Necrológicas
  • Isabel Barrientos Barría
  • Danilo Heriberto Passeron Callahan
  • Elsa Marzan Díaz
  • Francisco Javier Cadín Díaz
  • Juan Hilario Ruiz Muñoz
  • Enrique Ulloa Velásquez
  • Víctor José Delgado Flores
  • Olegario Pérez Oyarzo
  • Irma Krautz Ruiz
  • Jorge González Reyes

Un indigente y un joven discapacitado de 24 años mueren calcinados

Sergio Vargas Messier falleció al incendiarse choza que ocupaba en el sector sur, mientras que Elías Gabriel
Quiroz Fernández dejó de existir bajo el puente de Eduardo Frei.

Por La Prensa Austral sábado 24 de septiembre del 2011
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
63
Visitas


Un indigente de 59 años y un joven discapacitado de 24 años dejaron de existir ayer de forma trágica a causa de las quemaduras sufridas por el fuego. Ambas muertes, al igual que el fallecimiento de un hombre que dormía en la copa de un árbol (ver nota aparte), impactaron fuertemente a la comunidad.
Alrededor de las 11 horas de ayer un llamado telefónico anónimo a la Policía de Investigaciones (PDI), alertó sobre un macabro hallazgo al interior de una precaria mediagua situada en un camino posterior al sector del barrio Archipiélago de Chiloé.
En aquella ubicación, varios metros al sur de donde se ubica un terminal de taxis colectivos, a las 11,30 horas se constituía personal de la Brigada de Homicidios de la PDI, al que se unirían voluntarios de la Sexta Compañía de Bomberos. De la rústica construcción sólo quedaban ruinas, por lo que vista a la distancia no había indicios de la presencia allí de una persona fallecida.
Sin embargo, bajo las planchas de zinc y escombros sería hallado un cuerpo calcinado, el cual correspondió a un indigente que vivía solo en el lugar. Este fue identificado como Sergio Vargas Messier, 59 años, quien habría sido víctima de un incendio, presumiblemente generado por un brasero al interior del frágil refugio.
El occiso presentaba un 100 por ciento de carbonización en su superficie corporal. Se estimó que la combustión pudo haberse producido el día anterior.
Según lo señalado por el subprefecto de la PDI, Marcos Venegas, la víctima se dedicaba a la recolección de basura, y como es característico en estas personas regularmente era visto bajo los efectos del alcohol.
Una persona que acostumbraba ir a ver a Vargas en forma periódica, fue quien dio cuenta de que algo había ocurrido.
Según otras indagaciones, se confirmó que la víctima era una persona en situación de calle y que era beneficiario del Programa Calle del municipio local.
La PDI logró ubicar a familiares de Vargas en la ciudad, a quienes se les comunicó del hallazgo. Ellos se harían cargo de los trámites del Servicio Médico Legal y de la funeraria.
Su cuerpo fue levantado en forma inmediata por orden del fiscal de turno, para ser llevado al Instituto Médico Legal.
Otra tragedia
Este poco usual hallazgo no sería un hecho aislado, ya que a las 13 horas una denuncia movilizó a los servicios de emergencia hasta el puente de Avenida Frei, entre Ignacio Carrera Pinto y calle Pedro de Valdivia, en la población Santos Mardones. Pocos imaginaron que detrás de aquel llamado de incendio de pastizal habría implícita una nueva tragedia.
Al llegar al lugar, los efectivos de la Octava Compañía de Bomberos se percataron que en la cavidad situada bajo el puente, y que sirve de refugio a indigentes, ardía un montón de basura. Una vez que lo apagaron, tristemente, entre aquel amasijo de desechos se percataron que yacía también un bulto, que resultó ser el cuerpo sin vida de una persona joven.
Recién alrededor de las 17,30 horas Elizabeth Fernández, una vecina de población El Pingüino, pudo establecer que la persona quemada bajo el puente de Avenida Frei correspondía a su hijo Elías Gabriel Segundo Quiroz Fernández, de 24 años, quien había salido a tempranas horas de ayer de su hogar, como solía hacerlo. El joven presentaba una discapacidad mental y era paciente del doctor psiquiatra Juan Vukosic. “Me pidió permiso para ir a la cancha del barrio 18 y no alcancé a darle su medicamento. A él le gustaba prender fuego para calefaccionarse y lo más seguro que le dio frío y por ello optó por refugiarse debajo del puente, donde se habría quedado dormido, siendo sorprendido por el fuego que él había encendido”, relató su madre, quien anoche a las 23 horas visitó nuestro diario.
“Siempre Elías tuvo todo el apoyo de su familia, por lo que la forma en que murió nos tiene muy angustiados”, remarcó.
El joven tenía una pensión de discapacidad, la que cubrirá todos los gastos fúnebres.
Impactante realidad
Profundamente afectada por el trágico deceso de Sergio Vargas y Jorge Colivoro se mostró Carmen Maldonado administradora de bienes del Obispado y ex presidenta de la Cruz Roja Chilena filial Punta Arenas.
En el caso del primer fallecido, evocó cuando hace algunos años ayudaron a Vargas Messier y con apoyo de la Ferretería El Aguila le levantaron una primera mediagua en el barrio Chilote. Esta se le quemó y “luego vino la empresa Socovesa y se le construyó una pieza de lujo que parecía un castillito, y le quedó espectacular”. Una vez al mes iban con la Cruz Roja a hacerle el aseo y le quemaban todos los cachureos, “porque acumulaba mucha basura y no podía entrar”.
Recordó a Sergio Vargas como una persona amable, muy conocida y querida por los voluntarios, “pero el trago se los lleva”, apuntó con nostalgia Carmen Maldonado.