Necrológicas
  • María Luisa Domich Artigas
  • Mario Alberto Maringue Moya
  • Ema Barría
  • Irma Eliana Navarro Serón
  • Luis Notolio Ortega Barría
  • Rosa Mireya Alarcón Muñoz

Los proyectos científicos escolares que representarán a la región en Arica

Por La Prensa Austral martes 21 de noviembre del 2017

Compartir esta noticia
256
Visitas

Ganadores del Congreso Regional de Ciencia y Tecnología

A mediados de octubre, 48 proyectos de estudiantes de quinto básico a tercero medio se presentaron en este encuentro organizado por Par Explora de Conicyt, de los cuales cinco asistirán a la instancia nacional, dos de Punta Arenas, dos de Puerto Natales y uno de Puerto Williams

Hace un par de semanas, el Consejo Regional distinguió a dos de las cinco delegaciones de estudiantes que representarán a la región en el Congreso Nacional Escolar de Ciencia y Tecnología, que se realizará en Arica los días 28, 29 y 30 de noviembre. Con ello se dejó constancia de la importancia que revistió el Congreso Regional, que se realizó a mediados de octubre y en la que participaron 48 proyectos científicos, de escolares de quinto básico a tercero medio.

Una muestra del crecimiento que ha tenido este evento organizado por Par Explora de Conicyt Magallanes, y que este año tuvo su vigésima edición. El primer congreso tuvo solamente ocho proyectos, y cada año, aumenta el número de trabajos.

El jurado este año tuvo una difícil labor para dar con los ganadores, que representan lo mejor de la investigación científica escolar de la región, porque al nacional de Arica asistirán dos delegaciones de Punta Arenas, dos de Puerto Natales y uno de Puerto Williams.

¿Hormigas en Magallanes?

Las alumnas de octavo de la Escuela Pedro Pablo Lemaitre, Javiera Alvarado y Valentina Velquén fueron las ganadoras en la categoría de enseñanza media, con su proyecto “Hormigas, más cerca de lo que creías”. Con la asesoría de la profesora Paola Vidal y de los científicos Ernesto Teneb y Eduardo Faúndez, las estudiantes sorprendieron de entrada a los visitantes.

“Nuestro proyecto surgió porque un conocido nuestro que tiene plantan en Cerro Sombrero, nos envió fotos de una manzana que había caído al piso y se llenó de hormigas. Eso nos llamó la atención, porque no es común que haya hormigas en Tierra del Fuego, la estudiamos, fuimos al Instituto de la Patagonia para hablar con el entomólogo Eduardo Faúndez, que es un científico muy importante que nos prestó algunas hormigas para esta feria” explicó Javiera Alvarado sobre el proceso.

Pero la investigación llegó a tanto que cruzaron el estrecho de Magallanes para “hacer una encuesta donde el 85% dijo que no había hormigas, mientras que el 15% dijo que sí. Encontramos asombradas, que la gente de ahí desconoce lo que tiene en su tierra y queremos demostrar a la gente que sí hay tales muestras. Con este proyecto concluimos que en toda la región hay hormigas, porque mucha gente se contactó con nosotros para decirnos que han visto. Hay tres especies, pero la principal es la de Tierra del Fuego, que igual está en todo Chile, pero acá es única, porque crece de una forma diferente: son más grandes, nacen de otro color; lamentablemente no encontramos hormigas porque fuimos en invierno”, concluyó la entusiasta estudiante de la Escuela Pedro Pablo Lemaitre, quienes además, fueron premiadas por Conaf.

Cielos natalinos

En cuanto a la enseñanza media, los ganadores fueron los estudiantes del Colegio Puerto Natales, Coni Oyarzún Márquez y José Ignacio Oyarzún Correa con la investigación “Determinación de la calidad de los cielos de Puerto Natales para la observación astronómica, basado en la magnitud del límite estelar y la escala de Bortle”, que desarrollaron junto a la docente Marcela Galindo.

