Necrológicas
  • José Miguel Bahamonde Bahamonde
  • Danilo Heriberto Passeron Callahan
  • Juan Hilario Ruiz Muñoz
  • Enrique Ulloa Velásquez
  • Víctor José Delgado Flores
  • Isabel Barrientos Barría

Tres heridos graves deja violenta gresca

Un hombre de 36 años se encuentra detenido a la espera de que el fiscal aclare las reales circunstancias
que rodearon dos episodios en el mismo lugar.

Por La Prensa Austral viernes 19 de octubre del 2012

Compartir esta noticia
128
Visitas


Una riña de proporciones protagonizó un grupo de personas en horas de la madrugada de ayer en la esquina de Avenida José Martínez de Aldunate con calle Manuel de Salas, en el barrio 18 de Septiembre. El hecho, que se encuentra dividido en dos episodios, dejó en primera instancia a un hombre de 36 años con una herida cortopunzante abdominal grave.
Posteriormente, en un segundo suceso, un padre y un hijo resultaron también con lesiones graves.

Las circunstancias que rodearon ambos episodios resulta de tal complejidad, que el fiscal Eugenio Campos solicitó ayer en audiencia ante el Juzgado de Garantía de Punta Arenas, la ampliación de la detención del único detenido, Ariel Urrea Jiménez, de 36 años, a fin de lograr dilucidar cómo efectivamente habrían ocurrido los hechos.

Teoría preliminar

De acuerdo a los primeros antecedentes, todo habría comenzado cerca de la una de la madrugada al interior de un local nocturno del barrio 18 de Septiembre, lugar donde se encontraban compartiendo el detenido Urrea Jiménez, junto a César Oyarzo Navarrete, de 36, haciendo lo propio, al interior del recinto, Luis Ojeda Aguilar, de 52, y su hijo Luis Ojeda Hernández, de 31. Por motivos que se desconocen, los clientes se trenzaron en una discusión que posteriormente prosiguió en el exterior, y que culminó cerca de la 1,30 horas con Oyarzo Navarrete herido gravemente con una puñalada en el estómago.

Tras esto, Urrea Jiménez habría trasladado en su vehículo al herido hasta el Servicio de Urgencias del Hospital Clínico para recibir los primeros auxilios médicos. Carabineros intentó entrevistarse con el chofer, sin embargo éste tras dejar a su amigo en el centro asistencial se habría retirado raudamente del lugar.

Segunda parte

En la narración de los hechos hay un lapso de tiempo cercano a un par de horas que separa un episodio de otro. Según el relato del fiscal, el hecho de violencia se retomó cerca de las 4 de la madrugada, nuevamente en la esquina de Manuel de Salas y Martínez de Aldunate. Sin embargo, ahora habrían sido los supuestos agresores -padre e hijo- del hecho anterior los que se llevaron la peor parte, ya que Urrea se habría trenzado a golpes con ambos, cayendo el hombre de 52 años desde unos tres metros de altura, en un desnivel existente en el lugar, sufriendo graves fracturas en el rostro, mientras que su hijo resultó igualmente lesionado, tras ser agredido por Urrea quien de esta manera se habría cobrado venganza por el acuchillamiento sufrido por su amigo, César Oyarzo.

Luego de la golpiza, padre e hijo se trasladaron por sus propios medios hasta el Hospital Clínico. Ojeda Aguilar resultó con fracturas mandibular y orbital, en tanto Ojeda Hernández sufrió una herida en el cuero cabelludo.

De acuerdo a los antecedentes entregados por testigos de este último episodio, Carabineros llegó hasta el domicilio de Urrea, quien negó en todo momento tener participación en la agresión del padre y su hijo. Sin embargo una vez trasladado al Hospital Clínico, Ojeda Hernández lo habría reconocido como el autor de la doble golpiza, procediendo la policía uniformada a su detención.

Puzzle policial

Durante la audiencia judicial de ayer, el imputado rebatió cada uno de los argumentos expuestos por el fiscal Campos, a lo que se sumó el abogado defensor Leonardo Vallejos, quien planteó en su representado ausencia de heridas derivadas de una eventual riña. Urrea mantuvo sus dichos de negar su relación con algún tipo de venganza, reafirmando que sólo tuvo participación en el primer episodio, pero sólo en calidad de testigo presencial, afirmando que él fue quien trasladó a su amigo herido al hospital.

Finalmente, fue el juez Andrés Provoste quien accedió a lo solicitado por el fiscal Eugenio Campos y amplió la detención de Ariel Urrea en 24 horas, a fin que se aclaren fehacientemente la responsabilidad del imputado en la agresión del padre e hijo, aunque de paso se deberá establecer la participación de estos últimos en el apuñalamiento sufrido por César Oyarzo Navarrete en el primer episodio.