Necrológicas
  • Gabriel Gonzalo Toledo Cárdenas
  • Adolfo Díaz Gloss
  • José Arturo Olavarría Velásquez
  • Víctor Serón Nail

1966: se busca otorrino para Magallanes (o la 3ª parte de “Recordando al Dr. Domenech”)

Por Marino Muñoz Aguero domingo 19 de mayo del 2019

Compartir esta noticia
63
Visitas

El domingo pasado a través de algunos pasajes de la vida de nuestra amiga Marta Vargas Vidal, nos referimos al médico Oriol Domènec Llavallol (Barcelona, España, 1923). Anteriormente (3 de junio de 2018) habíamos escrito ya una crónica sobre su figura, que llegó a sus manos por medio de Marta, y el médico, también a través de ella, nos envió un sobre cerrado. 

En el sobre venía una misiva, en la cual Domènec nos agradecía la crónica, y nos adjuntaba una carta que le envió Daniel Ruiz Oyarzo, entonces director de la radio “La Voz del Sur” y otra, dirigida por mi Padre (Marino Muñoz Lagos) a Bartolomé Cárdenas, dueño del Hotel “Punta Arenas” de Río Gallegos, fechadas los días 5 y 1 de diciembre de 1966, respectivamente. La portadora de las cartas fue mi Madre. 

Ruiz le señala a Domènec que la profesora Eulalia Agüero Pletikosic (mi Madre) junto con llevar a “su niñito enfermo” (este articulista) tenía como misión lograr la entrevista que le habían encargado -sin resultados- al señor Juan Carlos Garroz, y junto con reconocer no recordar con exactitud el cuestionario enviado, formula preguntas al médico, de las cuales mi Madre debía traer las respuestas: “1) ¿Qué trámites ha hecho para radicarse en nuestra provincia?, ¿con que organismo y con qué funcionarios ha tomado contacto? 2) ¿Es efectivo que el Dr. Agustín Etchebarne le hizo una proposición por carta, a la que, según él, ud. no respondió? 3) ¿Dará satisfacción a las 12 mil personas, que mediante sus firmas reclaman su presencia en Magallanes?”. Ruiz finaliza señalando: “gustosos cumpliremos cualquier petición suya”.

Mi Padre en la carta dirigida a Cárdenas le indica que mi Madre lleva los encargos de la emisora (la carta de Ruiz y algo más): “Cuéntele al doctor que desde “La Voz del Sur” le enviamos una cinta magnetofónica con algunas sugerencias que le interesarán vivamente” y al finalizar la carta agrega: “Cuénteme cuando se va el Doctor”.

Por su parte, Domènec en su misiva de 2018 nos señala: “En ese entonces su Padre (o sea, mi Padre), hacía gestiones en “La Voz del Sur” para mi radiación en Punta Arenas con el beneplácito del Ministerio de Sanidad Dr Agustín Etxevarne (textual). Este era nuestro secreto propósito de ir a Magallanes, pero antes quería ponerme al día en la especialidad i regresé un año a Alemania donde había estudiado”, esto último cuadra con la petición de mi Padre a Cárdenas: “Cuénteme cuando se va el Doctor”. 

Consultamos al historiador Mateo Martinic y nos dijo que se acuerda de la intención de traer al médico y que él, en su calidad de intendente de la época efectuó algunas gestiones, pero su impresión es que Domènec no pudo con el entramado burocrático propio de estos casos.

El médico aún vive a sus 96 años en España.  Estuvo en la Antártica, Tierra del Fuego, el Mato Grosso y Bosnia. Fue estanciero en Santa Cruz, dueño de un periódico en Ushuaia y pilotea aviones. Fue el primer hombre en escalar el Monte Plymouth, Isla Greenwich, Antártica y el segundo español en llegar a ese continente (http://www.horizonteantartida.es/30-anos-de-historia/el-segundo-espanol-en-la-antartida-catalan-e-independentista/ ).

“La suya es una vida de novela, doctor”, le dijeron en una entrevista; “a todos nos pasan cosas”, respondió Doménec con su sencillez habitual.

“A todos nos pasan cosas”, pero no se puede comparar que estés en la Antártica arriba de un bloque de hielo a punto de desprenderse, con que se te queden las llaves dentro del auto.

Oriol Domènec Llavallol; un nombre que merece más de un párrafo en la historia de la medicina regional.

Nota: la ilustración de esta crónica corresponde a la casa-consulta del Doctor Domènec en Río Gallegos; Piedrabuena Nº32 (en la década de 1960 la vivienda tenía una sola puerta).