Necrológicas
  • Leopoldo "Polo" Romero González

Antártica – Atacama

Por Alfredo Soto martes 30 de junio del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

No han sido muchas las veces que he estado en las inmediaciones o en el interior del desierto de Atacama, territorio que comprende la zona extrema norte de nuestro país rico en culturas ancestrales, fauna endémica, los mejores cielos nocturnos para la exploración estelar con los más sofisticados  instrumentos de indagación e investigaciones vinculadas a la astronomía. De este par de veces, lo más simbólico y trascendente para mí, fue la entrega del Sello Antártico Educacional a la primera escuela fuera de la Región de Magallanes y Antártica Chilena, ubicada en la comunidad de Tierra Amarilla, la Escuela Víctor Sánchez Cabañas, que por esos días y con mucho orgullo de su comunidad educativa, y olvidando momentos tan tristes de fuertes aluviones en 2015 y 2017, y de ver su escuela cubierta de barro y agua, cumplían con los requisitos que otorgó la “Ruta del Iceberg”, modelo educativo que invita a una escuela o liceo a trabajar en el conocimiento y desarrollo de una cultura antártica. Ellos trabajaron durante 2017 y 2018 y así consiguieron que la Universidad de Magallanes a través de su Centro de Investigación Gaia Antártica (Ciga-Umag) les otorgue tal distinción.

Hoy día se nos presenta una nueva oportunidad convocada por el Par Explora Magallanes y el Par Explora Atacama, en reunirnos y conversar de la consideración por un lado de los desiertos absolutos como lo son la Antártica y Atacama, que demuestran fehacientemente como los ambientes naturales tan diferentes unos con otros, pueden tener estrechos vínculos en su formación y sustentabilidad, de esta misma manera contribuye a que el público escolar comprenda que los ambientes naturales sea cual fuere, tienen esa particularidad de no ser importantes por sí solos, sino que tienen diferentes cualidades y formas que la caracterizan por tener conexiones con otros ambientes y entre ellos muy lejanos que abordan cientos de kilómetros y que aún así le permiten trascender a través del tiempo entregando tanto sus virtudes territoriales como así también ciertas complejidades que no permiten sustentar comunidades humanas en su interior. Esta Teleconexión abordará a público tanto de nuestra zona austral como la zona desértica del norte de nuestro país.

Lo resaltante del punto de vista de la educación y sobre todo a lo que tiene que ver con los ambientes de nuestro territorio nacional, en este tipo de transferencia del conocimiento, es así como se pueden entender mucho mejor las situaciones actuales desde el punto de vista ambiental, lo que ocurrió en el pasado, en el presente y lo que pudiese ocurrir en el futuro. Estamos viviendo hoy día un Cambio Climático, con características propias en el aumento de las temperaturas globales, alejándonos un poco del saber, que muchas de las situaciones que llevaron a tener un desierto de Atacama y una Antártica son más próximas a entenderlo a que fue producto de las bajas temperaturas que fue ganando la Antártica en sus orígenes y contribuyendo a una escala mayor desde la atmósfera y también desde las corrientes marinas y que tengamos en nuestra larga faja de tierra uno de los desiertos m´ss áridos no Polar del mundo.

La máxima medioambiental es “TODO TIENE QUE VER CON TODO”, comprendiendo estos conceptos nuestros estudiantes y público en general van saliendo de una distorsión cognitiva, en que cada ser humano no sienta en su fuero interno el compromiso que debe tener, aunque haciendo pequeñas cosas, contribuirían enormemente a controlar muchos aspectos nocivos contra la naturaleza, y si aplicamos ante la desobediencia del llamado de nuestro planeta, sólo intenciones y no acciones, lo más probable que dentro de esta misma ignorancia no comprenderemos que lo que nos suceda es por nuestra y exclusiva indisciplina y desobediencia a los pulsos de la tierra. Debemos acostumbrarnos a escuchar mejor los latidos y el llamado que nos hace nuestro Planeta. Hoy día estamos viviendo confinados y si lo analizamos profundamente, el mismo planeta nos ha llevado a esta condición advirtiendo, que de no respetar, no ponernos a disposición de las vibraciones naturales, no hacer prevalecer factores de comodidad en el consumo, impactar fuertemente y de manera negativa en las relaciones humanas y no tener la capacidad de mirar esta conexión con la naturaleza que nos enseña a cómo vivir y cómo morir.