Necrológicas
  • Emilio Bórquez Haro
  • Andrés Gallardo Muñoz
  • Lupe Mary Avilés Ruiz

Conflicto Cormupa-Profesores: apareció el gobierno

Por Juan Francisco Miranda jueves 14 de junio del 2018
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
104
Visitas

Después de más de un mes, el gobierno de Sebastián Piñera aparece por Magallanes para intentar dar una solución al conflicto Cormupa-Profesores, que, como expresara hace dos semanas por este mismo medio, es un problema que el Estado no quiere asumir. Ayer el Subsecretario de Educación vino a Punta Arenas reconociendo que “es prácticamente imposible darle una solución completa e inmediata”.

El problema de fondo no se resuelve sólo con más y mejor gestión comunal. El tiempo va haciendo justicia con quienes criticaban desde fuera el manejo de las diferentes gestiones municipales y que ahora ven que con guitarra en mano es más difícil. El endeudamiento de la Cormupa es sostenidamente creciente (se habla que en el último año se ha incrementado $4.000 millones).

Un factor común entre todos los protagonistas es la falta de confianza. En efecto, gran parte de la comunidad no confía en la educación pública y eso se evidencia en la pérdida de matrícula año a año. Para muchos la pérdida de clases atenta contra el proyecto educativo, al igual que la carencia de material pedagógico, y por cierto la motivación de los profesores que se ha ido mermando con años de aprovechamiento por parte del sistema. Los profesores ante sucesivos acuerdos incumplidos han perdido la confianza con su empleador. ¿Confiaría en quien se mete en su bolsillo sin preguntar?

Lo perverso del actual sistema es que se ha creado un círculo vicioso, pues el presupuesto depende de la matrícula y asistencia. En sencillo, con menos estudiantes hay menos presupuesto, y si se mantienen similares gastos, el déficit va aumentando año a año. Un ejemplo icono se da en el caso del Liceo Sara Braun que tiene menos de 200 estudiantes y teniendo una capacidad de 800, pero que mantiene su planta docente como si estuviese con matrícula completa. Por si fuera poco, las demandas justas de personas que han demostrado la vulneración de sus derechos, ha aumentado el déficit. Todo esto ha creado un escenario de movilización, de pérdidas de clases, y con lo cual se sigue dañando la confianza en la educación pública, y probablemente para el próximo año tendrá impacto en las matrículas.

Sigo sosteniendo, que el sentido de urgencia debe imponerse, y que la ausencia o indiferencia del gobierno no le hacía bien ni a los profesores, estudiantes y comunidad en general. Por ello, valoro que el gobierno se haga presente como una oportunidad y necesidad, la que no debe utilizarse con las clásicas reuniones para apuntar en un cuaderno y darse un plazo a estudiar propuestas en Santiago. No hay tiempo para pensar más pues los diagnósticos están claros desde hace tiempo. Deben tomarse medidas estando en Magallanes, pues si se trata de sólo una visita para recopilar antecedentes, y sólo escuchar a los profesores y apoderados, sería nefasto y una dilatación más del conflicto lo que terminaría escalando el problema, lo que no le conviene a nadie.

Espero que la derecha haya aprendido del conflicto del gas, y este subsecretario de Educación no siga el patrón del Subsecretario Ubilla, que aquella vez en lugar de apagar el incendio terminó por echarle más bencina.

En términos mundialeros, la pelota está en la cancha del gobierno.