Necrológicas
  • Clorinda “Tita” Cárdenas vda. de Ojeda
  • Gladys del Carmen Cortez Nola
  • Walter Segundo Emmott Ronfeltd
  • Ana Delia Unquén Levín
  • Eduardo Canales Verdejo
  • Gladys Jara Ovando

Proyectan menos duración y espesor de la nieve en zonas bajas de Magallanes

Por La Prensa Austral martes 25 de septiembre del 2018
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
165
Visitas

La nieve habla. Producto del cambio climático global y regional, se ha observado un calentamiento sostenido, principalmente, en las temperaturas invernales sobre Patagonia suroccidental, generando en las últimas décadas no sólo una tendencia a la disminución de la permanencia y profundidad de la cubierta nival en invierno, sino también un mayor contraste pluviométrico entre ambos lados de la cordillera de los Andes Patagónicos (barlovento y sotavento).

Esto es lo que se desprende de las mediciones que, en tal sentido, se están realizando en Magallanes y que forman del estudio de la interacción glaciar-clima, que constituye la primera parte de la tesis de doctorado titulada “Evolución pasada, presente y futura de la cubierta nival en la Patagonia suroccidental y su relación con cambios y variabilidad climática”, que se encuentra desarrollando el ingenerio civil en Geografía, quien es el primer candidato a Doctor de la Universidad de Magallanes.

Estos datos fueron aprobados para su publicación por parte de una revista indexada internacional. La tesis está siendo apoyada por los Doctores Gino Casassa y Ricardo Jaña, los que serán tutor y co-tutor, respectivamente, y tendrá dos años para desarrollarla.

De acuerdo a este trabajo, la nieve está concentrada en los polos y las montañas. Y pese a que hay varias regiones en el planeta con glaciares, la Patagonia es el lugar menos estudiado, dice Aguirre. “Para mí, la zona tiene mucho potencial porque es un laboratorio natural único y hay muchos procesos que se pueden estudiar acá en detalle. Los procesos que están ocurriendo en la criósfera en Patagonia son relevantes a nivel mundial, porque los glaciares del extremo sur son una especie de glaciares especiales, templados, que son adecuados para ciertos estudios”, como los de cambio climático, agrega.

“Para hacer modelación del manto nival en Magallanes, necesitamos datos climatológicos de alta calidad y resolución. Entonces aquí se va a generar un set de datos climáticos de muy buena calidad, y se va a validar también con estaciones nuevas”, relata Aguirre. Al mismo tiempo, se podrá entregar más información que permita comparar el fenómeno con glaciares de otras regiones del país, “que son muy diferentes, entonces, es importante el intercambio de conocimiento y el intercambio de los estudios”, afirma.

“Yo creo que Chile es un laboratorio bastante único en temas de geociencias en general, y hay pocos doctorados asociados a esto. Creo que se puede aprovechar aún más”, dice este Ingeniero, cuya hipótesis apunta a que cada vez será menor la duración y densidad del manto nival, así como cada vez habrá más diferencias de humedad y temperatura a lado y lado de la cordillera.

Primer doctorante

El ingeniero civil en Geografía, Francisco Aguirre, fue uno de los primeros 3 matriculados del Doctorado en Ciencias Antárticas y Subantárticas de la Universidad de Magallanes. Cuando el año pasado estaban empezando las clases, este egresado de la Universidad de Santiago destacó su metodología participativa como uno de los aspectos más interesantes, porque “en vez de venir a escuchar una cátedra, o de recibir un conocimiento, uno lo adquiere y lo discute”, aseguraba. Hoy, después de recibir la aprobación de su propuesta de tesis tras rendir su examen de califi cación, Francisco es el primer alumno de Postgrado de esta institución en lograr la categoría de doctorante, doctorando o candidato a Doctor.

El Doctorado en Ciencias Antárticas y Subantárticas de la Universidad de Magallanes abrió en marzo de 2017, en una de las áreas de mayor desarrollo y proyección científico-tecnológica de la región, para aportar a la formación de capital humano avanzado y al incremento de la investigación institucional. En este contexto, Aguirre siguió la línea ambiental y de modelación que había desarrollado durante 7 años, y comenzó a estudiar uno de los signos más inequívocos de que estamos viviendo un cambio climático global: la evolución de los mantos de nieve sobre la región.

Un proyecto publicable

Durante este año y medio, el doctorante se dedicó, básicamente, a la reconstrucción de la cubierta nival en la península de Brunswick, tarea desarrollada a partir de imágenes satelitales del 2000 al 2016 que se vincularon con factores climáticos y registros inéditos de precipitación sólida de Punta Arenas (estación Jorge Schythe). Esto le permitió “proyectar todo lo que ha pasado, por lo menos, del ‘72 hasta ahora”, cuenta, además de conocer las variables climáticas más importantes que modulan la variabilidad de la cubierta de nieve a las escalas aquí estudiadas.

Aparte de reconstruir la cobertura nival pasada y actual en la península de Brunswick mediante datos satelitales, y de definir la relación entre ambos escenarios y con parámetros climáticos locales y regionales, Aguirre tendrá que representar la evolución del manto nival mediante un modelo numérico, utilizando datos observacionales, satelitales y re-análisis climáticos; simular esta variabilidad utilizando datos de un Modelo Climático Regional, y proyectarla al año 2050 para diferentes escenarios de cambio climático.

Evolución del Doctorado en Magallanes

El especialista en glaciares, Dr. Marius Schaefer, Físico y académico de la Universidad Austral de Chile fue invitado a formar parte de la Comisión evaluadora. Schaefer valoró el trabajo del estudiante como “muy ambicioso”, y le pareció “destacable que haya tenido una publicación aceptada en el momento de presentar el proyecto”, afirmó.

Sergio Radic, director de Postgrado de la Umag, informó que Francisco Aguirre es el primero de los estudiantes de los dos Doctorados que tiene la institución, en rendir y en aprobar el examen de calificación que le da el vamos a su tesis. Los próximos serán los cuatro alumnos del Doctorado en Ciencias mención Química Orgánica en el mes de octubre, y seguirán los dos compañeros de Aguirre en Ciencias Antárticas y Subantárticas.

Este proceso académico está normado e implica también altas exigencias, explica Radic. “Fue un examen en que el estudiante estuvo alrededor de 3, 4 horas contestando diferentes consultas, tanto de pares internos como de pares externos”, subrayó, a propósito de la importancia en la calidad de una formación de postgrado que cumpla todos los requisitos y todas las formalidades que exige la acreditación. También valoró el trabajo desarrollado por el coordinador del Doctorado, Dr. Rodrigo Villa, a cuyo cargo se logró la acreditación por dos años, antes de haber cumplido siquiera el primero de funcionamiento.