Necrológicas
  • Leopoldo "Polo" Romero González

Controlen la única puerta de entrada a la región¡¡¡

Por Emilio Boccazzi Campos lunes 29 de junio del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Estos últimos días han estado marcados no sólo por el aumento de contagiados por Covid-19 en nuestra capital regional, sino también, por el aumento exponencial, en una provincia que había presentado bajísimos guarismos en número de contagiados.

El cordón sanitario que ha aislado a Puerto Natales, con su vecina Punta Arenas, y que ha cerrado las puertas a la movilización de magallánicos desde una a otra, con toda clase de dificultades (lo que se respeta y han tenido que respetar los natalinos y puntarenenses) contrasta con el “permisivismo” y “dejar hacer” que la primera autoridad regional, las fuerzas de Orden y en especial la autoridad sanitaria de la región, encarnada en la seremi de Salud, ha dado a la movilización de cientos de trabajadores de otras zonas del país, que vienen a la región traídos por las “regionalistas” empresas constructoras regionales, o las empresas maquileras asociadas a la pesca.

El haber pasado por una cuarentena, de las más largas aplicadas en el país, entre abril y mayo en la Región de Magallanes, en especial en la ciudad de Punta Arenas, y que luego de un laxo comportamiento cívico al comienzo, logramos bajar la cantidad de contagiados, aplanar la curva como dicen los entendidos, y salir de esta cuarentena, lo que nos pone en el objetivo de intentar reconstruir o simplemente comenzar a funcionar, para que miles de magallánicos recuperen sus actividades, contrasta con este irresponsable control de la autoridad, para con nuestra única puerta de entrada a la región y que se transforma en una amenaza.

En efecto, las precarias condiciones de seguridad, sin mantener el mínimo distanciamiento social en aviones comerciales que llegan a la región (y que imagino han volado a otros puntos del territorio nacional), contrasta con los rigurosos controles que usted, yo y, todos nosotros debemos cumplir para ingresar a un Banco, supermercado o empresas distribuidoras de agua, electricidad o gas natural, con la consiguiente hora o más de espera en la calle.

Por otro lado, los nulos controles y ausencia de protocolos obligatorios para quienes llegan a nuestra región, ha hecho que nuevamente, la amenaza de una cuarentena total, se presente sobre la región.

Una nueva cuarentena en la región sería un golpe definitivo para varias pequeñas empresas y emprendedores, para cientos y miles de trabajadores principalmente de la gastronomía y el comercio. Lo que la autoridad sanitaria debe hacer, es hacer (valga la redundancia) estricto control de los cientos de trabajadores que las diversas empresas constructoras, pesqueras y otras, traen a la región. También dichas empresas, que persisten en traer tan connotados recursos humanos de alta calificación, deben ser requeridos por la autoridad de Salud, para que sus trabajadores hagan “efectiva cuarentena” o de lo contrario, se les aplique los test de control rápido, que acrediten que no son un peligro para ellos mismos y sus entornos.

Hace 3 ó 4 semanas recuerdo que entre las decenas de reuniones a través de las emergentes plataformas de comunicación por videoconferencia, la seremi del Trabajo nos decía a los consejeros regionales que a quienes venían en los atiborrados aviones (imagino ha visto las fotos del interior de los aviones), se les tomaba la temperatura a la subida y a la bajada del avión. No sé, estimado lector, si a usted le han tomado la temperatura en los diversos supermercados o lugares y servicios públicos de la ciudad, con esos termómetros digitales, de procedencia dudosa, donde usted marca la mayor parte de las veces 33, 34 ó 35 grados. Un chiste ¡¡¡¡ para decir, que estamos tomando medidas de control. Alguien ha homologado y certificado esos termómetros. Una chacota¡¡¡.

Bueno lo cierto es que mientras la autoridad regional, en especial la autoridad sanitaria, no “controle” efectivamente el flujo que llega a la región y se ponga firme, la chacota y el “como Pedro por su casa” seguirá operando, pareciendo que es más importante mirar para el lado, pues desde Santiago le instruyeron eso, pero en cada intervención diaria a eso de las 13 horas, se hace gárgaras del distanciamiento social.