Necrológicas
  • Marta Inés Uteau Vergara
  • Oreste “Toty” Oyarzún LIvacic
  • Robinson Poblete Castillo
  • Sergio Mihovilovic Mihovilovic

Doctor Casassa participa en publicación de Nature que ofrece primer balance de masa glaciar de la Cordillera de los Andes

Por La Prensa Austral martes 19 de febrero del 2019

Compartir esta noticia
321
Visitas

La prestigiosa revista Nature Climate Change publicó el primer balance de masa que evalúa en detalle la pérdida de masa de hielo de los glaciares andinos desde Venezuela hasta Tierra del Fuego.

Se trata de “un gran logro que nos alegra y enorgullece. Muy buen trabajo y una gran contribución al conocimiento de los glaciares de América del Sur”, respondió el director del Centro de Investigación Gaia Antártica de la Universidad de Magallanes (Ciga Umag), doctor Juan Carlos Aravena, tras recibir un correo del investigador Gino Casassa, informando de la publicación del artículo “Contracción de la elevación de los glaciares y cambios de masa en América del Sur” en la revista Nature Climate Change, donde participó como co-autor junto a otros 8 investigadores.

Al comparar fotos históricas de glaciares con imágenes actuales, a menudo se aprecia roca donde alguna vez existió hielo. Sin embargo, es de mayor interés científico conocer la evolución de la masa glaciar, algo mucho más complejo medir que la extensión superficial de los glaciares. Investigadores alemanes en conjunto con científicos sudamericanos, incluyendo glaciólogos chilenos, han examinado todas las áreas glaciares de América del Sur con mayor detalle que nunca, desde las regiones tropicales de Venezuela hasta las regiones subpolares de Tierra del Fuego.

Destacan dos hallazgos principales: la mayor pérdida de masa ocurre en los campos de hielo de la Patagonia, y los glaciares tropicales y los de Tierra del Fuego han perdido significativamente menos masa que aquella calculada anteriormente.

Medir la masa glaciar no es nada nuevo. Dos métodos distintos son utilizados con especial frecuencia. Una posibilidad es medir directamente el balance de masa en zonas glaciares específicas y extrapolar a regiones completas. Esto es particularmente problemático en grandes áreas glaciares, como los grandes campos de hielo en la Patagonia, ya que casi no existen tales series de medición in situ.

La otra posibilidad es medir el campo de gravedad por medio de datos satelitales. La gravedad en la Tierra cambia, no solo espacialmente, sino también a lo largo del tiempo. Entre otros factores, la gravedad varía por diferencias en la composición de la masa existente en el sector superficial de la Tierra, como por ejemplo las cordilleras, los movimientos del núcleo terrestre, los desplazamientos de las placas tectónicas, e incluso debido a la pérdida de hielo de los glaciares. Una desventaja de este método es su escasa precisión en áreas pequeñas cubiertas por glaciares como ocurre en los trópicos y en los Andes centrales y del sur de Chile y Argentina.

Un método de medición para todos los glaciares

El año 2000 la Nasa generó por primera vez un mapa topográfico a escala global, exceptuando las zonas polares, a partir de la misión de radar SRTM a bordo del transbordador espacial Endeavour. A partir de 2010, dos satélites de radar TanDEM-X del Centro Aeroespacial Alemán (DLR) orbitan la Tierra, con la misión de crear una imagen tridimensional de la Tierra con una calidad uniforme y una precisión vertical sin precedentes que alcanza hasta un metro.

El estudio publicado por Nature Climate Change incluye mediciones TanDEM-X del período 2011-2015, que han sido comparadas con las mediciones SRTM del año 2000 a la escala de todos los Andes, calculando de esta manera cambios en la masa glaciar andina utilizando un método de medición uniforme. El método proporciona asimismo datos precisos para glaciares individuales. Al comparar las mediciones de las dos misiones espaciales, se genera por primera vez una imagen detallada de los glaciares de toda América del Sur.

