Necrológicas
  • Amina Rodríguez vda. de Molina
  • Rodolfo Antonio Godoy Huenteo
  • Fernando Muñoz Subiabre

“Patagonia fósil”, la guía de turismo científico que nos transporta a la era de los dinosaurios

Por La Prensa Austral martes 31 de julio del 2018

Compartir esta noticia
439
Visitas

Proyecto del Inach se inició en enero de 2016

La iniciativa contó con una inversión de 180 millones de pesos y fueron capacitados un centenar de profesionales de distintos ámbitos, para preparar esta guía que busca dar una mirada distinta a los atractivos de Magallanes

Cristian Saralegui

csarelegui@laprensaaustral.cl

¿Cuántos habitantes de esta tierra o visitantes son capaces de apreciar el patrimonio paleontológico de la Región de Magallanes y Antártica Chilena y vislumbrar la riqueza de entre 130 y 66 millones de años de historia? Lamentablemente, pocos, pero ello comenzará a cambiar.

Con mucho orgullo, el Instituto Antártico Chileno finalizó la semana pasada, en la Contraloría General de la República el proyecto “Patagonia fósil”, que inició en enero de 2016 y que fue cofinanciado por la Corporación de Fomento de la Producción, lo que representó una inversión de 180 millones de pesos.

Durante este tiempo, un centenar de profesionales se capacitó en turismo de intereses especiales, que resumió diez años de investigaciones paleontológicas en esta guía, que -al decir del director del Inach, Marcelo Leppe- “es un proyecto de genuina transferencia tecnológica”.

“Tenemos unidades en el Inach que han estado trabajando en el patrimonio paleontológico regional, descubriendo los secretos que están en las rocas de la región y de Antártica, develando la historia de la era de los dinosaurios y poniendo en valor la conexión de Sudamérica con Antártica”.

A esta información científica se le dio un valor agregado al relato turístico de la región, que de acuerdo a Leppe, “estaba basado tradicionalmente en una idea sobre el paisaje, en la estética. Pero a nivel mundial hay experiencias que dictan y dicen que el turismo de intereses especiales o científico es uno de los que deja más recursos por cada una de las personas que las usan, pero además, generan permanencia más largas en los destinos”, acotó.

Con la capacitación de los profesionales se generó esta guía, un libro de bolsillo de más de 200 páginas, que permite visitar la región pero con una perspectiva de historia natural, con un relato que contiene entre 130 y 66 millones de años de historia, y que además cuenta la riqueza paleontológica de la región.

“Esto es muy importante, porque en realidad no existen textos regionales que cuenten parte de esta historia, entonces está construido de manera bastante amena. Lo otro es que ensayamos un equipo de trabajo en donde hay traductores de contenido, personas que no han trabajado antes asociadas a ciencia y que hicieron un gran esfuerzo para generar un tremendo producto, que incluye un libro, una aplicación y una página web, así como hitos físicos en dos lugares, uno en Cerro Guido y otro en Punta Carrera; la idea es confinar y mantener los límites de esta cuenca de la era de los dinosaurios”, recalcó el director del Inach.

Pero además, Marcelo Leppe ve en “Patagonia fósil”, un aporte al conocimiento no solamente de los visitantes, pues “nos dimos cuenta en el camino, que este libro y el material que estamos generando, tenía una tremenda utilidad en el sector de educación, por lo que hemos estado hablando con varias autoridades, como el seremi de Educación y vemos que en el futuro cercano esto podría ser incluido dentro del currículum escolar”.

Una mirada diferente

Sobre la diferencia entre el turismo convencional y el de intereses especiales, Marcelo Leppe establece que este último “va evolucionando en el tiempo y al ir mutando va ofreciendo nuevos atractivos, un nuevo relato y esta construcción del nuevo relato va avanzando con la ciencia, por lo tanto, es un círculo virtuoso, donde la ciencia avanza y donde también va avanzando un relato que se convierte en comoddities”.

Magallanes es una tierra que, por su extensión, aún mantiene muchos secretos, por lo que una guía que permita ir develando estos misterios no representa, para Leppe, una preocupación respecto de un aumento en la masividad de los visitantes.

“La guía está construida de una manera tal en que no es que estemos dando las coordenadas geográficas donde tengan que ir a excavar para encontrar fósiles, lo que estamos contando es que la próxima vez que un magallánico mire un paisaje dentro de la ruta, vea lo que vieron los dinosaurios, los reptiles marinos, o los bosques que existieron antes y que estaban dominados por palmeras o araucarias, que eran habitantes comunes de los elencos florísticos de la región. Por lo tanto, esa reconstrucción no está en la mente de los magallánicos y esperamos que con esta guía empecemos a despertar ese interés por la historia natural que, en primer lugar, de los jóvenes y adultos que les encanta la paleontología, pero, por otro lado, generar esta necesidad de ir construyendo relatos y que va a devenir necesariamente en que hay una dimensión aplicada en la ciencia y es que toda la ciencia o investigación científica que uno haga, tiene una bajada hacia una actividad económica”. De todas formas, también hay diferencia entre los turistas, porque “en este caso no son masas de gente, porque en todos los lugares en que se ha implementado turismo paleontológico, un turista de intereses especiales equivale a cinco o más mochileros; entonces puede bajar la carga con el número de personas, pero dejando más recursos, y eso le da sustentabilidad a los destinos”, apuntó el director del Inach.

La capacitación

Respecto de los profesionales que fueron certificados, la mayoría eran guías del sector turismo, de empresas privadas y también, funcionarios públicos. “Tuvimos dos capacitaciones distintas y asistieron casi 100 personas, en Punta Arenas y Puerto Natales, donde tuvimos la oportunidad de hacer un recorrido desde Cerro Guido hasta Brunswick, donde hubo muy bonitas experiencias con personas que nunca habían tenido este tipo de formación, desde profesores a deportistas que hoy son guías de turismo, que hablan varios idiomas y que ahora están haciendo una bajada en su lenguaje. Les hemos regalado un parche que van a lucir y que los certifica como guías de Patagonia Fósil y si bien es cierto termina este proyecto, hay un compromiso tácito del Inach de continuar estas capacitaciones, en la medida en que van apareciendo mayores hallazgos paleontológicos. Todo esto va a culminar con las actividades de octubre y el Congreso Paleontológico Chileno”, finalizó Marcelo Leppe.

Fotos Inach / Gerardo López