Necrológicas
  • Isabel Barrientos Barría
  • Danilo Heriberto Passeron Callahan
  • Elsa Marzan Díaz
  • Francisco Javier Cadín Díaz
  • Juan Hilario Ruiz Muñoz
  • Enrique Ulloa Velásquez
  • Víctor José Delgado Flores
  • Olegario Pérez Oyarzo
  • Irma Krautz Ruiz
  • Jorge González Reyes

Víctima de violencia intrafamiliar interpuso querella

Justo cuando el viernes se conmemoraba el día internacional de la “No violencia contra la mujer”, Cynthia Valenzuela Martínez, 50 años, quien se considera víctima de maltrato doméstico, presentó una querella criminal ante el Juzgado de Garantía de Punta Arenas. La decisión la adoptó al temer por su vida, luego que el 22 de octubre una nueva agresión la decidiera a romper un silencio que arrastró por algún tiempo para denunciar a su conviviente.
[…]

Por La Prensa Austral lunes 28 de noviembre del 2011
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
691
Visitas


Justo cuando el viernes se conmemoraba el día internacional de la “No violencia contra la mujer”, Cynthia Valenzuela Martínez, 50 años, quien se considera víctima de maltrato doméstico, presentó una querella criminal ante el Juzgado de Garantía de Punta Arenas. La decisión la adoptó al temer por su vida, luego que el 22 de octubre una nueva agresión la decidiera a romper un silencio que arrastró por algún tiempo para denunciar a su conviviente.

Esta acción judicial por lesiones menos graves en contexto de violencia infratamiliar (Vif) es patrocinada por el abogado Carlos Abarzúa, y en ella se hace parte el Servicio Nacional de la Mujer (Sernam). La querella se remite a un episodio de hace más de un mes, en el que ella fue agredida al interior de su vehículo por su pareja, Jaime Avilés Bannura. A raíz de ello fue detenido por la PDI y formalizado ante el Juzgado de Garantía. Quedó con medidas cautelares de hacer abandono del hogar común, no acercarse al domicilio ni a la ofendida.

La afectada, relacionadora pública y bibliotecóloga, refirió que ya venía sufriendo reiteradamente maltrato de tipo psicológico, físico, sexual y económico. Pese a que uno de estos actos incluso le ocasionó una contusión craneana, ella siempre había ocultado lo sufrido. Hoy, busca salir adelante, para lo cual se mantiene en tratamiento en el Programa de Violencia Intrafamiliar del Cesfam Dr. Mateo Bencur, a cargo del terapeuta José Luis Ramírez.

Hay que denunciar

Como historia paralela, ella sufrió una experiencia límite el 20 de octubre de 2008, cuando su hija Ignacia Turrieta estuvo a punto de morir baleada por su padre, quien luego se suicidó. Hasta entonces, Cynthia relata que había sufrido severos episodios de violencia intrafamiliar por larga data de parte de su marido, y que tampoco fue tratada adecuadamente.

Hace tres años había empezado su nueva relación, en la cual vio un apoyo al difícil momento que le había tocado vivir. Cuando su hija viajó a estudiar Ingeniería a Santiago en 2010, se hizo más patente esta violencia y las amenazas la hacen sentir en peligro de muerte.

Ello la lleva a grabar en una cámara fotográfica parte de las agresiones vividas. Su hija en un momento ve estas imágenes, y en medio de un paro estudiantil decide abandonar su carrera y volver con la única intención de cuidarla, al temer también por la vida de su madre. Producto de ello también está en terapia.

“Yo me enamoré de una persona, me enamoré con toda mi alma, y con esta alma herida que traía, y uno no puede creer que te vuelva a pasar esto”, expresa Cynthia.

“A las mujeres que sufren lo mismo les diría que tomar esta decisión cuesta por un tema social, pero que vale la pena denunciar”, añade. Con la judicialización de este caso, ella sólo espera que la justicia haga su parte, “los eslóganes son muy bonitos, pero la justicia no siempre opera como uno quisiera”.