Patagonia: mayores pérdidas de hielo

La mayor disminución, tanto absoluta como relativa a otros glaciares sudamericanos, se registra en los campos de hielo patagónicos: Campo de Hielo Norte de aproximadamente 4.000 kilómetros cuadrados y Campo de Hielo Sur de aproximadamente 13.000 kilómetros cuadrados.

Entre 2000 y 2011/15, la masa de estos campos de hielo se ha reducido en alrededor de 17,4 giga toneladas por año, vale decir 19,3 kilómetros cúbicos de hielo por año, equivalente a un adelgazamiento glaciar promedio de 85 centímetros por año, lo que representa el 83% de la pérdida de hielo de toda la Cordillera de los Andes. La razón de esta gran pérdida de hielo en la Patagonia se estima que es el menos en parte debido a una falta de ajuste dinámico.

En efecto, los grandes glaciares efluentes de la Patagonia, que fluyen hacia el mar o hacia los lagos constreñidos en valles estrechos, se someten a un ajuste dinámico: se han retirado de una posición estable y deben lograr alcanzar otro frente estable. Estos procesos son bien conocidos para los glaciares de marea que terminan en el mar, y pueden ser independientes de las influencias climáticas, incluso si los cambios climáticos han actuado como factores gatilladores. Este fenómeno puede desempeñar un rol más importante en los grandes glaciares, como los que existen en los campos de hielo, que la influencia de los cambios de temperatura.

Menos en los trópicos y en Tierra del Fuego

 

Al comparar fotos históricas de glaciares con imágenes actuales, a menudo se aprecia roca donde alguna vez existió hielo. Sin embargo, es de mayor interés científico conocer la evolución de la masa glaciar, algo mucho más complejo medir que la extensión superficial de los glaciares. Investigadores alemanes en conjunto con científicos sudamericanos, incluyendo glaciólogos chilenos, han examinado todas las áreas glaciares de América del Sur con mayor detalle que nunca, desde las regiones tropicales de Venezuela hasta las regiones subpolares de Tierra del Fuego.

El segundo hallazgo importante: los cambios masivos en los glaciares en las regiones tropicales de América del Sur, en Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia, y asimismo en Tierra del Fuego son significativamente menores de lo que se pensaba anteriormente. Hasta ahora, las proyecciones existentes habían llegado a la conclusión de que la pérdida de masa de los aproximadamente 2.900 glaciares tropicales mostraban un cambio masivo de aproximadamente 6 giga toneladas por año.

Sin embargo, el estudio actual indica que la pérdida es de solo 0,6 giga toneladas por año, equivalente a un adelgazamiento glaciar promedio de 40 centímetros por año, lo que representa sólo el 10% de las estimaciones anteriores. Algo similar ocurre con los glaciares de Tierra del Fuego, con un adelgazamiento promedio de 30 centímetros por año, donde incluso varios glaciares muestran avances. Por primera vez se estableció también que los glaciares de los Andes del sur de Bolivia, el norte de Chile y Argentina muestran pocos cambios de masa.

Glaciares y recursos hídricos

En los Andes centrales de Chile y Argentina las pérdidas anuales alcanzan 0,15 giga toneladas por año, equivalente a un adelgazamiento glaciar promedio de 10 centímetros por año. Aunque esto representa un valor pequeño y poco significativo en relación a los errores inherentes, es una indicación de que los glaciares están inexorablemente en declive, afectados no solo por las temperaturas más altas sino también por condiciones más secas, lo que afecta los recursos hídricos ligados a los glaciares que actúan como reservorios naturales de agua.

Los antecedentes de este estudio son relevantes en el contexto del cambio climático, ya que los glaciares son sensibles indicadores de cambios en zonas donde normalmente se carece de datos instrumentales. La pérdida de hielo no solo afecta las aguas de derretimiento sino que también contribuye al aumento global del nivel del mar, especialmente originado en los grandes glaciares de los campos de hielo de la zona austral.