Necrológicas
  • Edith Villarroel Cárdenas
  • Nieves Martínez Mihovilovic
  • Aurora Cárcamo Urbina

Trabajador de la construcción mató a padrastro

Arturo José González Ojeda, de 57 años, irrumpió violentamente en un domicilio del barrio Archipiélago de Chiloé, siendo acuchillado en el cuello por su hijastro Manuel Levill Ramírez, de 27 años, lo que le provocó la muerte de manera instantánea.

Por La Prensa Austral jueves 17 de julio del 2014

Compartir esta noticia
32
Visitas


La tranquilidad del bloque 59 de departamentos de la Avenida Santa Juana, en el barrio Archipiélago de Chiloé, se vio violentamente interrumpida anoche, cerca de las 23,30 horas. Los vecinos sintieron una fuerte discusión en el quinto piso, en el departamento 507. Allí, Arturo José González Ojeda, de 57 años, en manifiesto estado de ebriedad, las emprendía contra la puerta con golpes de pies y puños, y rompía los vidrios principales, gritando desaforadamente que le devolvieran a su hijo que tenía en común con la madre del joven que se convirtió en su victimario.
Los testigos relataron que en ese momento, fue encarado por uno de los ocupantes del departamento, quien con un palo trató de evitar que entrara al hogar. Sin embargo, el hijastro del autor del alboroto, Manuel Alejandro Levill Ramírez, de 27 años, un trabajador de la construcción, que también vive en el lugar, llevó las cosas más lejos y se armó de un cuchillo para amenazarlo y pedirle que se retirara.
No obstante, Arturo González Ojeda no se detuvo, dando paso a una pelea, que terminó con Levill agrediéndolo con el arma blanca en el cuello. González Ojeda dejó de existir casi de manera instantánea. Según agregaron los vecinos, fue el mismo victimario el que se acercó a pedirles que llamaran a Carabineros, para entregarse, añadiendo que la situación lo sobrepasó.
“Vino y nos pidió disculpas por el hecho, dijo que el caballero lo tenía aburrido, que siempre lo amenazaba. Pero Manuel es súper buen vecino, muy trabajador, nunca había provocado ningún problema”, fue el comentario de algunos de los habitantes del bloque de departamentos, que salieron sorprendidos a ver el hecho de sangre. No obstante, una de las vecinas, afirmó que apenas sintió los ruidos que produjo el incidente, llamó a Carabineros, y reclamó porque sólo una vez consumado el hecho de sangre, éstos llegaron al lugar.
En el escenario del crimen Carabineros procedió a la detención de Manuel Levill, quien posteriormente fue trasladado hasta el Hospital Clínico para recibir atención de las heridas sufridas. Seguidamente fue conducido hasta la Primera Comisaría, donde fue entregado bajo acta de custodia a la Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones, la que por orden del fiscal, Oliver Rammsy, asumió el procedimiento. Mientras tanto, en el departamento 507, personal del Samu chequeaba la condición de salud de los demás ocupantes. En el pasillo, en tanto, permanecía el cuerpo de Arturo José González Ojeda, y a unos 10 metros, el cuchillo con el que Manuel Levill le dio muerte.
Cerca de las 2 de la madrugada de este jueves, el comisario de Carabineros, Christian Gutiérrez, confirmó que el imputado “se encuentra lesionado, por la misma agresión que tuvieron. La víctima habría agredido a su hijastro utilizando vidrios, ya que tiene unos cortes en una de sus manos, pero son situaciones que están siendo analizadas”. El jefe policial ratificó que “hay una relación de parentesco respecto de la víctima y del victimario y de las personas que se encontraban al interior del domicilio”.
Finalmente, el comisario lamentó que “nuevamente una persona pierda la vida no sólo en el contexto de violencia intrafamiliar, sino por sobre todo, en estado de ebriedad uno de ellos”.
Los restos de González Ojeda fueron trasladados esta madrugada desde el lugar del hecho de sangre, hasta el Servicio Médico Legal para la autopsia de rigor.