote”, del programa nocturno de Mega “Morandé con Compañía”), el resultado, sin embargo, favoreció a los locales 8 a 5.

Sin embargo, entre todas ellas había una joven más contenta y emocionada que muchas de ellas, sobre todo tras haberse fotografiado con el bailarín brasilero de Axe, Thiago. Se trata de Carolina Sepúlveda Muñoz, de 15 años, una de los 40 menores que atiende Coaniquem en su sede de Punta Arenas. La adolescente sufrió una grave quemadura en su rostro a raíz de un incendio en su casa, hace cinco años, cuando tenía 10 años.

Coqueta, no supo decidirse por uno sólo de los guapos presentes, señalando, entre risas, que le gustaban todos.
Carolina señala estar agradecida de la ayuda que ha recibido de la Corporación, donde no sólo la han tratado desde el punto de vista físico, sino que también psicológico.

Y pese a lo largo de su tratamiento, que culminaría en tres años más, cuando cumpla la mayoría de edad, se muestra optimista frente al futuro. La joven que pasó a segundo año medio en el Liceo Luis Alberto Barrera, piensa estudiar psicología cuando concluya sus estudios secundarios y, además, ser voluntaria de Coaniquem.

En cuanto a este tipo de iniciativas para recaudar fondos, Carolina destacó que junto con ser una instancia de colaboración, permite dar a conocer más la obra de Coaniquem.

Al preguntársele sobre qué se ha fortalecido en ella durante los últimos cinco años, Carolina indicó que su autoestima. “No me importa mucho lo que los demás piensen. Lo que me importa es lo que yo y mi familia piensa. Y soy una persona fuerte”, concluyó.