Necrológicas
  • Edith Villarroel Cárdenas
  • Nieves Martínez Mihovilovic
  • Aurora Cárcamo Urbina

Un kilo de oro robaron a empresario fueguino

Más de 20 millones de pesos en oro de 24 kilates, procedente de las sierras fueguinas del cordón Baquedano, le fueron sustraídos desde la caja fuerte de su casa rural de El Cañadón (ubicada entre Porvenir y Bahía Chilota), al empresario magallánico del transporte y concesionario de la bencinera Copec de Porvenir, Ante Vukasovic.
[…]

Por La Prensa Austral sábado 13 de septiembre del 2014

Compartir esta noticia
61
Visitas


Más de 20 millones de pesos en oro de 24 kilates, procedente de las sierras fueguinas del cordón Baquedano, le fueron sustraídos desde la caja fuerte de su casa rural de El Cañadón (ubicada entre Porvenir y Bahía Chilota), al empresario magallánico del transporte y concesionario de la bencinera Copec de Porvenir, Ante Vukasovic.
Se trata de aproximadamente un kilo del valioso metal, distribuido en una serie de pequeños envoltorios de plástico y de papel (entre 30 y 50 envases), que Vukasovic mantenía guardados en la caja fuerte, desde que la heredó al fallecer su tío Mariano a fines de los 80’s.
El robo se produjo entre el miércoles y jueves, presume el afectado que a plena luz del día, justo cuando el cuidador permanente de la vivienda, Walter Muñoz, viajó al campo ante el inicio de la faena ganadera, atendida su calidad de esquilador con años de experiencia. Muñoz se ocupa de todas las tareas de la antigua residencia, que su propietario usa sólo cuando viaja desde Punta Arenas (donde reside) a Porvenir, para atender sus negocios en la isla.
Fueron directo al oro
El modus operandi empleado por el o los antisociales para el delito, fue romper sólo un pequeño vidrio de la ventana de la cocina del inmueble, por el frontis que da al campo (ya que la casa tiene acceso por el camino a Bahía Chilota). Una vez roto el vidrio, lograron abrir el pestillo e ingresar a la propiedad, dirigiéndose -al parecer- directamente a la caja fuerte (que data de 1880), la que movieron para trabajar mejor por su fondo.
En ese costado, y haciendo un corte rectangular perfecto, lograron acceder al dorado metal, conservado por décadas en el cubículo. Como se trata de una caja fuerte que tenía más de 10 centímetros de espesor de tierra volcánica por dentro de sus paredes -que en caso de incendio impedirían la destrucción del contenido- la operación provocó un caos de suciedad y desorden en la habitación intermedia entre la sala, la cocina y las demás habitaciones.
Ayer, el conocido empresario se encontraba conmocionado, no tanto -dijo- por los valores sustraídos, que consideraba un resguardo en caso de emergencia económica, si no porque ocurra en su ciudad, Porvenir, donde jamás esperó que el delito llegara a tal nivel de maestría. Estimó que se trató de un robo planificado y bien estudiado, ejecutado por gente que tiene experiencia en el ilícito y en el manejo de la “galletera” utilizada para cortar el acero del mueble de resguardo.
Dijo no tener la certeza de formular acusación contra alguien en específico, porque si bien nunca le comentó a sus visitas lo guardado en la caja fuerte, bien pudieron terceras personas comentar la existencia de la misma y formular comentarios que abrieran el apetito de los delincuentes. Recordó que hace ya varios años, fue víctima de un asalto y robo de dinero en su casa de Punta Arenas, el que lamentablemente la justicia nunca resolvió.
En esta ocasión formuló la denuncia ante la Tercera Comisaría de Carabineros de Tierra del Fuego y reprochó que la investigación se atrasara porque justo ese día el asistente de fiscal no estaba en Porvenir. No obstante, ayer concurrió desde Punta Arenas, personal del Laboratorio de Criminalística de Carabineros que ya iniciaron las tareas investigativas y de toma de huellas, gracias -entre otros elementos-, a que el disco de corte quedó abandonado en el sitio del suceso.
Oro del trabajo artesanal
Respecto a por qué guardaba tanto oro en una casa que no ocupa en forma permanente, explicó que desde la muerte de su pariente resolvieron con su hermana Rosa, ya fallecida, trasladar la vieja caja (que data de 1880) a El Cañadón y que sólo una vez vieron el contenido. El oro, por lo tanto, correspondería a la compra que don Mariano Vukasovic hacía a los mineros artesanales de Baquedano, o a las ventas de víveres que éstos pagaban con pepitas o polvo del mineral, como se frecuentaba hasta fines del siglo pasado en la capital fueguina.
Debido a que espera que esta vez el delito no quede impune, Ante Vukasovic ofreció una recompensa de 3 millones de pesos a quien le ofrezca antecedentes fidedignos sobre el caso, lo que está publicitando por la Radio Tierra del Fuego de Porvenir.