Necrológicas
  • Isabel Barrientos Barría
  • Danilo Heriberto Passeron Callahan
  • Elsa Marzan Díaz
  • Francisco Javier Cadín Díaz
  • Juan Hilario Ruiz Muñoz
  • Enrique Ulloa Velásquez
  • Víctor José Delgado Flores
  • Olegario Pérez Oyarzo
  • Irma Krautz Ruiz
  • Jorge González Reyes

¿El gobierno cumplirá sus promesas con la región?

Esta semana, la Presidenta decidió “sincerar” las posibilidades que tenía el gobierno de llevar adelante su programa. Con un giro en la conducción política -que se sugería desde la llegada del ministro Jorge Burgos a Interior- , la propia Presidenta le anunció al país que no existen recursos económicos suficientes para las reformas comprometidas en su programa. O sea, una forma elegante para decir que no cumplirá con lo que prometió en campaña.
[…]

Por Gabriel Boric lunes 13 de julio del 2015

Compartir esta noticia
57
Visitas

Esta semana, la Presidenta decidió “sincerar” las posibilidades que tenía el gobierno de llevar adelante su programa. Con un giro en la conducción política -que se sugería desde la llegada del ministro Jorge Burgos a Interior- , la propia Presidenta le anunció al país que no existen recursos económicos suficientes para las reformas comprometidas en su programa. O sea, una forma elegante para decir que no cumplirá con lo que prometió en campaña.

Y es que el año pasado, cuando se iniciaba el mandato de la Presidenta Bachelet, escuchábamos a viejos voceros de la Concertación junto a nuevos rostros, proclamar con optimismo la ruta que seguirían. Inspirado en buena parte en las consignas de los movimientos sociales. El programa de gobierno se repartía en cada jefatura, división y ministerio de Chile. Gratuidad en la educación superior, fin al lucro, nueva Constitución, reforma laboral, reformas tributarias. Era el inicio de un nuevo ciclo, nos decían. Habiendo dejado atrás la transición, era hora de enfrentar un nuevo Chile que combatiría, por fin, la desigualdad y acabaría con el descontento social. Pero no.

Muchos chilenos y chilenas, se sintieron interpretados/as por este llamado: un gobierno de cambios. Así, con una amplia mayoría, la ciudadanía le dio un voto de confianza a la misma clase política que había protagonizado la transición. A poco andar, eso sí, reconocimos que los rostros nuevos cubrían el mismo espíritu que conocimos en los 90: decisiones cerradas, política de espaldas a la ciudadanía, relación incestuosa entre dinero y política. El caso del ex ministro Peñailillo se convirtió en triste paradigma de este fenómeno. El, llamado a ser el rostro de una nueva era, terminó renunciando por su vínculo al financiamiento irregular de campañas.

¿Qué significa este anuncio de la Presidenta? “Habrá que priorizar”, dicen varias voces en la Nueva Mayoría. O sea, hay promesas que no se realizarán. ¿Cuáles? Aún no sabemos. ¿Con qué criterios se llevará adelante esta “priorización” de las reformas? Aún no sabemos. ¿Qué pasará con el tan anunciado proceso de descentralización? ¿Qué pasará con los cientos de millones de pesos comprometidos en el Plan de Zonas Extremas? ¿Qué pasará con el Centro de Formación Técnica que se comprometió para la región? ¿Qué pasará con las ocho salas cunas, los 12,4 kms. de ciclovías, el parque en la 18, el mejoramiento de los barrios en Playa Norte, General del Canto-La Concepción, en Seno Almirantazgo, en Archipiélago de Chiloé, y en el sector Eduardo Frei-Juan Pablo II en Natales? Todas estas fueron promesas durante la campaña presidencial de Michelle Bachelet. Es el turno de las autoridades regionales de aclarar el panorama y es nuestro derecho, como magallánicos/as, preguntarles.