Necrológicas
  • Raúl Bustamante Alvarez
  • Emilia Barrientos Sierpe

Cuando las energías se acaben, ¿hacia dónde giramos?

Por Gabriel Boric domingo 27 de enero del 2019

Compartir esta noticia
250
Visitas

El mundo está cambiando vertiginosamente. Día a día nuestras necesidades se van modificando y nos vamos adaptando a nuevas formas de vivir, relacionarnos y satisfacer esas necesidades con el afán de tener una vida más confortable.

Nuestro modelo de desarrollo se ha basado en la explotación de recursos finitos que de manera preocupante sólo ha tenido un enfoque en el crecimiento económico, descuidando la sostenibilidad y poniendo en riesgo la misma permanencia de estas actividades económicas en el futuro.

La Región de Magallanes necesita avanzar hacia la incorporación de fuentes de energías renovables no convencionales, en particular la energía eólica, para que ésta sea la parte más importante de nuestra matriz avanzando hacia una mayor participación de la energía eólica en la matriz magallánica. Debemos potenciar el enorme potencial eólico que tenemos, para así poder prescindir paulatinamente de fuentes fósiles – como el gas – para generar energía eléctrica, que hoy determina cualquier discusión en torno a la matriz energética y por lo tanto hemos insistido en la urgencia de diversificarla.

Como diputación nos hacemos parte de este tema de manera propositiva anticipándonos a los conflictos, no solamente reaccionando y ese fue el objetivo de la presentación del libro “Propuesta Ciudadana de Energía para Magallanes”, que hemos trabajado desde el 2014 y que en mayo pasado presentamos su actualización, luego de un trabajo conjunto con la sociedad civil. La propuesta contempla cuatro ejes de trabajo: Diversificación de la matriz energética, subsidio del gas, eficiencia energética y  aspectos regulatorios y de fomento a las Energías Renovables no Convencionales.

En la actualidad el Estado subsidia el gas, una fuente energética no renovable, cara y contaminante; favorece en mayor medida a quiénes más consumen y no a los sectores de menores ingresos y, al mismo tiempo, desincentiva la eficiencia energética para consumidores residenciales, los servicios públicos, las empresas públicas y privadas. Por eso, la propuesta de rediseño al subsidio del gas que plantea esta propuesta, considera una recompensa al ahorro de energía, un fondo de fomento a eficiencia energética para premiar la disminución del consumo.

En Magallanes tenemos a Mina Invierno y Enap que generan energía a través de fuentes fósiles, convencionales y contaminantes. Sin embargo, son empresas muy importantes por el factor económico para la Región y el nivel de empleo que mantienen. ¿Podríamos prescindir hoy de Mina Invierno y Enap?

Sin duda que terminar con estos proyectos sería una irresponsabilidad por las consecuencias económicas y sociales que implicarían. Sin embargo, es fundamental tener presente que es imprescindible dar un giro hacia la sostenibilidad y es imperativo prepararnos para ese momento, más aún en las situaciones en las que se encuentran ambas. Enap, con una inestable situación económica, sin un plan de desarrollo claro y amenazando con despidos masivos a trabajadores y profesionales y por otra parte Mina Invierno que ha condicionado la continuación de las operaciones a las tronaduras, que a todas luces es un conflicto medioambiental que no se sostiene, con la consecuente incertidumbre y estrés que genera en trabajadores y trabajadoras el no saber si su fuente de trabajo continúa y por cuánto tiempo.

Es por esto que nos hemos reunido con sindicatos de Mina Invierno para acompañar un proceso de reconversión laboral, donde trabajadores y trabajadoras, después de años de permanencia en la empresa, puedan aprender nuevos oficios que les permitan seguir aportando a la región y tener una nueva fuente de ingresos. Y también nos hemos reunido con los sindicatos de trabajadores y profesionales de Enap y con su gerencia nacional y regional, citándolos a la Comisión de Zonas Extremas de la Cámara de Diputados, para manifestar nuestra preocupación por el plan de desarrollo de la empresa y manifestar categóricamente nuestro rechazo a despidos unilaterales dirigidos desde Santiago.

Es necesario e inminente dar un giro hacia la sostenibilidad de nuestro modelo de desarrollo si es que nos interesa nuestro futuro económico, social y medioambiental y el de nuevas generaciones.