“Lo que se hizo en Natales fue determinar la calidad de nuestros cielos, porque como en la zona norte los cielos son espectaculares y son la capital mundial de la astronomía, quisimos evaluar por qué esta zona no se utiliza para estas observaciones. Concluimos que presentamos una calidad de nivel medio, en Natales, pero tenemos expectativas respecto de zonas rurales como la Cueva del Milodón o Torres del Paine. Trabajamos de mayo a agosto y utilizamos un telescopio de mi propiedad para obtener el registro fotográfico de los astros que se podían observar”, resumió José Ignacio Oyarzún.

Otros proyectos destacados

Para el Nacional de Arica clasificaron además, los tres mejores puntajes. También de Puerto Natales destacaron las estudiantes de séptimo básico del Liceo María Mazzarello, Javiera Christie Alvarez y Karina Torres Vargas, asesoradas por la docente María Camblor. Su investigación fue “Comportamiento etológico del Cygnus Melancoryphus”.

“Se trata de los cisnes de cuello negro y su comportamiento etológico, que se refiere a lo que hacen, actividad como acicalamiento, que es cuando se sacan los bichos de las plumas, la alimentación, descanso, desplazamiento, el comportamiento que varía según las crías que tengan”, explicaron las estudiantes, que reconocieron que tras su trabajo, “no lo esperábamos, pero ha habido cambios drásticos en los tiempos, porque vimos sus cambios dependiendo de la estación, otoño, invierno y primavera. Nuestra hipótesis era que los cambios eran leves, pero vimos que había mucha diferencia en las horas en que hacían sus actividades. Creemos que por el clima, sus crías, su alimentación”.

El tema del castor en Magallanes ha estado en el tapete en los últimos años y eso motivó a los estudiantes del Liceo Donald Mc Intyre Griffiths, cuya delegación también sacó pasajes para Arica, con la inquietud “¿Los macroinvertebrados dulceacuícolas son afectados por la presencia del castor?” Sophia Troncoso Villar y Yael Marchant Cofré fueron las representantes del establecimiento en este congreso, las que explicaron que “el castor es una especie exótica, invasora, nativa de Norteamérica y Europa, que trae grandes daños a la vegetación nativa y a los cursos de agua presentes en la región. Además, debido a la falta de depredadores como lobos, coyotes, osos, entre otros, esta especie se ha podido distribuir libremente por toda la zona. Y por los efectos que causa el castor, nos motivamos a saber qué otros daños estaban causando, y nos enfocamos en los ríos surgiendo la pregunta sobre cómo varía la riqueza de abundancia de macroinvertebrados dulceacuícolas en sitios afectados y no afectados por castores”, partió detallando Sophia Troncoso, a lo que su compañera Yael Marchant complementó: “en una castorera habrá menos macroinvertebrados, debido a que el agua está afectado por los desechos y fecas que los castores dejan, además, con la construcción de sus represas provoca que el río se desborde, incorporando más barro a las aguas, alterando el hábitat de estos insectos acuáticos e incluso matando algunas especies, que son importantes para los ecosistemas, porque limpian las aguas y son alimentos de algunas aves”.

De ahí, establecieron otra pregunta ¿qué hacer con el castor? ¿exterminarlo o controlarlo? “creemos que hay que controlarlo, para ir mitigando de a poco, pero sería progresivo, aunque es muy difícil erradicarlo”.

Finalmente, los otros estudiantes ganadores ya son unos experimentados en estas lides. Los representantes del Colegio Luterano, Pablo Sanhueza y Gianfranco Cavallieri continuaron investigando respecto de los abejorros. En este caso su proyecto se titula “Bombus dahlbomii ¿un nativo en adaptación?”.

