Necrológicas
  • Gabriel Gonzalo Toledo Cárdenas
  • Adolfo Díaz Gloss
  • José Arturo Olavarría Velásquez
  • Víctor Serón Nail

«El ABC de los niñ@s «, niños y niñas de jardines infantiles de la Junji

Por Marino Muñoz Aguero domingo 14 de abril del 2019

Compartir esta noticia
6
Visitas

Con fecha 22 de abril de 1970, durante el gobierno de Eduardo Frei Montalva, se promulgó la ley 17.301 que creó la Junta Nacional de Jardines Infantiles (JUNJI), respuesta institucional de la sociedad chilena para garantizar los derechos del niño y la niña y que dejó a cargo del Estado la Educación Parvularia. El análisis de los indicadores de pobreza, desnutrición y falta de escolaridad, entre otras variables, hicieron necesaria esta intervención sobre el segmento quizá más vulnerable de la población. Por supuesto que la Educación Parvularia en Chile (o la preocupación por ella) viene de mucho antes del surgimiento de la JUNJI.
A casi cincuenta años de la fundación de la entidad, Adriana Gaete Somarriva, su actual Vicepresidenta Ejecutiva, señala en la presentación del «El ABC de los niñ@s «: “Este libro, que es un gran aporte de Ediciones de la Junji, logra relevar lo importante que es escuchar, observar y validar las opiniones de niñas y niños. El lenguaje, la lectura y la pintura no sólo les abren infinitas oportunidades de creación, sino que además nos permite a los adultos conocer de cerca su mundo interior y la representación que hacen de su propia realidad”.
Según la información contenida en la Introducción y Nota explicativa del texto, la iniciativa convocó a los (as) integrantes de todos los jardines infantiles de la Junji, de Putre a Puerto Williams, entendiendo por integrantes a Directoras Educadoras pedagógicas, Técnicas en educación y (principalmente) a los niños y niñas; los 230.000 párvulos que asisten a los jardines de la Junji a lo largo y ancho de nuestro país.
El ejercicio consistió en ofrecerle a los niños (as) que definieran y dibujaran 101 palabras, previamente elegidas por el Departamento Técnico Pedagógico y el área editorial de la JUNJI. Se recibieron más de 4.500 dibujos y definiciones que dan cuenta de todo el potencial creativo infantil. Ejercicio interesante, no obstante, su valor intrínseco está en el compromiso institucional y en el plano editorial, pues no podemos dejar de lado a las y los maestros, que a lo largo de nuestra historia republicana, como los inolvidables Normalistas, con la precariedad de recursos pisándoles los talones, en ocasiones “gambeteando la pobreza” como reza el tango, hacían verdaderos apostolados de creatividad para educar a los niños y niñas de nuestra -a veces golpeada- Patria (Nota: hubo Escuelas Normales, como la de Angol que tenían el curso para Educadoras (es) de Párvulos).
El resultado del ejercicio fue este diccionario no convencional hecho por los niños y niñas de Chile, que ocuparon en las definiciones sus propias palabras, trazos y colores, según sus historias de vida, emociones y el medio que los rodea. Fue una experiencia de aprendizaje como gozo que, sin duda, incentivará en ellos (as) la lectura, el gusto por la estética y fomentará su creatividad, relevando los derechos de los niños (as) a la educación, a su formación integral y a expresarse libremente en función de su diversidad, con ellos (as) como protagonistas de su devenir.
En estas definiciones no hay más límite que la imaginación, ya aprenderán los niños y niñas las definiciones formales, pero: ¿valdrá la pena esto último?, ¿cuánto mejor sería el mundo si para muchas (o algunas) palabras, ocupáramos las definiciones que nos regala el universo infantil?.
Por último, aunque no nos hayan preguntado y nos dejaron fuera del libro (quizá nos consideren para una segunda edición), “los niños del ’60”, también queremos participar (tenemos material de sobra). Recuerdo una vez cuando “la maestra de kindergarden” preguntó por el significado de la palabra “pradera”, de inmediato respondí: “la bebida refrescante verdadera”, en alusión al slogan de la inolvidable gaseosa regional. Mi rápida respuesta me valió la expulsión de la sala (por hacerme el gracioso dijo “la maestra”) bueno…”el horno no siempre está para bollos…”, me anduvo fallando la “sintonía fina”.
“El ABC…” es un libro con textos e ilustraciones hechas por los niños y niñas de la Junji. También es una publicación para los adultos, a quienes nos ayudará a adentrarnos o volver en el tiempo al mundo infantil. Es un trabajo de altísimo nivel, por su gran tamaño, calidad del papel e ilustraciones a todo color. La edición general fue responsabilidad de Marcelo Mendoza, en tanto, la edición de los textos estuvo a cargo de Rosario Ferrer. El diseño y diagramación corrió por cuenta de Fernando Hermosilla y Macarena Balcells.
Sugerencia: en un próximo libro se podría dejar la elección de las palabras a los niños (as), no nos extrañemos entonces si un (a) émulo de Cortázar inventa algún “cronopio”.
* «El ABC de los niñ@s», Junta Nacional de Jardines Infantiles –1ª ed.– Santiago, Chile: Ediciones de la JUNJI, 2018, 256 pgs.