Necrológicas

Crisis en la Casa Blanca

Por Abraham Santibáñez sábado 15 de septiembre del 2018
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
51
Visitas

Donald Trump es el mayor promotor de venta de libros de la historia. Lo malo es que no se trata de obras que lo favorezcan. Por el contrario, se trata de textos críticos que exponen -con lujo de detalles- información acerca de sus debilidades personales, políticas y morales. La semana pasada, la presentación de “Fear” (Miedo), de Bob Woodward fue como una avalancha: 750 mil ejemplares se vendieron el primer día. Los cálculos indican que se han impreso por lo menos un millón 150 mil copias en papel. Este año, sin embargo, el primer lugar en ventas lo sigue teniendo “Fire and Fury” (El Fuego y la Furia) de Michael Wolff.

Por si fuera poco, ya se anunció que el 2 de octubre se presentará otro libro-bomba: “Full Disclosure” (Revelación total). Su autora es la estrella de cine porno Stormy Daniels, quien asegura haber tenido una relación íntima con Trump. La prueba más concreta (y compleja) de este affaire es la confesión de un ex abogado de Trump, quien reconoció haberle pagado (sin éxito) a Daniels por su silencio. Ella es categórica: “La gente puede pensar lo que quiera de íi, pero al menos contaré la verdad”.

En el mundo editorial, la Biblia -de la cual se dice que se han vendido cuatro mil millones de ejemplares- es el mayor éxito de ventas de todos los tiempos. Una de sus ventajas es que fue el primer libro en participar en esta competencia cuando Gutenberg imprimió las copias iniciales en su taller en Maguncia. Obviamente el tema de fondo explica su éxito. Como también el de El Corán.

Trump no está en ninguna de estas categorías.  En su caso, lo que vende, es su propio cargo. Y, por supuesto, la forma como manipula sin escrúpulos la verdad, convirtiendo la posverdad en estilo de gobierno.

El libro de Woodward, según el New York Times, “es un testimonio acerca del enorme interés y preocupación que suscita la presidencia de Trump. Woodward describe una Casa Blanca disfuncional en la cual algunos de sus propios colaboradores creen que representa un peligro para la seguridad nacional”. Es, exactamente, el trasfondo del controversial artículo publicado sin firma unos días antes en el mismo diario.

El anónimo comentarista dice que “desde la Casa Blanca hasta los departamentos y las agencias del poder ejecutivo, los funcionarios de alto rango admitirán en privado su desconfianza ante los comentarios y las acciones del comandante en jefe. La mayoría está trabajando para separar sus impulsos de sus caprichos… (Trump) se involucra en diatribas repetitivas y su impulsividad deriva en decisiones a medias, mal informadas y en ocasiones imprudentes…. ´no hay manera de saber si cambiará de opinión de un minuto a otro´, se quejó ante mí un alto funcionario, exasperado por una reunión en el Despacho Oval en la que el presidente realizó cambios en una importante decisión política que había tomado sólo una semana antes”.

Ninguna de estas es realmente una revelación nueva. Su impacto se debe a que su autor trabaja dentro de la propia Casa Blanca y tiene un alto cargo. Hay quienes han opinado en nuestro país que es una exageración plantear que la democracia está en peligro en Estados Unidos. Pero, gracias a estos libros, cuanto más se sabe de lo que ocurre dentro de la Casa Blanca, más razones hay para temer lo peor.