Necrológicas
  • Carmen Alvarez Alarcón
  • Valeria Aguilar Díaz

Seno Almirantazgo: la urgencia de preservar sus especies y de contar con un modelo de desarrollo sustentable

Por La Prensa Austral martes 22 de agosto del 2017

Compartir esta noticia
289
Visitas

 

Comportamiento humano y animales no nativos de la región son parte del peligro

El fiordo que se encuentra ubicado en la costa occidental de Tierra del Fuego alberga varias especies que son únicas en Sudamérica y con gran valor patrimonial, pero algunas disciplinas humanas, sumado a la amenaza de otras especies no originarias de la Región de Magallanes, mantienen el futuro de estos animales en una total incertidumbre.

Este lugar está adyacente al parque Karukinka, en donde la organización Wildlife Conservation Society (WCS) es dueña y pretende promover un modelo único de preservación de las especies que ahí habitan. Dentro de la ONG existe una gran preocupación y están buscando nuevas herramientas para cuidar el lugar de las amenazas.

“El seno tiene algunos desafíos de conversación para evitar una presión innecesaria de los recursos naturales. Es decir, hoy en día hay actividades principalmente de pesca y de turismo que han tenido ciertos impactos. Tratamos de trabajar con los actores involucrados para evitar mayores impactos y a la vez preservar el lugar”, relató a Ciencias el coordinador del Programa de Conservación Marina, Rodrigo Guijón.

Albatros de ceja negra, elefantes marinos, focas leopardos, pingüinos rey y toninas overas son parte de la biodiversidad de esta zona y muchos de ellos pasan largos períodos en el Seno Almirantazgo.

El grave problema que tienen a diario es la amenaza de los visones. Una especie que fue introducida y que ha generado grandes problemas para el entorno. Para Rodrigo Guijón, todo el esfuerzo de conservación tiene múltiples actores y roles, los cual forman una cadena en que todos deben estar involucrados.

“Los pescadores y operadores de turismo tienen una responsabilidad de un trabajo sustentable; las organizaciones tienen que proponer y difundir buenas prácticas para la conservación y en el caso de las autoridades, tienen un rol clave, por un lado en fiscalizar y por otro lado en promover ciertas actividades que cumplan con las normativas vigentes”, aclaró.

Diversas organizaciones a nivel latinoamericano han unido fuerzas para promover la conservación de las especies, y en nuestra región se está avanzando para crear una escuela de Áreas Marinas Protegidas.