Necrológicas
  • Raúl Bustamante Alvarez
  • Emilia Barrientos Sierpe

Expedición científica recolectó datos de ecosistemas del estrecho de Magallanes y canal Beagle

Por Elia Simeone martes 15 de enero del 2019

Compartir esta noticia
217
Visitas

Los soplos de las ballenas Sei delatan el paso de estos cetáceos por el estrecho de Magallanes y han asombrado a más de algún magallánico o turista en sus caminatas a lo largo de la Costanera.

La mayor presencia de este tipo de ballenas es uno de los indicadores de que la biodiversidad austral está sujeta a cambios y los biólogos marinos se preguntan, en particular, hasta qué punto el mayor flujo de embarcaciones por el estrecho y los canales puede alterar la vida de este rorcual y de otros integrantes de la peculiar fauna regional.

¿Cuáles son las rutas que siguen los miembros de esta especie y otros gigantes del mar cuyas poblaciones se están incrementando en estos lares?

¿Cuáles invertebrados y hasta qué punto se pueden ver afectados con el incremento de la actividad turística y la instalación de centros de cultivo de salmones en ciertas bahías y recodos del estrecho de Magallanes y canales australes?

¿Cómo están respondiendo la flora y avifauna magallánica al calentamiento global?

¿Cuál es el impacto en la cadena trófica de las actividades pesqueras y acuícolas, del Blooming de algas y de la polución de los mares?

Estas son sólo algunas de las preguntas que intenta responder un grupo de investigadores que formó parte de la primera expedición científica por el estrecho de Magallanes y el canal Beagle, que realizó el Museo de Historia Natural Río Seco.

Seis líneas de investigación

Entre los puertos de Punta Arenas y Puerto Williams, enfrentando las condicio- nes climáticas propias de navegar por fiordos y ca- nales adyacentes a los dos puentes de comunicación marítima entre el Atlántico y el Pacífico sur, confluyeron dinámicas y metodologías de trabajo colaborativo que se orientaron hacia seis líneas de investigación: 1.- Avista- miento y registro de aves y mamíferos marinos; 2.- Eco- logía trófica de predadores tope con especial énfasis en la dieta; 3.- Ecología fores- tal e histórica de bosques de los canales patagónicos; 4.- Zoología de invertebra- dos marinos; y 5.- Ecología bentónica de comunidades planctónicas.

Según explicó el biólogo marino Benjamín Cáceres, el objetivo principal de esta labor expedicionaria a bordo del Hans Hanssen fue levantar información asociada a estas unidades de investigación desde el Museo de Historia Natural Río Seco, con el patrocinio de la Fundación estadounidense Sringcreek Conservation liderada por Liz y Gifford Hickey (quienes también han estado en dicha embarcación colaborando en diversas acciones durante toda la travesía).

Los alienta la posibilidad de llevar a cabo una serie de estudios de interés público, con el fin de difundirlos democráticamente, esperando constituir un aporte para la valoración del Patrimonio Natural de la Patagonia Austral y la toma de decisiones respecto al uso y manejo responsable de los recursos naturales en la región de Magallanes.

“Nuestro objetivo es levantar información necesaria y que nos parece fundamental para guiar la toma de decisiones de las autoridades y de las empresas”, apuntó.

Refirió que en bahía Inútil existe una zona calificada AAA (Area Apta para la Acuicultura) donde se pueden instalar salmoneras. “Una de nuestras líneas de investigación es la relativa a la ecología de los invertebrados y ésta es una información relevante al momento de pensar si es aconsejable o no que allí se instale un centro de cultivo de salmones”, puso como ejemplo.

Larga navegación

La travesía duró veinte días a bordo de la embarcación Hans Hanssen (Quixote Expeditions) en manos del capitán Federico Guerrero, entre el 16 de noviembre y el 6 de diciembre recién pasados (2018). Miembros del Museo de Historia Natural Río Seco trabajaron con un equipo interdisciplinario integrado por investigadores y profesionales de diversas instituciones.

Navegaron los mares interiores del extremo meridional sudamericano, comprendiendo toda esta navegación más el trabajo en terreno un total de 1.325 kilómetros.

Cáceres informó que se realizaron esfuerzos por recolectar datos e información actual sobre la historia natural de los ecosistemas australes, concentrándose en las líneas de investigación referidas que comprendieron desde prospecciones de bosques subantárticos, hasta constituciones de suelos marinos, deteniéndose en una basta cantidad de especies e interacciones entre éstas, sus respectivas ecologías y hábitats.

El biólogo marino explicó que es relevante identificar cada ecosistema e ir levantando información que permita determinar cómo están respondiendo a la mayor actividad productiva que se está desarrollando, como el turismo de cruceros, cabotaje de carga, expediciones turísticas localizadas y, por cierto, el calentamiento global.

Hizo ver que ya hay indicios de alteraciones en ecosistemas y que es prioritario contar con antecedentes que permitan detonar cuáles son las potenciales amenazas y sopesar su impacto ecológico.

Con los testigos, muestras y mediciones realizadas, los investigadores trabajarán los meses venideros y Cáceres señaló que esperan tener un informe preliminar a fines del primer semestre.

Se usarán los laborato- rios del Museo de Historia Natural Río Seco, del Cequa, de la Umag y de otras instituciones relacionadas con esta expedición, todo esto en un trabajo colaborativo.

Trabajo en isla Marta

El biólogo marino del Museo de Historia Natural Río Seco y del Cequa puntualizó que como parte de este viaje, se visitó isla Marta que, junto con isla Magdalena, es parte del Monumento Natural Los Pingüinos.

Hizo ver que están colaborando con Conaf, que tiene la administración de dicho parque, para establecer un protocolo que permita realizar un catastro y posterior seguimiento de todas las especies que nidifican allí, así como de la gran colonia de lobos marinos.

Documental

En la expedición, se incluyeron profesionales del área audiovisual y periodistas, los que elaborarán un documental de esta travesía y de sus principales hallazgos.

Profesionales

En las tareas de investigación y registro de material de archivo de la expedición participaron: Benjamín Cáceres, Biólogo Marino (Fundación Cequa y MHNRS); Gabriela Garrido, Bióloga Marina (Centro Bahía Lomas y MHNRS); Sebastián Aspeé, Técnico en Mantenimiento Industrial (MHNRS); Rodrigo Pino, Camarógrafo (Raco Films); Antonio Larrea, Fotógrafo (Centro Bahía Lomas); Daniela Haro, Bióloga Marina (Centro Bahía Lomas); Gabriel Ze- gers, Ingeniero Agrónomo (MHNRS); Lars Östlund, Ecólogo Forestal (Universi- ty of Agricultural Sciences, Suecia); Andrea Martínez, Bióloga Marina (Museo Nacional de Historia Natural); Macarena Fernández, Antropóloga Social (Fundación Cequa); Mathías Hüne, Biólogo Marino (Fundación Ictiológica); Américo Montiel, Biólogo Marino (Universidad de Magallanes), Mateo Cáceres, Biólogo Marino (MHNRS); Jeff Gnass, Fotógrafo (Spin- gcreek Conservation); y Linda Kruger, escritora y periodista (Springcreek Conservation).