Necrológicas
  • María Zulema Valderrama Vidal
  • Camilo Lizama Morales
  • Adrián Jutronich Arancibia
  • Adela Márquez Oyarzo

El desarrollo de Magallanes en peligro

Por Agencias domingo 8 de septiembre del 2019

Compartir esta noticia
192
Visitas

Daniel Oyarzo Pérez

Ingeniero Comercial-Economista
Magallánico

Respecto a la declaración pública del día 1 de septiembre de 2019 -aparecida en El Magallanes- elaborada por un grupo de empresarios, personas pertenecientes a distintas industrias, y otros, dado lo importante del tema tratado, creo oportuno plantear algunas ideas de modo de complementar las vertidas en dicha declaración.

“”Cuales son los problemas que hacen que esta región esté trabada económicamente y no posea un desarrollo  endógeno o autosostenido, debiendo contar siempre  con la ayuda  del estado, instancia que en el tiempo no ha tenido ningún resultado, situación que desde el punto de vista académico  es muy grave, pues no se beneficia en nada a quienes hacen soberanía e integración en esta región. A la fecha no existe un Modelo de Desarrollo o una Política Económica que esté estampado y se registre en su Estrategia de Desarrollo que hoy día tiene. Bien lo dijo el BID allá por los años 2006 o 2007, que en Magallanes y la Antártica Chilena  no existe un Modelo de Desarrollo Económico.

Existe un lento Desarrollo Económico, por no decir pobre, y un crecimiento económico con tasas menores  al promedio nacional, incluso negativas, habiendo tenido históricamente avances económicos importantes por la presencia del petróleo, gas, recursos animales, forestales, y la creación muy atinada de la Corporación  de Magallanes Cormag, que duró aproximadamente 9 años y la que dejó de funcionar con el gobierno militar el 31-12-1976 y la que redituó enormes beneficios a nuestra región. El estado a la fecha de hoy no ha hecho nada por ayudar a esta región: incentivos para quienes habitan aquí, subsidios a la mano de obra del trabajador, subsidio a la educación, subsidios a los consumos básicos de los hogares más vulnerables, trato especial para el transporte de pasajeros y de carga, establecer inversiones especiales con bajas tasas de interés a quienes inviertan y se dediquen a la transformación de productos agregándole valor, vale decir planificar una industrialización a 20 ó 30 años plazo, de aquellos bienes obviamente en los cuales se tiene ventajas comparativas.     

Es cierto que varios problemas se repiten en el tiempo y otros persisten con más fuerza, más aún internalizados en una economía neoliberal, donde la presencia del Estado para regular algunas actividades está vetado, todo lo cual va provocando una monopolización de la economía, lo que no tiene fecha de término, con el costo que ello significa para los magallánicos, pues este modelo es promercado y no proestado, y en este contexto el estado tiene vetado su intromisión en la economía.

Descentralización y regionalización

Los temas de la descentralización y regionalización existen en esta región y todo se hace de acuerdo a lo que plantea el gobierno central, situaciones y/o decisiones que por lo general jamás benefician a esta región, ahondando aún más la problemática que nada puede esta región definir, situándonos como un conjunto de personas que estamos impedidos de decidir, resolver y orientar.

Creo que los procesos de descentralización y regionalización, por años  discutidos y analizados, sin ningún resultado positivo para las regiones, en particular  la de Magallanes y de la Antártica chilena, pasa inevitablemente por implementar mecanismos de Macroeconomía Keynesiana, con un rol más activo del Estado, con la implementación de mecanismos de regulación del mercado, de modo de poder fiscalizar las acciones del modelo en el cual estamos insertos.

Son muchos los costos que ha debido soportar la economía chilena y sus gentes al alero de este modelo:

– Excesiva monopolización de la economía.

-Nula existencia de un marco regulatorio (modelo Tobin) al mercado financiero.

– Nula regulación en las áreas de Isapres, AFP, Farmacias, Supermercados, Grandes Tiendas, etc.

– Excesiva oferta de universidades de mala calidad, que tiende a ofrecer profesionales de discutida calidad, y el costo que ello tiene en el mercado profesional.

– Pésima distribución del ingreso, una de las peores del mundo. ¿Cómo se refleja esto en nuestra región?

– Alta concentración de la riqueza en Chile donde el decil 10 se lleva más del 50% del producto.

