Necrológicas
  • Agustina del Carmen Cea Gómez
  • Héctor Julio Perriere Alvarado
Coronavirus

Veinticuatro científicos estadounidenses y siete tripulantes llegaron para abordar el rompehielos Laurence Gould rumbo a la Antártica

Por La Prensa Austral lunes 11 de mayo del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Fueron sometidos a intenso operativo sanitario en el aeropuerto

Los investigadores están a la espera de la autorización de las autoridades de la Capitanía de Puerto para iniciar su viaje. El barco se encuentra atracado en Punta Arenas desde el 21 de marzo

Un intenso operativo se realizó ayer en la mañana en el Aeropuerto Carlos Ibáñez del Campo de Punta Arenas, ante el arribo de un grupo de científicos de nacionalidad estadounidense, que llegaron para embarcar en el rompehielos R/V Laurence M. Gould, que se encuentra atracado en el muelle Prat desde el 21 de marzo.

En total, son 31 personas las que llegaron para abordar este buque, que se encuentra a la espera de zarpar rumbo a la Antártica, para realizar diferentes investigaciones científicas. Tras almorzar en un céntrico restaurante, la delegación estadounidense debió permanecer en el barco a la espera de iniciar el viaje, por exigencia de las autoridades sanitarias.

La delegación está conformada por 24 científicos (más siete tripulantes) que desarrollan investigaciones para la National Science Foundation, que contó con el apoyo logístico de la empresa de transportes Damco, mientras que la agencia naviera a cargo es Ultramar.

La National Science Foundation es la agencia federal que financia y administra el Programa Científico de EE.UU. desde que comenzaron las investigaciones, en 1956. Este programa comprende la investigación de científicos seleccionados de universidades y otras instituciones y operaciones de investigación y el apoyo de un contratista y otras agencias del gobierno de los EE.UU., en el que participan tres mil ciudadanos estadounidenses al año.

Fundada por el Congreso en 1950, la National Science Foundation tiene como objetivo promover el progreso de la ciencia; para avanzar en la salud, la prosperidad y el bienestar nacional; para asegurar la defensa nacional, indica en su sitio web. Sus principales objetivos son ser el impulsor principal de la economía estadounidense, mejorar la seguridad de ese país y avanzar en el conocimiento para mantener el liderazgo global. Cuenta con un presupuesto anual de $ 8.3 mil millones de dólares (año fiscal 2020), y son la fuente de financiamiento para aproximadamente el 24% de toda la investigación básica respaldada por el gobierno federal realizada por los colegios y universidades de Estados Unidos.

La misión de la NSF es mantener a los Estados Unidos a la vanguardia del descubrimiento en áreas que van desde la astronomía hasta geología y zoología. Por lo tanto, además de financiar la investigación en las áreas académicas tradicionales, la agencia también apoya ideas de «alto riesgo y alta rentabilidad», colaboraciones novedosas y numerosos proyectos innovadores a nivel mundial.

En cuanto al barco Laurence M. Gould, fue construido en 1997 por Edison Chousest Offshore, Inc y bautizado así, en honor al científico Laurence McKinley Gould. Tiene 76 metros de longitud y está reforzado con hielo (Ice class ABS A1). Reemplazó al R/V Polar Duke, que fue contratado por la NSF de 1985 a 1997.

El Laurence M. Gould es una plataforma de investigación multidisciplinaria, está diseñada para operaciones polares durante todo el año y puede albergar a 26 científicos de investigación para misiones de hasta 75 días de duración. Su misión principal es apoyar la investigación en la región de la Península Antártica y reabastecer y transportar investigadores y personal entre la estación Palmer y los puertos sudamericanos. Precisamente, desde esta estación ubicada en la isla Anvers zarpó el 24 de febrero rumbo a Punta Arenas, permaneciendo atracada desde que comenzó la emergencia sanitaria.

Respecto de la llegada de los científicos, ésta se produjo durante la mañana y fue la empresa Ultramar la encargada de dar aviso a la Capitanía de Puerto y a las autoridades sanitarias, para activar el respectivo protocolo, producto de la pandemia por Covid-19.

No trascendió qué tipo de investigaciones realizarán en la Antártica, pues por su número, hay de distintas disciplinas, que además, no detienen su trabajo, pese al avance de la pandemia.