Necrológicas

Víctimas de volcamiento arriesgan no volver a caminar

José Fica Gómez, 57 años, y Carlos Godoy Larenas, de 42, fueron traídos desde Coihaique por la empresa contratista
Ebcosur para trabajar en un proyecto inmobiliario en Porvenir.

Por La Prensa Austral viernes 14 de diciembre del 2012

Compartir esta noticia
20
Visitas


Con distintos grados de invalidez podrían quedar dos trabajadores quienes fueron trasladados en gravísimo estado el martes desde Porvenir al Hospital Clínico de Magallanes, y quienes figuraron entre los seis heridos que dejó un volcamiento de un station wagon Hyundai Terracan de la empresa constructora Ebcosur en la tarde del pasado lunes.
Así lo constató La Prensa Austral al consultarle a los familiares de José Manuel Fica Gómez, 57 años, y Carlos Dagoberto Godoy Larenas, 42 años, ambos trabajadores que prestaban labores para la empresa en Coihaique y quienes habían sido traídos a la región para realizar faenas en Porvenir para la construcción de un conjunto habitacional.

Aunque a Ninfa del Carmen Nahuelcar Perán (esposa) y Florita Fica Nahuelcar (hija) de José Manuel Fica Gómez, las trajo la empresa a Punta Arenas tras el accidente, esta última lamentó que no se les informara enseguida de lo que le había ocurrido a su padre. Tras llamar insistentemente aquella noche, sin saber qué le había pasado, señaló que “a las 11 de la noche recién supe que mi papá había tenido un accidente, porque contestó su celular un enfermero”. Al otro día le avisaron de la empresa, aunque la versión inicial es que sólo había tenido un corte.

El martes, a las 23 horas, ambos familiares llegaron a Punta Areras y una vez en el centro asistencial constataron que la situación no era como se la habían contando: “Fue impactante para nosotras llegar a verlo lleno de máquinas”.

La esposa de José Manuel Fica expresó que según el médico, “mi marido quedó discapacitado, ya que tuvo fractura de columna cervical, lo cual le dañó la médula y quedará parapléjico. Actualmente se encuentra en la Uci del recinto hospitalario conectado a ventilador mecánico, ya que le cuesta respira.

Ambas se mostraron molestas por la información entregada en el Hospital de Porvenir y que reprodujo nuestro diario y que daba cuenta que las lesiones no eran de gravedad, y se mostraron impactadas al ver las imágenes de cómo quedó el vehículo. “Lo que pasó no me lo van a pagar ni con todo el oro del mundo”, manifestó Ninfa Nahuelcar, junto con indicar que su cónyuge sigue grave tras ser operado por segunda vez en la noche del miércoles.

Segundo herido

En tanto, María Angélica Ferreira Rivera, esposa de Godoy Larenas, señaló que éste se mantiene estable dentro de su gravedad en la Uti del centro asistencial, luego que le saliera malo un escáner, el cual le arroja comprometida la columna y la parte encefálica: “Tuvo suerte que no le dañó las cuerdas vocales, sino queda sin habla”.
Expresó que en el hospital ahora deben esperar que lleguen unas máquinas desde Santiago para que se las instalen en el cerebro.

Ante ello, lamentó que la empresa los mandara a buscar desde Coihaique y hoy esperan como familiares que Ebcosur les responda por los daños y por las consecuencias de este grave accidente, luego de lo cual es probable que ambos no vuelvan a caminar, y por ende no puedan trabajar y queden inválidos en silla de ruedas por el resto de sus vidas. Esto, aparte de quedarse sin poder alimentar a sus familias, ya que ambos son el sustento del hogar.