Necrológicas

Vecinos de Errázuriz y Balmaceda se resisten a tener un “Barrio Rojo”

Moradores se sienten agobiados por tener que lidiar a diario con la delincuencia, los borrachos, la insalubridad y los ruidos molestos.

Por La Prensa Austral sábado 22 de octubre del 2011

Compartir esta noticia
51
Visitas


Un alto precio es el que deben pagar hace años los vecinos de las tradicionales arterias como Errázuriz y Balmaceda. Pese a la céntrica ubicación de dichas calles, la calidad de vida de sus moradores decae cada día más, al igual que la plusvalía de sus propiedades.

Es que en los últimos 25 años, los vecinos de estas dos calles, muchos hoy de la tercera edad, se sienten desamparados frente a los efectos asociados a convivir con muchos locales nocturnos y ver como su sector es reconocido como “Barrio Rojo”. Al conversar con los vecinos, a quienes dicha denominación no les cae en gracia, resulta igualmente inquietante que ninguno de ellos quiera hacer público su nombre. Incluso para la directiva de la junta vecinal es complicado ventilar sus problemas y otros temas tan sensibles como las patentes de alcoholes, porque temen represalias y exponerse a más problemas.

Sin embargo, ello no será impedimento para que la próxima semana se reúnan con el alcalde, a quien le han pedido una asamblea urgente.

Delincuencia

El reciente homicidio del martes que cobró la vida de un transeúnte en Avenida Independencia al llegar a España, y el posterior asalto de un joven en Chiloé con Balmaceda, inquietan a los residentes por la inusitada violencia e inseguridad que se aprecia en el sector.

Sin ir más lejos, a un vecino de la tercera edad de Avenida España le “reventaron” un vidrio en la madrugada del miércoles. Se trató de un sujeto que venía de participar en una agresión, el cual no encontró nada mejor saltar a su patio e ingresar a un dormitorio quebrando el vidrio para refugiarse allí. El jefe de hogar debió llamar a Carabineros.
Para los dirigentes vecinales, este problema no es ajeno, ya que en el sector habita mucha gente mayor y se ve complicada por toda esta situación.

Problemas

Son diversas las complicaciones que deben afrontar los moradores, partiendo por los borrachos, que siempre se han visto por allí. A diferencia de los de antes, que eran más pacíficos, hoy constituyen una presencia desagradable al pedirle dinero a los peatones e insultarlos si no les dan.

Otro aspecto criticado, que se asocia a la proliferación de locales nocturnos, son la música y los ruidos molestos. Muchos afectados se preguntan cómo a una cuadra o dos de la Plaza de Armas puede haber tantos bares, cabarés y discos.

Asimismo, los residentes de Errázuriz se sienten “la mugre de Punta Arenas”, ante la presencia de ebrios, perros vagos, vendedores ambulantes que venden mariscos y pescados, a lo que suma el hedor de los orines en la calle, que les son insoportables. Ante todo esto, sienten que las autoridades no han tomado ninguna acción, ni tampoco han tenido alguna participación frente a sus veredas rotas, calles destrozadas y sin iluminación.

A ello se suman muertes y asaltos, desconociendo si las cámaras de televigilancia funcionan hacia dicho sector.

Además se oponen a que se les llame “Barrio Rojo”, porque desde el momento que se imponga tal denominación se les verá desde otra mira.

Esto no es menor si desde ya las propiedades del sector no valen, o más bien cuesta mucho venderlas. En especial si el comprador estará en una parte donde hay bulla, está sucio y hay borrachos.