Necrológicas
  • Pedro Efraín Díaz Frías
  • Mirta Simeone Miranda
  • Santos Doimo Vargas Vargas
  • Maudelina Ancar Paillacar
  • Nelson Fuentes Jara
  • Oriana Yutronic Puelma
  • Danissa Oyarzo Avilia

Año Nuevo de compromisos

Por Alfredo Soto martes 15 de enero del 2019
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
35
Visitas

Mi primer compromiso es saludarlos y desearles a todos los habitantes de mi región que este año sea el de los mejores en ámbitos de salud, de convivencias, armonías amistosas, equilibrios laborales, justos y con equidad. Nuestra región se merece tener una población sana de prejuicios y libre de nuevas pobrezas que invaden a las grandes ciudades sobre todo en la protección de los entornos, naturales y urbanos.

Este año que recién comienza debiera tener un nombre y así los venideros que nos convoquen a trabajar como comunidad, como seres humanos que somos y nos sentimos orgullosos de nuestra tierra, pero que debemos estar conscientes del valor que tiene en lo que respecta a su preservación y que perdure así para las generaciones futuras. Hoy día y gracias a las inmediatas y veloces informaciones a través de los medios, podemos enterarnos de todo lo que ocurre en el mundo en instantes, de cuanto calor existe en algunas zonas del planeta como así también de cuanto frío aborda algunas regiones que de manera paralela se encuentran en estaciones diferentes a la nuestra. Pero no pasamos más allá de ser meros espectadores de lo que ocurre en el orbe, eso ya pareciera una bendición y nuestros estados de confort al menos no han sido trastocados en cuanto al frío o al calor extremos… Pero, señores, en el mundo están ocurriendo episodios y acontecimientos que, como decía anteriormente, pareciera que esta vez no nos toca, pero sus repercusiones sí podrían ser muy decidoras.

Lo voy a expresar de esta manera: Hace 65 millones de años un gran asteroide cae en la Península del Yucatán provocando grandes repercusiones mundiales que causaron la extinción, según se calcula, del 70% de todas las especies existentes en el final del período cretácico, incluidos nuestros simpáticos dinosaurios. Los biólogos refieren a esta gran tragedia como la quinta extinción en masa, dando a entender que hubo otras catástrofes de la misma magnitud en el pasado remoto del Planeta. Hoy la sexta extinción en masa está aconteciendo de manera acelerada y bajo nuestras propias narices. Cada día se estima que alrededor de 150 especies se están tornando extintas. Estamos hablando de especies enteras que albergan decenas de millones de plantas, insectos y animales distintos.

Sorprendentemente la mayoría de las personas desconoce como humanidad lo que estamos viviendo. Sin rodeos, estamos entrando en puntos sin retornos en cuanto a preservar algunas de estas especies.

En lo que va directamente a este artículo es invitar a los compromisos, a enterarse de manera más minuciosa de lo que está ocurriendo a especies que nos acompañan y en cierta medida sustentan un equilibrio biológico, incluyendo a nuestra especie. En primer lugar, aparentemente nuestras deliberaciones están apuntando al medio ambiente, pero no podemos hablar sólo del medio ambiente, sino también mencionar nuestros estilos de vida, de nuestra constante manifestación al consumismo, de la economía, la política, los puntos ciegos de las culturas, la ética, los valores universales y la perspectiva global y no sólo concentrarnos en nuestra región, también tener el poder de comprensión que lo que ocurre en el otro extremo del mundo igual en algún momento nos afectará. Nuestra principal preocupación es asumir y convencernos de que existe una crisis real que nos está afectando a todos y que cada minuto que la negamos, como pudiese ocurrir con este artículo, que seamos desconsiderados en no informarnos y permitir acrecentar el conocimiento, de ser así tendremos menos opciones y será más difícil efectuar los cambios necesarios para que volvamos a estar en equilibrio como los factores que sustentan a nuestras vidas.

Convirtamos este año el de los compromisos, hagamos diariamente pequeños esfuerzos que, a la larga, permitirán sumar comportamientos que se irán fijando en la mirada de un niño en formación, de un joven tanteando su futuro, utilice los medios para informarse y comprender del daño que se viene a nuestras ballenas, del impacto que provocaría una modificación vial al Humedal de Tres Puentes, entérese de lo importante que es un humedal para la salud del planeta por más pequeño que sea, reconozca que debe evitar pasear sus mascotas por lugares de nidificación de especies que año a año nos visitan y que en algún momento serán decidoras en cuanto a las modificaciones que pueda tener nuestra región con los probables aumentos de temperaturas, períodos de sequías, inviernos largos y con precipitaciones abundantes. Hagamos de este año el año de los compromisos con nuestra tierra, con nuestra región, siendo los primeros en valorarla y cuidarla.