Necrológicas
  • Luis Notolio Ortega Barría
  • Ximena Paz Alvarez Ruiz
  • Teodoro José Arroyo Gómez
  • Rosa Mireya Alarcón Muñoz

Accidentes en el viaje a la Casa Blanca

Por Abraham Santibáñez sábado 13 de febrero del 2016

Compartir esta noticia
65
Visitas

No hay país en el mundo cuyo sistema para elegir su Presidente se parezca al de Estados Unidos.

Los norteamericanos han construido una serie de rituales que se renuevan cada cuatro años y que combinan el análisis político de fondo con un ambiente propio del espectáculo circense. Una de sus características más notables es que el paso del tiempo y la renovación tecnológica no las ha afectado en su esencia. Al principio los candidatos debían hacer extensos recorridos en coche de caballos para estar cerca del mayor número de sus eventuales electores. Con el tren se ganó en tiempo y comodidad, lo mismo que el avión. Pero nada ha sido tan importante como la televisión en las campañas.

Ya sabe lo que pasó en 1960 cuando Richard Nixon fue derrotado por un “telegénico” John Kennedy que le sacó el máximo provecho posible a los debates en TV. Desde entonces, el pivote de cada campaña son los debates televisados donde, cada vez más, se impone un modelo en que aparentemente importa más la forma que el contenido y en el cual las “redes sociales” atizan el fuego.

Un primer importante resultado ocurrió cuando los electores de New Hampshire votaron en primarias. Hubo sorpresas pero nadie se atreve a sacar conclusiones.

Donald Trump, un multimillonario que ha ido ganando fuerza con sus dichos extravagantes y su menosprecio por los inmigrantes, especialmente los mexicanos, triunfó entre los republicanos, con el 35, 3 por ciento. Según The New York Times, su fortaleza fueron “los votantes que están preocupados por los inmigrantes ilegales, los todavía incipientes problemas económicos y el temor a un ataque terrorista en Estados Unidos”.

En la vereda opuesta se esperaba que los electores le dieran su respaldo a Hillary Clinton. Así había ocurrido en 2008 cuando ganó con casi un 40 por ciento, superando a Barack Obama quien fue finalmente el triunfador en los comicios nacionales. Esta vez los votantes de New Hampshire optaron por el senador Bernie Sanders quien ganó con 60,4 por ciento. Seis años mayor que la señora Clinton (él nació en 1941; ella en 1947), la firme postura antibelicista de Sanders, le ha ganado el voto de los jóvenes. Se recuerda que Hillary Clinton, como secretaria de Estado, no tuvo éxito en frenar las incursiones armadas de Estados Unidos. La opinión de una votante del condado de Clark, en New Hampshire, recogida por el The New York Times explica lo ocurrido. La profesora Elizabeth Meinhold, de 59 años, acusó a Hillary Clinton de estar “del lado del Establishment” (lo que en Chile se conoce como los poderes fácticos):

“Necesitamos un cambio real en nuestro país. Demasiado dinero está en las manos de unos pocos. Los últimos 40 años han sido de des-rregulación, rebaja de impuestos, “reaganismo”… un desastre en mi opinión”.

Pero, claro, todavía puede haber otras sorpresas.