Necrológicas
  • Andrés Gatica Poblete
  • Raúl Hernández Navarro
  • Cristián Mateluna

Información científica apoyará a Conaf para protocolos en avistamiento de pumas en Torres del Paine

Por La Prensa Austral martes 3 de diciembre del 2019

Compartir esta noticia
195
Visitas

Cierre de proyecto Fondo de Innovación para la Competitividad

Durante 18 meses se desarrolló este proyecto liderado por Cequa en alianza con Conaf Magallanes, la Asociación de Guías de Turismo Locales de Puerto Natales y los Guías y Operadores de Turismo de Pumas

Para nadie es un misterio que el Parque Torres del Paine guarda algunos de los paisajes más bellos de Chile. De todo el mundo llegan año a año turistas para disfrutar de los imponentes cuernos y los glaciares. Pero uno de los atractivos que ha ido ganando espacio en los últimos años es el avistamiento de pumas. De hecho, el parque es el destino número uno del mundo para poder apreciar a estos hermosos felinos en su hábitat natural.

Pero al tratarse de un animal salvaje y potencialmente peligroso, es necesario tomar resguardos. Especialmente porque el carnívoro se ha ido acostumbrando cada vez más a la presencia humana, y muchas veces, el entusiasmo por lograr una buena imagen o fotografía puede llevar a asumir riesgos.

Es por ello que durante 18 meses se llevó adelante el proyecto “Desarrollo de una oferta turística segura para el avistamiento de pumas en el Parque Nacional Torres del Paine”, que fue financiado por el Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC) del gobierno regional, y que fue liderado por la fundación Cequa, en alianza con Conaf Magallanes, la Asociación de Guías de Turismo Locales de Puerto Natales y los Guías y Operadores de Turismo de Pumas. Los resultados de esta investigación se dieron a conocer el viernes, en el edificio del Agro, y más que una propuesta, es un inicio para elaborar una propuesta conjunta entre los distintos organismos, a fin de resguardar, tanto al puma como su hábitat, como a la actividad turística y económica, asociada a ella.

El responsable del proyecto, el médico veterinario del Cequa, José Luis Cabello, justificó este estudio, pues “aunque este nombre pareciera dar cuenta de que se va a desarrollar una oferta turística, en realidad ésta ya existe y se hace bastante bien. Esto nos ha llevado a ser el destino número uno en avistamiento de pumas, y nos hemos dado cuenta, con Conaf primeramente, con la asociación de guías y con los operadores de pumas, que nos faltan algunas cosas para llegar el top de lo top. Y en eso estuvimos trabajando durante 18 meses, poniendo ciencia en las decisiones que tiene que tomar Conaf para reglamentar el uso turístico de los pumas dentro del parque nacional Torres del Paine”. Especialista en fauna silvestre, Cabello indicó que con este fin, se recopiló información biológica del felino, con el apoyo de los guías y de quienes trabajan directamente con pumas, por lo que estima que esta futura normativa puede ser muy exitosa al ser implementada.

“El puma se asusta con la presencia del humano cuando no está en contacto con él; cuando está sometido a turismo, tolera bastante bien. Nuestras investigaciones indican que, hasta ahora, no hay alteraciones visibles en los pumas debido al turismo, sí se mantienen algunas condiciones que son las que vamos a regular a través de esta normativa” añadió Cabello.

Durante el periodo en que se extendió esta investigación, mediante la tecnología, se utilizaron plataformas de georreferenciación para conocer aspectos concretos sobre el desplazamiento y el comportamiento de la especie en las zonas evaluadas. Asimismo, se aplicó una encuesta a turistas, respecto de su percepción sobre el puma, en las que se sacaron datos que establecen que los visitantes tienen una baja percepción del peligro que representa el felino, que no hay oposición a medidas de prevención o de seguridad frente a la especie, y que la mayoría de los turistas no relaciona los encuentros con el puma como una situación de peligro real.

“Vamos a proponer algunas medidas para que el turismo pueda crecer, con seguridad y teniendo el foco que la conservación del puma es el primer objetivo del parque nacional, entonces vamos a proponer algunas cosas y Conaf tiene que llegar a un acuerdo con todos los actores para implementarlo”, recalcó Cabello. Además, como explicó en la presentación, hay mucha fauna asociada al puma, como el cóndor, el tiuque, el carancho, el zorro, e incluso se han detectado roedores y lagartijas en los restos de comida que los felinos dejan.

Sin embargo, esta normativa es aplicable solamente al parque, porque en los alrededores de éste, también hay operadores turísticos que ofrecen el avistamiento de pumas fuera del parque, si bien muchos de los felinos se mueven entre uno y otro territorio.

Respecto de la cantidad de pumas que hay en el parque, el médico veterinario reconoció que “no hay un registro sobre la población de pumas, porque para tener un registro de carnívoros se requieren hacer varias investigaciones más largas; hay otras ONG que están trabajando en esto. Lo que sí, en nuestra base de datos, en este minuto está registrando un número de 45 pumas en el área que tenemos bajo monitoreo, que son 157 mil metros cuadrados”.

Los guías del parque y operadores de turismo de pumas también entregaron su experiencia en la presentación de los resultados de este proyecto. Indicaron algunas características que han visto en los pumas, como que suelen utilizar la presencia del ser humano como estrategia a la hora de cazar o, en el caso de las hembras con crías, de alejar algún ejemplar de puma intruso.

Finalmente, el coordinador de la Línea de Estudios Territoriales de Cequa, Carlos Olave, destacó que proyectos como éste dan cuenta de la vinculación que pretenden tener con temas de interés de la comunidad local, además de valorar las alianzas que se establecieron y que permitirán darle continuidad a esta propuesta de turismo seguro y de protección para este animal tan representativo de la Patagonia chileno-argentina.