Necrológicas
  • Moisés González Diz
  • José Miguel Bahamonde Bahamonde

Un mes y medio lleva hospitalizada pasajera de bus Movigas

Según la paciente, el chofer reanudó la marcha justo en el momento en que descendía del transporte de locomoción urbana.

Por La Prensa Austral jueves 27 de diciembre del 2012

Compartir esta noticia
11
Visitas


A casi 50 días del accidente y recordando con profundo dolor los momentos en que un pesado vehículo de transporte urbano de pasajeros la arrastró por varios metros y finalmente aplastara su pie izquierdo, una mujer de 60 años permanece postrada al interior del Hospital Clínico a la espera de poder recuperarse de sus heridas para volver a caminar y volver a su hogar junto a su familia.

Pasadas las 19 horas del 9 de noviembre, Patricia Bustamante Osorio viajaba a bordo de un bus de la Línea 1 de Movigas, con destino a su domicilio, cuando en un paradero de la locomoción y mientras se disponía a descender de la máquina, intempestivamente el chofer reanudó la marcha antes que la dueña de casa pudiera apoyarse en el suelo, siendo derribada por el pesado transporte que finalmente aplastó su pie izquierdo, causándole severas lesiones en la extremidad que hasta la fecha ha requerido de cirugías y dolorosas limpiezas constantes para recuperarse.

La paciente señaló a La Prensa Austral que “apenas había bajado un pie cuando el bus se movió y me caí. Por suerte sólo me aplastó el pie y no toda la pierna o algo más, pero aquí sigo después de un mes y 15 días sin poder hacer nada, ni siquiera puedo sentarme”, agregando que después de varios procedimientos médicos las fracturas expuestas que sufrió en dicha extremidad inferior parecen haber sanado y “los médicos están tratando de acomodar bien el tobillo para poder caminar y cuando esté todo bien hacerme un injerto de piel”.

Recuperándose desde entonces en el tercer piso del centro asistencial, la mujer explicó que desde el día del accidente la familia ha recibido de forma constante un estrecho contacto con el gerente de la empresa Movigas (Samuel Redel), exteriorizando junto a su esposo, José Adolfo Villarroel, su molestia y preocupación porque el conductor que causó el accidente estaría nuevamente conduciendo una máquina de transporte público.

“No creemos que sea justo que luego de una equivocación que nos tiene aquí desde hace mes y medio y que afectó la salud de una persona, le hayan permitido tan fácilmente al chofer volver a conducir”, señaló con evidente molestia Villarroel, agregando que tras el accidente, él y su hijo se han visto imposibilitados para continuar trabajando, ya que “trabajamos como personas particulares en cosas del campo, como en la esquila y haciendo cercos”.

En cuanto a la recuperación que ha tenido la paciente “los médicos me dicen que estoy bien y que hay que esperar, pero yo veo que esto (la cicatrización y recuperación de las heridas) no avanza nada y ha sido muy difícil para todos. Tuvimos que pasar la Navidad aquí y eso fue muy triste”, apuntó la paciente de la Unidad de Cirugía, esperando que pronto las heridas tengan una evolución favorable que permita al equipo médico terminar el tratamiento para iniciar la rehabilitación y retomar su vida en el hogar.