Los puntos anteriores hacen que la capital de Chile tenga una fuerte inmigración de habitantes de provincias y en donde se concentra aproximadamente el 70% de todas las actividades comerciales, industriales, financieras, de salud, y administradoras de Fondos de Pensiones, etc. Esto hace atractivo no descentralizar, no regionalizar pues en la capital se desarrollan las grandes actividades políticas sociales y económicas, que van en perjuicio directo de las regiones. La inmigración  hacia la metrópoli acrecienta en consecuencia la baja de los salarios, al aumentar la oferta de mano de obra, por lo general no calificada, la que en promedio hace bajar el salario nacional. Se cumple la Teoría Centro-Periferia, ampliamente difundida a través de economistas de la talla de Jorge Ahumada, Aníbal Pinto Santa Cruz, Osvaldo Sunkel, A. Gunther Frank, Alberto Baltra Cortés, etc.        

Los gobiernos regionales se han transformado en simples administradores regionales. Su poder de decisión es prácticamente nulo y depende absolutamente de quien los dirige que es el intendente, quien es designado por el gobierno central. Los gabinetes regionales: intendentes, gobernadores, seremis, directores regionales de servicios son una simple  prolongación regional de los respectivos Ministerios o Servicios Nacionales. Lo  que  inicialmente constituyó una esperanza de construcción de políticas sectoriales a partir de los problemas y requerimientos de las regiones, ha terminado en una vergonzosa dependencia, burocrática, ideológica y técnica de los organismos nacionales.

En definitiva la descentralización en Chile ha tocado techo y se demuestra insuficiente para permitir el desarrollo de la regiones y por lo tanto del país. Su falencia fundamental es que ha sido y es un proceso diseñado y controlado desde el centro, y por lo tanto su lógica de poder es mantener ese poder central. 

Uno puede inferir, sin ser taxativo, que el Desarrollo Económico de la Región de Magallanes y Antártica Chilena significa:

I.- Nuestra región necesita la presencia y acción permanente del Estado chileno como principal  gestor y emprendedor de actividades directas (empresas estatales) y actividades indirectas (empresas privadas ).

II.- Se requiere de unas leyes y marcos jurídicos que aporten una visión especial sobre Magallanes y su futuro. Ello con el fin de corregir las grandes diferencias de oportunidades de negocios y de competitividad, para por lo menos estar en igualdad de condiciones con las demás regiones del país, para así acceder a los mercados nacionales y extranjeros.

III.- Las fuerzas laborales y sus organizaciones sindicales, así como los vecinos de las distintas ciudades de la región esperan una actitud y acción correctora de estas anomalías, por parte del Estado.

IV.- Debe ser preocupación del Estado el afianzar y hacer crecer la presencia soberana, premiando a una mejor densidad demográfica, una ampliación y mejoría en sus acciones de hacer progresar la conectividad tanto hacia el exterior como hacia sus propias fronteras interiores.

V.- Crear las posibilidades de visionar este proceso para aplicarlo a una macro región patagónica, que tuviera toda ella un marco regulatorio legal de apoyo, que incentive las inversiones y el progreso en la calidad de vida de sus habitantes.

VI.- Un punto destacado y que influirá en las capacidades del desarrollo regional, es aquel referido a la traída, formación, retención y fortalecimiento de políticas de apoyo hacia el capital humano avanzado, donde la Universidad de Magallanes en sus cincuenta años de experiencia regional, es una valiosa vertiente de conocimiento y un baluarte de futuro para consolidar esta situación en beneficio  de la región y su juventud. El desarrollo de las ciencias es pilar fundamental para avanzar y consolidar nuestro desarrollo, el bienestar de la población magallánica y un aporte al conocimiento para Chile.

Recapitulando

En lo que respecta a la Región de Magallanes y Antártica Chilena, se hace necesario por conceptos de soberanía, lejanía, protección, aislamiento, conectividad, que se establezcan Políticas de Estado que vayan en beneficio directo de ésta, a fin de estar por sobre los gobiernos de turno, y es tarea  del actual gobierno, elaborar un conjunto de Políticas Públicas de Estado, de modo de revertir la nociva situación económica que vive esta región, teniendo un PIB que crece menos que el promedio nacional.   

De no optarse por lo planteado se corre el riesgo de que estas lejanas tierras comiencen a despoblarse y sus habitantes emigren a la Patagonia argentina, como hacia el centro del país, con el inmenso costo de soberanía  que esto representa para el país en su conjunto.

La autoridad política no puede permitir esta situación de alarmantes consecuencias de integración y soberanía y de dominio de estas tierras que históricamente han sido chilenas, con un tremendo esfuerzo de sus habitantes, esfuerzo que jamás ha sido reconocido por la autoridad política central”.