Necrológicas
  • Silvia Violeta Alvarado Yáñez
  • Silvia Violeta Alvarado Yáñez
  • Elba de Lordes Mansilla Zúñiga
  • Abel Garay Bórquez
  • María Ester Martinich Harambour
  • Pedro Antonio Vargas Ojeda
  • Elba del Carmen Gallardo Barría
  • José Luis Oyarzo Remolcoy
  • Adolfo Soto Carrillo

Ciudadano del futuro

Por Juan Francisco Miranda viernes 14 de febrero del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

En el último Congreso del Futuro, que tuvo su réplica en regiones, expuso la Doctora en Administración y Políticas Públicas, Ximena Lincolao Hartsock, presidenta de Phone2action, la primera plataforma de participación cívica ciudadana en los EE.UU. creada en 2012. Esta aplicación, que actúa como un megáfono que amplifica las voces de cada ciudadano y hace que la opinión de cada persona sea considerada en el proceso legislativo, está impactando de manera significativa. Pese a su corta vida ya cuenta con 32 millones de usuarios únicos, 72 millones de mensajes enviados a legisladores, un 25% de las comunicaciones enviadas al congreso de Estados Unidos, utilizaron la tecnología de Phone2action. Algunos ejemplos de convocatorias exitosas en los cuales se utilizó esta aplicación lo fueron la Marcha de las Mujeres y el Proyecto Climático de Al Gore.

Tres son los conceptos en los cuales se funda esta plataforma: primero, la masificación de la tecnología; segundo, la desconexión entre ciudadanía y representantes; y tercero, el nuevo ciudadano. Conceptos que bien aplicarían en Chile, país que se destaca mundialmente, ya que cuenta con un 76% de las personas usando su teléfono para acceder a la red, un 82% de las personas usa el teléfono para navegar por Internet, 146% de penetración móvil y 24 millones de líneas activas. Por sobre el mundo, cifras que en Estados Unidos son un 64%, 50% y 95%, respectivamente.

Lincolao, en base a estudios que ellos han realizado, explicaba que el poder de las redes sociales es cada vez más importante: un 80% de las oficinas del congreso de Estados Unidos estima que de uno a 30 comentarios en las redes es suficiente para llamar la atención; 70% de asistentes de congresistas entrevistados dice que las redes sociales hacen a los representantes tener mayor “accountability” frente a sus electores.

La ausencia de interacción entre ciudadanos y representantes, donde no hay proceso real de participación, así como la apatía de los ciudadanos que baja el interés en votar, hace que la pérdida de la fe en todos los políticos aumente cada vez más. Ha surgido un nuevo ciudadano que, de acuerdo a Lincolao, es distinto, es informado, domina lo digital, con historias personales, en contra de lo establecido, valiente, impulsivo y conectado más que colectivo.

Empoderado por sus historias personales mezcladas con historias de sus familiares, amigos y de su círculo de amigos en el que confía. Empoderado por las redes sociales, usa mensajería vía WhatsApp que ayuda a las personas a comprometerse a una acción y recomendarla a otros a través de fotos, videos, historias que rápidamente conectan a muchas personas.

No se rinde, en Hong Kong los manifestantes han usado aplicaciones como Bridgefy que incluso no necesitan Internet, para así no estar bajo el radar de vigilancia de las autoridades. Las llamadas de acción en el pasado requerían meses de organización. La marcha de las mujeres que nació en Estados Unidos, pero que tuvo reacción mundial, fue organizada exclusivamente en forma digital. Las manifestaciones de octubre en Catalunya, Líbano, Hong Kong, Santiago de Chile y otras, fueron organizadas digitalmente.

Algunos predicen con esto el fin de la democracia. En el pasado los sindicatos, organizaciones, coaliciones determinaban la participación ciudadana. Hoy no. Las ONG, grupos políticos, empleadores tienen un rol de empoderamiento, no de liderazgo.

Como concluía Lincolao, estamos en un punto de quiebre mundial que ofrece una gran oportunidad pero también desafíos. El ciudadano tiene mucho poder, al final ese es el objetivo de la democracia. La evolución de la sociedad civil y legislativa determinará el futuro de las naciones.