Necrológicas
  • Eliana Almonacid Uribe
  • Francisco Becerra Galindo
  • Juanita Jaksic vda. de Ojeda

Antípodas incógnita

Por Alfredo Soto martes 13 de agosto del 2019

Compartir esta noticia
49
Visitas

Por estos días ya comienzan a celebrarse los 500 años de la gran odisea de Fernando de Magallanes más conocido por nosotros como HERNANDO DE MAGALLANES. Justamente el 10 de agosto de 1519 zarpaba  de la rada de Sevilla, para seguir río abajo hasta SanLúcar de Barrameda donde el río Guadalquivir desemboca en el mar, aquí en este puerto se hacen los últimos preparativos de aprovisionamiento de la flota y el zarpe a mar abierto se inicia el 20 de septiembre del año 1519. Cabe hacerse la pregunta de cómo estos navegantes se embarcaron con tales propósitos, teniendo pocos recursos de orientación pero conocedores de señales naturales tales como las horas luz de la presencia del Sol, la trayectoria del mismo, los vientos predominantes, el comportamiento del mar, etc. Pero de cartografía uno que otros datos que circulaban en dicha época, daban testimonios de muchos errores como así también algunas cartas geográficas armadas de distintos bosquejos que hacían dudar de la efectiva utilidad. Pero sí podemos rescatar y que nos atañe mucho en lo que respecta a nuestra geografía inmediata y la que nos circunda como es el caso de las islas Subantárticas y la Antártica propiamente tal. Para ello hay que remontarse desde que se designó el concepto de Terra Australis con aquellos adelantados griegos como lo fueron Pitágoras en el siglo VI y Sócrates en el siglo IV de nuestra era, argumentando desde ya que el Planeta era una esfera.

Los geógrafos griegos comenzaron a rellenar este nuevo mundo esférico con imaginarias tierras y mares, todos conectados. Sus agudos sentimientos de simetría ejercitando los conceptos de antípodas, le hacían teorizar de la existencia de una gran masa de tierra en el Sur de este nuevo planeta, la Terra Australis Incógnita, en una especie de búsqueda del equilibrio por la gran masa de tierra del hemisferio norte. Posteriormente en la Edad Media, sin embargo, esta visión clásica del mundo siempre fue incomoda y los conceptos ortodoxos de la Tierra siendo plana dominó los relatos e inquietudes hasta el siglo XV. Ya en 1501 los extensos viajes del florentino navegante Américo Vespucio, realizó largas y grandiosas travesías por la costa del territorio del nuevo mundo, lo que le dio la autoridad para insistir que Cristóbal Colón no había descubierto un continente, dado que, efectivamente, fue él, Américo Vespucio, el primero en captar la dimensión del descubrimiento, contrariamente a Colón, que siguió convencido hasta su muerte de haber alcanzado la costa más oriental de Asia, Américo Vespucio, entonces fue el primero en presentir que la América era realmente un continente separado y fue el primero  en  su larga trayectoria que lo llevó incluso hasta los 55 grados latitud Sur, y en algunos casos hasta hubo una carta que registraba que Américo Vespucio navegó y exploró en las cercanías de las islas Subantárticas de las Georgias del Sur, esto le significó el reconocimiento de que nuestro continente lleve el nombre de América. Y así quien y como dijimos antes, en 1519, salía la expedición de Hernando de Magallanes y quien también al navegar por el canal que lleva su nombre, determinó que las Tierras del Fuego, sean reconocidas como la misteriosa Terra Australis Incógnita, lo mismo ocurrió con el holandés Abel Tasman, que llegó en 1642 a tierras de Nueva Zelanda y también determinando que estas costas de la Isla del Pacífico correspondían a la Terra Incógnita, similar situación fue con el descubridor de Australia y así, quien fue el que develó la realidad absoluta de que la Terra Incógnita se encontraba rodeando el Polo Sur y que sus costas en latitudes mucho mayores, fue el navegante Inglés James Cook, también precursor en conjunto con Magallanes en tiempos distintos, forman parte de la línea Histórica que posteriormente permitió descubrir donde  realmente quedaba la Terra Australis Incógnita, hoy día vista como el Continente Antártico.

Nota: ANTIPODAS: Que se ubica en un punto de la superficie terrestre diametralmente opuesto a otro. Ej. Polo Norte v/s Polo Sur.