Necrológicas
  • Selma del Carmen Gulet Gulet
  • Arturo Arteaga Tapia
  • Arturo Arteaga Tapia
  • Marta Barría Barria

El Chile que le debemos (Parte II)

Por Dr. Ramón Lobos miércoles 9 de octubre del 2019

Compartir esta noticia
32
Visitas

¿Cuáles entonces son los cambios que toda ciudad debe tener para con el Adulto Mayor? Para mejor comprensión lo sistematizaremos en 5 ideas fuerza, en la columna anterior ya hablamos de los Espacios Públicos, a continuación me referiré a los otros.

TRANSPORTE E INFRAESTRUCTURA: Lo que se busca es mejorar la capacidad de movimiento y desplazamiento de los mayores en nuestras ciudades, con cambios como adaptar los tiempos de semáforos para cruzar en las esquinas y el número de asientos adaptados y reservados en la locomoción colectiva.

Se debe subsidiar el costo para su transporte y educar acerca del uso adecuado del transporte público para personas con necesidades especiales. También mejorar su desplazamiento en lugares de alta concentración, como hospitales, centros comerciales y áreas de servicios.

SERVICIOS SOCIALES Y SERVICIOS DE SALUD: Tal como lo señalan las actuales políticas públicas hay que poner la salud como agente de prevención y no sólo de curación de sus patologías. Central es educar que a través de la actividad física y mental, con una adecuada nutrición es posible cumplir más y mejores años. Modificar los sistemas de salud permitiendo acercarlos a los centros de salud o bien a los mismos domicilios, según grados de dependencia y deterioro que presenten.

Asegurar el acceso a los medicamentos, que deben tener un uso simplificado y racional evitando el uso excesivo de ellos. El centro de salud es quien debe llevar todas las prescripciones que los mayores usan y requieren.

Es importante seguir aumentando el número de plazas para los mayores con dependencia, ya sean viviendas tuteladas o en centros de larga estadía. Sigue siendo importante desarrollar más centros de día, de distinta complejidad, cercano a los domicilios de estos mayores. La estrategia actual de un Centro Geriátrico como continuador de la atención hospitalaria hacia los centros de salud es y será prioritario para los próximos 20 años al menos, por la alta carga de enfermedad que los mayores presentan en Magallanes.

PARTICIPACION SOCIAL: Se debe escuchar a los mayores, favorecer liderazgos entre ellos, a través de consejos y grupos organizados de mayores.

Una gran demanda es la participación social a través de una red de servicios para con ellos, que va desde actividades sociales, recreativas, culturales, uso del tiempo libre, que significan menos horas frente al televisor y más participación social. Es importante crear una agenda semanal de actividades que puedan disponer en su barrio o sector, por todo el año. No temporales como ocurre en la actualidad.

Significa empoderarlos de su rol en esta sociedad y el compromiso de la misma por sus mayores. No solamente encerrado en su clubes, sino que favoreciendo, el Voluntariado Intergeneracional. El que debe ser promovido desde las entidades públicas, poniendo en contacto a jóvenes y niños con las personas de mayor edad.

VIVIENDA: Se debe favorecer la adaptación de las viviendas a las necesidades de nuestros mayores. Estas transformaciones deben ser desarrolladas por las especialidades de los liceos técnicos de nuestra ciudad, para darle un sentido práctico y solidario, lo que favorece el aprendizaje de tantos jóvenes para el mundo laboral.

Las viviendas para mayores deben ser acondicionadas y estructuradas en un plan local de mantención, ya que sus pensiones no permiten financiarlo; lo que hace duro la subsistencia en sus ambientes familiares.

No debe dejarse de lado proveer para los mayores sistemas regionales que le permitan acceder a servicios más cercanos a sus economías de subsistencia, que permitan consumos básicos y planes de alimentación financiables con sus pensiones.

Sólo si empezamos a transformar nuestras ciudades y entornos, seremos capaces de revertir la soledad y el enclaustramiento en el que viven nuestros mayores. Esto porque un mayor pierde la lucha frente a la vida el día que cierra su puerta a lo que ocurre fuera de casa, pierde su participación social y su valoración.

En una sociedad que te juzga por lo que consumes y aparentas, el concebir ciudades desde la perspectiva de servir a quienes más lo necesitan termina generando una ciudad amigable para cualquiera que quiera vivir en ella. Lo hicieron nuestros antepasados, es nuestro reto en el siglo XXI.