Necrológicas
  • Rolinda Alvarez Ovalle
  • Ana María Velásquez Muñoz
  • José Casanova Carreño

Conaf monitoreó población de pumas en el Parque Nacional Torres del Paine

Por La Prensa Austral martes 19 de junio del 2018

Compartir esta noticia
1.363
Visitas

Proyecto espera que la población se mantenga y aumente

Muchos sueñan ver a este felino alguna vez en la vida, pero quizás muy pocos, influenciados por el imaginario colectivo del territorio salvaje, desearían no encontrárselo frente a frente. Considerado sagaz y elegante en su caminar por su condición de felino, el puma es un animal emblemático cuya presencia se distribuye desde Norteamérica hasta La Patagonia. En las últimas semanas, ha estado más presente que nunca gracias a las posibilidades circunstanciales que ofrecen las cámaras de celulares. Desde la cuidadosa emboscada a un guanaco registrada por un guía turístico en el Parque Nacional Torres del Paine, hasta la grabación de un distendido paseo por el sector de Río Los Ciervos. Sin embargo, a diferencia del huemul, su presencia en las diversas áreas silvestres del territorio magallánico, exceptuando Tierra del Fuego y Navarino, es más notoria y habitual de lo que se cree.

Durante los últimos días de mayo, un equipo de Conaf se trasladó al Parque Nacional Torres del Paine para realizar un monitoreo que permita estimar la población de pumas que habita en el sector. Integrantes del Departamento de Áreas Silvestres Protegidas (Dasp) de la corporación, formada por especialistas del área veterinaria, ambiental, profesionales voluntarios del centro regional de investigación Cequa y personal guardaparques de los parques nacionales Torres del Paine y Pali Aike, llegaron hasta el sector de Laguna Amarga, donde entre los días miércoles 23 y jueves 24, iniciaron el monitoreo de un área de más de 5000 hectáreas conocida como “La Península” y desde el cual, según datos de Conaf, existe la mayor población de pumas y una alta concentración de guanacos debido a las condiciones óptimas de hábitat por sus características esteparias y rocosas.

El Jefe del Dasp-Conaf, Mauricio Ruiz, señaló que anualmente se realiza un monitoreo de las especies que habitan al interior de las Áreas Silvestres Protegidas, tales como huemul, guanacos, aves, pingüinos, considerando las especies con problemas de conservación o aquellas emblemáticas y que, en el caso del puma, se trata de los primeros monitoreos que se realiza en Chile.

“En el caso del puma, en particular, ha adquirido una relevancia significativa tras comprobarse la alta densidad poblacional que registra en la Patagonia en general y su facilidad de avistamiento en este parque nacional”, acotó Mauricio Ruiz.

Liderado por el profesional veterinario a cargo del programa de Conservación en el Paine, Ismael Barría, el equipo previamente estableció 9 líneas de monitoreo (transectas) dividiéndose en grupos de a dos para desplegarse por las líneas señaladas y así actuar como observadores durante su recorrido.

Si bien el año 2015 se hizo un monitoreo de pumas, en esta ocasión las líneas definidas fueron distintas, buscando con ello ampliar la superficie abarcada con el objetivo de contar con mayor precisión de datos, las cuales para próximos operativos de Conaf se continuarán empleando.

Además del registro directo de pumas, el equipo de Conaf apunta otros de carácter indirecto como huellas, fecas, carneos frescos, por mencionar algunos, los cuales son incorporados como datos georreferenciados, así como los resultados son procesados y guardados en una base de datos Excel para establecer comparaciones entre años respecto a la densidad de pumas en el sector de estudio al interior del Parque Nacional Torres del Paine.

Alejandra Silva, jefa de la sección de Conservación de Diversidad Biológica del Dasp, aclaró que fue el año 2015 cuando se inició este trabajo intentando buscar una aproximación a la metodología a utilizar y que recién el año 2016 se pudo realizar una estimación poblacional. Este muestreo del 2016 señaló la presencia de 11,2 individuos (pumas) por 100 km2 con un promedio de 6 animales por día en el sector del monitoreo, lo cual significa que en un rango de 100 hectáreas podríamos llegar a observar o encontrar 2 pumas aproximadamente. Lo que corresponde ahora es el procesamiento del muestreo recientemente realizado para actualizar esa cifra, además de adelantar que este muestreo se desea ampliar hacia otras Áreas Silvestres Protegidas bajo administración de Conaf.

“Queremos replicar en el Parque Naciona Pali Aike, donde también se cuenta con una población de pumas que, si bien no es tan relevante como en el Parque Nacional Torres del Paine, se puede apreciar con relativa facilidad” adelantó Alejandra Silva.

La pregunta final es: ¿De qué sirve realizar este muestreo y saber cuántos son los pumas que aproximadamente habitan en el Parque Nacional Torres del Paine? ¿Cuál es la expectativa de Conaf en sus objetivos de conservación?

Para el director regional de la corporación, Mauricio Véjar, la importancia del operativo de monitoreo realizado forma parte de las funciones encomendadas a la institución respecto a la conservación de la flora y fauna:

“La misión de Conaf en cuanto a la administración de las áreas silvestres protegidas no sólo conlleva una vigilancia territorial, sino que además desarrollar acciones de investigación que permitan fortalecer nuestras políticas de conservación en el futuro”. Misión que se ha evidenciado con una serie de iniciativas entre proyectos y programas destinados a cuidar por la conservación del puma en la Patagonia, tales como el “Manual de Buenas Prácticas para la Observación de Fauna en Áreas Silvestres Protegidas” elaborado por Conaf el año 2017 y que consiste en un documento para el visitante que lo orienta a cómo interactuar con el entorno del sector, así como también el proyecto Fic que ejecuta el Cequa que busca desarrollar una oferta turística segura para el avistamiento de pumas en el Parque Nacional Torres del Paine.

Sobre todas estas iniciativas, Mauricio Ruiz, fefe del Dasp-Conaf señala una clara expectativa a la hora de analizar los resultados del muestro recientemente realizado:

“Lo que esperamos es que la población se mantenga y aumente. Acá no hay un problema de número de pumas en Patagonia como en el resto del país, pero esperamos que la población siga prosperando porque esa es nuestra misión: la conservación de las especies nativas que existen al interior de las Áreas Silvestres Protegidas, y al mismo tiempo velar por la seguridad de los visitantes que disfrutan del avistamiento de la fauna”.

Mientras tanto, el puma, al parecer consciente de su imponente presencia y la fortuna de quienes al menos lo “atrapan” con el lente de una cámara, se despliega como un monarca a través de la estepa patagónica.