Necrológicas
  • Isabel Barrientos Barría
  • Danilo Heriberto Passeron Callahan
  • Elsa Marzan Díaz
  • Francisco Javier Cadín Díaz
  • Juan Hilario Ruiz Muñoz
  • Enrique Ulloa Velásquez
  • Víctor José Delgado Flores
  • Olegario Pérez Oyarzo
  • Irma Krautz Ruiz
  • Jorge González Reyes

Una veintena de alumnos de la U. del Mar marchó por el centro y logró encuentro con intendente

Las respuestas que les dio Mauricio Peña y Lillo fueron recibidas con resignación pero no conformidad, por parte de los alumnos.

Por La Prensa Austral martes 25 de diciembre del 2012

Compartir esta noticia
7
Visitas


Para entregar un mensaje potente de que en esta Navidad no estarán felices, los estudiantes de la Universidad del Mar, realizaron una inusual marcha que concluyó poco antes del mediodía de ayer. A las 10,30 horas estaba hecha, vía Facebook, la convocatoria en la cerrada sede Punta Arenas.

Sin embargo y tras 20 minutos de espera, sólo 13 jóvenes iniciaron el recorrido, portando lienzos y siendo acompañados por otros más, en sus vehículos. Al final, menos de 20 salieron de la sede y caminaron por Avenida Colón hasta Bories, llamando la atención de los transeúntes que a esa hora circulaban cargando bolsas y haciendo las últimas compras.

Haciendo sonar bocinas y silbatos, caminaron por Bories hasta llegar a la plaza, captando mayor interés, aunque en general la reacción de la gente fue de indiferencia. Sólo un hombre pasado de copas, los alentó antes de llegar a la intendencia, diciendo que estaba con ellos porque sus hijos también estudian en la U. del Mar.

Frente al edificio de gobierno se instaló el grupo, generando un taco más o menos considerable en el centro, por lo que Carabineros debió esmerarse para desviar el tránsito. La idea de los estudiantes era llamar la atención de la comunidad y de las autoridades locales. Mientras tanto, algunas personas se detenían a observar a qué se debía tanto alboroto.

“Están ‘pintando el mono’ el intendente no les va a arreglar nada. La culpa la tienen ellos por meterse a una universidad sin saber si está certificada. Les encuentro razón en lo que reclaman, pero deberían estar todos, porque tan pocos, ¿quién les va a hacer caso?”, comentó al pasar Juan Ojeda, mientras que Rodrigo López solidarizó con los jóvenes, pues “mi señora estudia en la Universidad del Mar, haciendo internado, pero no sabía de esta marcha. Faltó más información para que hubiesen más, porque el 100 por ciento de los alumnos tiene problemas”.

Aparece el intendente
Mientras los estudiantes pedían que el intendente saliera a conversar con ellos, ninguno reparó en que Mauricio Peña y Lillo cruzó de la esquina de la plaza, vestido con un traje gris, y subió Waldo Seguel para ingresar por una puerta lateral. Y poco antes del mediodía, sucedió lo que pocos esperaban: el intendente salió por la puerta principal (ahora con la parka roja gubernamental) y charló alrededor de diez minutos con los alumnos.

Lo que más repitió la primera autoridad regional es que el gobierno no puede intervenir, sino hasta que haya un pronunciamiento oficial de parte del Consejo Nacional de Educación (CNED), pero en lo que respecta directamente a su gestión, “estamos viendo y ustedes han sido testigos es que se ha estado conversando con la Umag y otras universidades, de tal manera que podamos trasladar a aquellos alumnos que todavía están en los cursos inferiores. Y los que están en los cursos superiores hacer, ojalá, un proceso de cierre paulatino de tal manera que ustedes puedan obtener sus títulos, pero ustedes deben comprender que este no es un proceso que podamos solucionar de un día para otro. He conversado directamente con el subsecretario de Educación y la gente del ministerio de tal manera de ir viendo cuáles son los mejores pasos para todos. Si cerramos la universidad, los más perjudicados son ustedes y lo saben, por lo tanto, dennos el tiempo suficiente”, solicitó Peña y Lillo.

En todo caso, el intendente reconoció que será imposible que el 100 por ciento de los estudiantes tengan alguna solución, porque “hay carreras que en la región no existen y que por lo tanto, no podrán continuar en la universidad acá”. Ante ello, una estudiante le preguntó “¿y si ya están pagados sus estudios?”, ante lo cual Peña y Lillo contestó diciendo que tendrán que analizarlo con la universidad. Se generó un intercambio de palabras hasta que el intendente dijo: “Como gobierno regional no vamos a poder devolverles el dinero que le ha cobrado la universidad y que ustedes ya han pagado. Los créditos y las becas, ya hemos conseguido, se van con los alumnos que se trasladen, incluso aunque sea la segunda opción”.

Los estudiantes le pidieron al intendente que, al menos, dé un plazo, porque “no podemos seguir esperando cuatro o cinco meses”. Y ante la presión, Mauricio Peña y Lillo indicó que esta semana debiera dar una respuesta sobre el tema, el Consejo Nacional de Educación, “porque la semana pasada hablé con Santiago y nos dijeron que esta semana, probablemente, se pronunciarán y a partir de ahí, ya el Estado o el gobierno, puede intervenir dentro de la universidad”.

El grupo de jóvenes le enrostró a Peña y Lillo que se haya demorado tanto en mostrar interés, alegando que se sentían abandonados, y que faltaba voluntad política de su parte para encontrar una salida. Ante ello, el intendente replicó que “lo único iba a ser un respaldo moral que después me lo iban a sacar en cara porque no sirve de nada. En lugar de eso, hemos estado trabajando con el ministerio para ver cómo solucionamos el problema”. Y cuando le dijeron que el gobierno era responsable por haber acreditado a la Universidad del Mar, Peña y Lillo dijo: “Nosotros no la acreditamos, acuérdese cuándo la acreditaron, no fuimos nosotros”. Al final, la discusión bajó de tono, Peña y Lillo pidió calma y la manifestación se disolvió.
La presidenta del Consejo de Estudiantes, Antonia Aburto, manifestó quedar disconforme con la respuesta de Peña y Lillo, mas no con la marcha, ya que “como decíamos, gracias al gobierno no tenemos Navidad. Puede ser un momento lindo para compartir con la familia, pero el dolor está y es muy fuerte, yo creo que esto nos va a marcar por el resto de nuestras vidas, tanto a estudiantes como docentes, administrativos y auxiliares”. En todo caso, valoró el gesto que tuvo el intendente de charlar con ellos, “pero creo que más lo hizo para que saliéramos de la calle, porque ya estaba generando tacos y molestia”.