“Ahora estamos viendo las adaptaciones del abejorros nativos frente a la introducción del europeo o Bombus terrestris, cómo se está adaptando para sobrevivir y poder hacerle competencia al introducido. Esto sería por alimento, en el caso del arbusto del chilco. Habíamos avistado al abejorro introducido robando néctar en la planta fucsia magallánica, y esto lo hacía porque el tamaño de su aparato bucal no alcanzaba a llegar y realizaba una perforación por fuera de la planta, lo mascaba y así sacaba el néctar. En cambio, la especie nativa sí tenía el tamaño necesario para llegar al néctar y polinizar la planta. Nos hemos dado cuenta que el Bombus dahlbomii también realiza el robo de néctar, lo que vemos como una adaptación hacia el abejorro introducido, debido a que puede competir con él”, desarrollaron. Sin embargo, al no poder polinizar la planta, “la misma adaptación está haciendo un daño al abejorro, porque al no polinizar la planta, se está reproduciendo, pero pierde su principal fuente de alimento”.

Estos son los cinco proyectos, una selección que siempre deja desanimados a quienes no pudieron continuar hasta el Nacional. Sin embargo, los otros 43 proyectos sorprendieron a los visitantes, por el alto nivel de preparación de los estudiantes, que con gran dedicación han hecho un espacio en sus deberes habituales para ser un aporte a la investigación científica regional.

Fotos Gerardo López Masle

Una vida marcada por el congreso escolar de ciencias

En la ceremonia de premiación del Congreso Regional Escolar de Ciencia y Tecnología se hizo un resumen de las veinte ediciones, destacando el trabajo de muchos que dieron sus primeros pasos en la investigación gracias a Explora y que ahora incluso guían a las nuevas generaciones de científicos. Y un caso llamativo es el de Ricardo Guineo, biólogo de la Pontificia Universidad Católica y que desde quinto básico participó en estos eventos.

“Cuando partí, no era como esto, congresos no existían, eran ferias, que eran ocho mesas paradas con tu papelógrafo escrito con plumón, y si tenías recursos, ponías una foto de papel pegada con stick fix. En esa época uno lo hacía por diversión, por querer aprender igual, que es lo relevante al final. Uno no esperaba ganarse un viaje, sino que venías porque te gustaba, y aprendías mucho de ciencias diversas”, recordó.

De todas formas, Guineo proviene de una familia científica, que estimuló sus inquietudes, “pero el beneficio que tuve con Explora es que ese interés pude dirigirlo, porque tenía instancias para aprender de ciencias en general, pude diversificar mis conocimientos. Estuve toda la enseñanza básica con la profesora Silvia Benavides que creo que es la que tiene más trayectoria en Explora, y ganamos el primer y segundo congreso nacional en enseñanza básica”, indicó.

Lo interesante, subrayó Guineo, es que “con el proyecto que empecé en enseñanza media sobre el cóndor andino, me gustó mucho porque siempre me gustó la fauna. Y lo que partió con un proyecto Explora, cuando me fui a Santiago para mis estudios de Biología, esa investigación terminó siendo mi tesis de pregrado, para sacar mi título de biólogo como tal”.

Más tarde, Ricardo Guineo sacó un postgrado en la misma casa de estudios, un magister en recursos naturales, con especialidad en manejo de vida silvestre, para después retornar a Magallanes, a trabajar en la divulgación y educación ambiental, porque “considero que lo científico se halla muy encerrada en ese ambiente, y los datos que se encuentran son importantes, los que usualmente uno comunica a las autoridades correspondientes para que tomen medidas, pero creo que debe masificarse esa información a la gente que no está dentro del mundo científico”.

En esa labor de divulgación, en un simposio en Natales, le sugirieron contactarse con Explora, y con su directora Margarita Garrido. “Me sonreí y dije que por supuesto que lo conocía. Vine, me reencontré con Margarita, y ahora me incluí al equipo y estoy encargado de las charlas para los colegios y asesorías científicos para los clubes de ciencias que existen en los distintos establecimientos. Así que contento por haber vuelto al nido, por así decirlo, y ahora me toca dar vuelta la mano por todo lo que se me enseñó”, concluyó Ricardo Guineo.