Necrológicas
  • Moisés González Diz
  • José Miguel Bahamonde Bahamonde

Del télex al e-mail…

Eran las diez y media de la noche de un 29 de octubre de 1969, cuando el profesor Leonard Kleinrock y su estudiante Charley Kline lograron transmitir la palabra “login” desde un computador en la Universidad de California hasta el de sus colegas de Stanford. De esta manera enviaron el primer mensaje electrónico que conectó computadores a distancia. Dos años más tarde, otro investigador dio forma al e-mail como lo conocemos hoy.
[…]

Por Jorge Abasolo lunes 13 de julio del 2015

Compartir esta noticia
70
Visitas

Eran las diez y media de la noche de un 29 de octubre de 1969, cuando el profesor Leonard Kleinrock y su estudiante Charley Kline lograron transmitir la palabra “login” desde un computador en la Universidad de California hasta el de sus colegas de Stanford. De esta manera enviaron el primer mensaje electrónico que conectó computadores a distancia. Dos años más tarde, otro investigador dio forma al e-mail como lo conocemos hoy.

¡Cómo ha mejorado la comunicación entre las personas a través de este dispositivo que ha desplazado a las cartas! La práctica del “emailing” se ha constituido en una nueva dimensión de la experiencia social que revitaliza la escritura y, con ello, la mente tipográfica.

Piropos, saludos de Navidad, declaraciones de amor y de Iva, cobranzas a amigos y mensajes intrascendentes pero emotivos forman una larga catarata de mensajes a través del famoso e-mail. Sin duda, nos ha cambiado la vida. Yo reconozco que cuando pasan tres días sin enviar un e-mail, me empiezo a sentir extraño, como payaso en un velorio. Nos ha robado tiempo, cierto…pero nos mantiene mejor comunicados. Y a diferencia de la carta o el telegrama, tiene el plus de la instantaneidad.

Por razones de fuerza mayor (no había pagado el teléfono) estuve varios días sin mi computador operativo. Cuando reingresé a él me encontré con varios e-mails. He aquí algunos de ellos:

 Querido Jorge:

Muy bueno el libro que me prestaste. Me habían hablado de este autor, Fernando Savater, pero no pensé que era tan bueno.

Has sido muy generoso al facilitármelo. Yo también tendré un gesto generoso…y prometo devolvértelo.

 ¡Hola Jorge!

¿Qué te pasó el sábado que no viniste?

El partido de fútbol estuvo entretenido. Lo pasamos bien, pero en cuanto a resultados…perdimos 7 x 0. Bueno, jugamos ante el “Atlético Pipeño” que es el puntero del campeonato. Pero al final terminamos todos contentos. Los del Atlético, porque nunca habían ganado por tanto. Y nosotros, porque nunca habíamos perdido por tan poco.

 Querido Jorge:

Estoy reo en la cárcel de Punta Arenas y me gustaría que hicieras un reportaje a esta casa correccional que es muy moderna y donde el trato es deferente. Vente un miércoles por acá. Así aprovechamos de conversar “detenidamente”.

 Estimado señor Abasolo:

Leyendo el “Neewsweeck” me he enterado que la economía de los Estados Unidos no puede funcionar sin pedir prestado US$1.900 (mil novecientos millones de dólares) cada día del año, los que provienen principalmente de las economías de Asia y, principalmente China.

Tomando en cuenta este hecho, no entiendo cómo el Banco del Estado de Coihaique no pueda funcionar sin los 700 mil pesos que les debo hace como un año.

¡Exijo una explicación!

 Estimado señor Abasolo:

Viví veinte años en Angol y llevo veinte más viviendo en Santiago. O sea, soy miti-miti. Como ingeniero comercial trabajo en el Metro y me siento orgulloso de este símbolo de modernidad. Pero, hay cosas que no comparto. Por ejemplo, la inversión del Metro, que ha ido en beneficio de un 10% de los santiaguinos, bien pudo haber generado cien mil puestos de trabajo distribuidos en el país a cambio de los dos mil 500 generados para mantención y administración de los 150 trenes del metro capitalino.

 Hola Jorge:

Me gusta tu columna. La leo siempre y me permito hacerte llegar algunas colaboraciones que te pueden servir:

-Era un tipo tan bruto que le robó la billetera a un tipo en un avión y salió corriendo.

 -¿Cuál es la diferencia entre duro y oscuro?

-No tengo idea.

-Oscuro está toda la noche.

-Aquel político donó la totalidad de sus órganos a la ciencia.

Le aceptaron todo, menos el cerebro.

 -La enfermedad es la salud de los microbios.

 Entra un tipo a la farmacia y dice:

-Quiero un desodorante.

-¿De bolita?

-No. De axila.

 -¿Qué hacía Dios un segundo antes del Big Bang?

-Le decía a la prensa que todo estaba bajo control.