Necrológicas
  • Clorinda “Tita” Cárdenas vda. de Ojeda
  • Gladys del Carmen Cortez Nola
  • Walter Segundo Emmott Ronfeltd
  • Ana Delia Unquén Levín
  • Eduardo Canales Verdejo
  • Gladys Jara Ovando

Estudian características de los murciélagos australes para prevenir su contagio con emergente enfermedad

Por La Prensa Austral jueves 27 de septiembre del 2018
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
151
Visitas

– El Histiotus magellanicus y el Myotis chiloensis son las dos especies que habitan en la región. Un equipo formado por Gonzalo Ossa (ConserBat EIRL); Joseph Johnson (Ohio University, EE.UU.); y Thomas Lilley (Finnish Museum of Natural History, Finlandia) llevan dos años investigando las características de estos quirópteros.

Despreciados por la gente por su poca agraciada apariencia, los murciélagos son animales muy útiles para la agricultura. Su dieta predominantemente insectívora los convierte en un aliado para los productores, aunque los mitos y mala reputación que acarrean a su paso, siguen estando presentes en la mentalidad del ser humano. Y aunque son muy frecuentes en zonas tropicales o calurosas, en Magallanes también contamos con especies quirópteros.

Histiotus magellanicus (Murciélago orejón de Magallanes) y Myotis chiloensis (Murciélago oreja de ratón de Chiloé) son las dos especies de murciélagos que viven en Magallanes, y que desde hace dos años están siendo investigadas por un grupo conformado por Gonzalo Ossa (ConserBat EIRL); Joseph Johnson (Ohio University, EE.UU.); y Thomas Lilley (Finnish Museum of Natural History, Finlandia), quienes trabajan en la Reserva Nacional Karukinka, en Tierra del Fuego, que el 7 de septiembre fue certificado como Area Importante para la Conservación de los Murciélagos (Aicom). El objetivo de estos estudios es determinar las características de estos pequeños animalitos, debido a que en Norteamérica, un peligroso hongo, causante del Síndrome de Nariz Blanca, ha provocado la muerte de millones de ejemplares de distintas especies. Dado que las condiciones en que esta enfermedad se desarrolla se da en zonas frías, este hongo podría potencialmente llegar a Magallanes, provocando efectos devastadores para los murciélagos locales.

“Desde el año 2007 este hongo ha matado a muchos murciélagos, especies que antes eran comunes ahora están en peligro de extinción por culpa de este hongo, que los ataca y mata en climas fríos. En el norte de EE.UU. y Canadá ha producido muchos problemas y aún no se sabe cómo controlarlo. Aparentemente esta enfermedad no está presente en América del Sur, pero existe a posibilidad de que llegue a Patagonia, donde se dan estas condiciones de frío en invierno y los murciélagos hibernan”, explicó Gonzalo Ossa.

La llegada de este hongo a Magallanes es posible, debido a que su traspaso accidental desde Europa a Norteamérica en 2006, demuestra que puede ser transportado por humanos a través de largas distancias.

Es por ello que este equipo investigador, que es apoyado con fondos de The Rufford Foundation, busca determinar el estatus del Síndrome de Nariz Blanca en regiones templadas de Sudamérica e investigar la vulnerabilidad de las especies de murciélagos en Chile, lo que permitirá tomar decisiones en cuanto a la conservación de estas especies de murciélagos y evitar la llegada y expansión de esta enfermedad emergente en la región.

En este estudio se describirán, por primera vez, las características de los sitios de hibernación de Myotis chiloensis, información que será útil para preservar el hábitat de estas especies y determinar el nivel de riesgo de contagio con el hongo. Dado que el Murciélago oreja de ratón de Chiloé comparte sus refugios con Histiotus magellanicus, (murciélago orejón de Magallanes) la conservación de una permitirá la conservación de las otras especies. Para ello, el equipo tomó muestras ambientales y de patagio (alas) así como fotos con luz ultravioleta para determinar la presencia del hongo.

“Pensamos que las poblaciones son pequeñas y ese es un punto importante, porque si llega esta enfermedad y los ataca, el efecto será grande para la población y podrían desaparecer. Estas especies además, se reproducen una vez al año y paren una cría, entonces no es como un conejo que tiene 20 crías cinco veces al año”, advirtió Gonzalo Ossa, quien además valoró las cualidades de los murciélagos, “son importantes principalmente porque comen muchos insectos, polillas, por ejemplo, y para la agricultura es beneficiosa porque protegen de plagas, para la silvicultura, para los bosques antiguos, que crecen poco y a ritmo muy lento, y ahí los murciélagos controlan a los que se comen los árboles y las plantas; ahí juegan un rol súper importante”.

Es por ello que el investigador recalca que, si bien los murciélagos en Chile están protegidos por ley, la influencia del ser humano puede ser perjudicial para ellos. “Las fumigaciones agrícolas y forestales pueden afectar a los murciélagos, porque muchos insectos van a morir y los que no, tendrán restos de este insecticida, que los murciélagos, después de comer este insecto van a bioacumular estos tóxicos. Otro aspecto es la destrucción de refugios, una cueva que pueda ser quemada por seres humanos”, ejemplificó.

Así, con este estudio en marcha, sobre todo después de esta certificación que recibió la reserva Karukinka, el objetivo es reunir información sobre temperatura y humedad relativa en diferentes cuevas y minas a lo largo de Chile, con la finalidad de estudiar si el hongo es capaz de establecerse e infectar poblaciones de murciélagos. Esto permitirá generar medidas para minimizar la posibilidad de la llegada del hongo a través de turistas extranjeros, por ejemplo. Asimismo, el trabajo describirá, por primera vez, las condiciones dentro de cuevas y cavernas donde los murciélagos habitan y donde posiblemente pasan el periodo invernal.

Fotografía Gonzalo Ossa