Necrológicas
  • Sergio Aurelio Valenzuela Alarcón
  • Mónica Cayul Dodman
  • Patricia Ivonne Aravena Aviles
  • Ida Muñoz Oyarzún
  • Juan Ramón Cárdenas Navarro

“Es más eficiente conservar los 60 millones de árboles que existen en Karukinka que plantar 1.000 árboles”

Por La Prensa Austral lunes 28 de octubre del 2019

Compartir esta noticia
219
Visitas

Coordinadora del Parque Karukinka

“La naturaleza de la Patagonia es un activo para la mitigación del cambio climático. El 30% de las soluciones de mitigación se basan en gestión de la naturaleza, por ello es más eficiente conservar los 60 millones de árboles que existen en Karukinka que plantar una cifra muy inferior de ellos”.

Así lo postuló Melissa Carmody, coordinadora del Parque Karukinka.

Ella fue parte del panel “¿Cuál es el futuro de la Patagonia chilena?”, que se realizó en el seminario de Innovación Súmate a la Acción Climática, organizado por la Corfo en Punta Arenas.

La actividad busca sensibilizar sobre los efectos del cambio climático en Patagonia y posicionar las oportunidades de emprendimiento e innovación con miras al desarrollo sostenible.

Esto, en el marco de las diversas actividades que se están realizando en Chile como preparación para la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático Nº25 (Cop25). Estos seminarios y talleres

Quieren educar, sensibilizar y movilizar a la ciudadanía en la acción climática.

Entre otros expositores del encuentro estuvo el director nacional del Inach, Marcelo Leppe, quien abordó “el aporte de la Antártica a la innovación y al estudio del cambio climático”.

Karukinka

El Parque Natural Karukinka está ubicado en la isla de Tierra del Fuego. Tiene cuatro veces el tamaño del Gran Santiago y es considerado un laboratorio natural de 300 mil hectáreas. La Wildlife Society Conservation está a cargo de su administración y allí se busca conservar el ambiente natural, educar y generar conocimiento sobre la biodiversidad regional.

Dentro de los logros que ha tenido la WSC sobre todo en términos del cuidado de los bosques nativos, se destacan el haber abordado en conjunto con Chile y Argentina, desde 2006, el gigantesco problema que significa la expansión del castor en Tierra del Fuego, introducido al lago binacional Fagnano.

También los trabajos de restauración de los bosques subantárticos afectados, precisamente, por dicha plaga, por medio de un programa integral en alianza con agencias de Naciones Unidas, como la Fao, Onu Redd+ y PNUD en Chile y del ministerio de Medio Ambiente.

A esto se ha unido la creación de un programa de voluntarios del Parque Karukinka que viven, durante una estadía de un mes, la experiencia de ser guardaparques, tanto como la protección de los valiosos humedales de turberas.

La recuperación de estos sitios prioritarios es de importancia porque el bosque y las turberas absorben inmensas cantidades de CO2 y, con ello, aportan a mitigar el cambio climático.