Necrológicas
  • Oscar Ernesto Mancilla Urrea
  • Luisa del Carmen Roldán Ibáñez
  • Humberto Peñafiel Munizaga
  • Inés Mancilla Ruiz
  • Luisa Mercedes Cárdenas Cárdenas
  • Prudencia Gallegos Rubio

Detención con sospecha

Por Carlos Contreras martes 9 de febrero del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
57
Visitas

A propósito del proyecto ley que está en discusión en el Congreso y que anticipadamente cuenta con el apoyo transversal de los parlamentarios referido a la restitución, reposición mejorada de la facultad de las policías del artículo 85 del Código Procesal Penal y autorizando a las policías para solicitar la identificación de cualquier persona en cualquier momento y lugar, con algunas consideraciones menores de restricción, vengo con mi entrega quincenal.

El Defensor Penal Nacional Andrés Mahnke Malschafsky ha señalado que la modificación en discusión permitiría a las policías realizar registro de vestimentas, equipaje y vehículos de las personas a las que requiere identidad, pudiendo incluso trasladarlas y retenerlas en recintos policiales hasta por ocho horas. La modificación legal permite, posibilita esta situación.

Al respecto, primero debo indicar que efectivamente no es posible distinguir de qué manera esta medida contribuye a combatir la delincuencia, pues, en términos prácticos el control de identidad tiene que ver más con la investigación, que con la prevención de delitos y por ello actualmente es facultad de los fiscales accionar respecto de la libertad de las personas con participación de los Tribunales. Por otra parte, si un sujeto va a delinquir la sola presencia de la policía lo puede inhibir de actuar y lo aleja, a diferencia del ciudadano que no tiene esa intención y que nada tiene que temer de la policía; así las cosas se va a controlar la identidad a la gente honesta mientras los que delinquen se alejan. Lo anterior además genera una pérdida de tiempo enorme en las funciones que debe cumplir la policía normalmente. Finalmente, si se detiene ilegalmente a una persona después de un control de identidad, ¿no es natural que el policía justifique como sea la detención para evitar una sanción?.     

Por otra parte, el control de identidad sin sujeción a circunstancias o supuestos legales que la autoricen dejan a criterio absoluto del policía la posibilidad de proceder y ello significa dejar a su arbitrio, a su decisión, sin limitación alguna el ejercicio de una facultad brutal que puede limitar la libertad de una persona. Se abre la puerta, de esta forma, a la arbitrariedad, pues hasta donde sé, la policía está compuesta por personas o individuos que son consecuencia de sus convicciones y su formación, y será ella la que determine su actuar y no los más puros ideales o principios de justicia o las técnicas de investigación.

Por último, lamento que se enfoque tan mal el problema de la delincuencia, si se quiere prevenir se debe potenciar la claridad y luz en los espacios públicos, la ocupación de nuestros jóvenes, la dignidad en los trabajos, ese es el verdadero camino, aunque sea más largo y no la restricción a las libertades de las personas más populares… pues al final del día no creo que un ejecutivo que se haya coludido, que haya evadido impuestos afectando el desarrollo del país, o cualquier sujeto que tenga recursos y esté dentro del quinto más rico o pudiente de la población chilena sea sujeto de control de detención. Lamento que muchos con los cuales actuamos en favor de la libertad y de la democracia, hoy concurran con su voto a borrar el último vestigio que indicaba la preminencia de nuestros valores frente a la oscuridad y la arbitrariedad.