Necrológicas
  • Nolberto Robinson Villarroel Barría
  • Beba Babaic Smith

Calentamiento global podría transformar a la Antártica en un continente verde

Por La Prensa Austral lunes 10 de febrero del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

En la víspera, un equipo de Greenpeace alertó que se registraron 18,3 grados Celsius en las inmediaciones de las bases chilenas Bernardo O’Higgins y Presidente Eduardo Frei

 

La Antártica es el único continente que no se divide en fronteras ni existen guerras. Sin embargo, en este lugar se está liderando una de las batallas científicas más complejas de nuestro siglo: comprender el impacto del calentamiento global.

La fotografía de archivo del Inach muestra al Dr. Gustavo Zúñiga en los laboratorios de la base Escudero, junto a Gustavo Zúñiga-Líbano (ingeniero en Biotecnología) y la Dra. (c) Marisol Pizarro. / Gentileza Inach

Mediante un proyecto del Instituto Antártico Chileno (Inach), liderado por el Dr. Gustavo Zúñiga y un grupo de investigadores de la Universidad de Chile, se realizan hace seis años mediciones en musgos presentes en el Glaciar Collins en la Antártica, con el fin de analizar el impacto del calentamiento global en estas poblaciones e identificar mecanismos de tolerancia a los cambios ambientales.

Esto se une a las indagatorias que sobre este tema están realizando varios equipos de diversas instituciones internacionales y nacionales, los que   trabajan para analizar los efectos que está dejando el aumento de las temperaturas en el continente helado.

En la Base Profesor Julio Escudero, se lleva a cabo la investigación  “Respuestas metabolómicas de los musgos antárticos Sanionia uncinata y Polytrichastrum alpinum al calentamiento global”, financiado por el Fondecyt y el Inach.

La investigación contempla la recolección de muestras y de mediciones de variables ambientales en el Glaciar Collins y la península Ardley.

“Con este proyecto pretendemos evaluar el efecto del calentamiento que está ocurriendo en la Antártica en especies vegetales, específicamente musgos, pues éstos son organismos, si bien primitivos, que tienen características de respuesta rápida a las condiciones ambiéntales. Llevamos evaluando seis años los efectos del calentamiento global y los resultados que tenemos muestran que estas especies son bastante plásticas, ya que tienen la capacidad para responder positivamente al aumento de temperatura”, explica el Dr. Gustavo Zúñiga.

El Dr. Gustavo Zúñiga en isla Ardley, uno de los lugares en que ejecuta su proyecto “Respuestas metabolómicas de los musgos antárticos Sanionia uncinata y Polytrichastrum alpinum al calentamiento global”, financiado por el Fondecyt y el Inach.

Durante la investigación se ha medido el nivel de la superficie del musgo, con temperaturas cercanas a los 30 grados y en experimentos de laboratorio se ha determinado que la temperatura letal para esta especie seríaa sobre 50 grados.

“Las proyecciones de este resultado significaría que, aún cuando la Antártica aumente mucho más las temperaturas, éstas especies van a ser capaces de responder positivamente y probablemente podría convertirse en un continente verde de nuevo. Es claro que el hielo se está derritiendo en algunos sitios especialmente en la isla Rey Jorge y probablemente esto va a permitir que estas especies colonicen el ecosistema y se puedan desarrollar sin problemas”, asegura Zúñiga.

Hay que considerar que la Península Antártica ha sido una de las zonas más afectadas por el calentamiento global, el que afecta a todo el planeta.

Los estudios respecto la respuesta a nivel molecular a este fenómeno y las investigaciones que se correlacionan son aún recientes a nivel nacional.