Necrológicas
  • Luis Notolio Ortega Barría
  • Ximena Paz Alvarez Ruiz
  • Teodoro José Arroyo Gómez
  • Rosa Mireya Alarcón Muñoz

El hediondo tema de la basura

La crisis ambiental provocada en Santiago por el incendio de un vertedero ha vuelto a poner en maloliente evidencia el serio problema de la basura. Un problema que habitualmente se evita enfrentar y que nos parece resuelto con la pasada del camión recolector que se lleva lo que hemos desechado. Sin embargo, se trata de un problema que tiene diversas aristas y que -en su conjunto-  es un problema serio, desagradable y hediondo.
[…]

Por Marcos Buvinic domingo 31 de enero del 2016

Compartir esta noticia
104
Visitas

La crisis ambiental provocada en Santiago por el incendio de un vertedero ha vuelto a poner en maloliente evidencia el serio problema de la basura. Un problema que habitualmente se evita enfrentar y que nos parece resuelto con la pasada del camión recolector que se lleva lo que hemos desechado. Sin embargo, se trata de un problema que tiene diversas aristas y que -en su conjunto-  es un problema serio, desagradable y hediondo.

Para hacerse una idea de la magnitud del problema, veamos algunas cifras de un estudio que hizo la Comisión Nacional del Medio Ambiente (CONAMA) en el año 2010: en Chile se generan unos 17 millones de toneladas de residuos, de las cuales cerca de 7 millones de toneladas corresponden a residuos municipales y 10 millones de toneladas a residuos industriales. Imagínese, ¡17 millones de toneladas anuales!, y estos datos no incluyen a los residuos mineros masivos.

Así, se calcula que  cada chileno genera poco más de un kilo de basura sólida diaria (384 kg al año), lo que significa que en el país generamos 17 mil toneladas diarias de restos de comida, cartón, papel, plásticos, ropa, metales, y se recicla sólo el 10%. Con ocasión del incendio del vertedero en Santiago, se informó que allí se paga a las empresas procesadoras $ 8.930 por tonelada de basura. A ese precio, en Chile, se estarían pagando 151 millones diarios a las empresas procesadoras. ¡Imagínese el “negocio de la basura”! 

Se puede ver que es un asunto que tiene muchas aristas, unas tienen que ver con el modelo de producción y consumo, otras son del tipo de gestión que realizan los municipios, otras son de tipo económico, otras tienen que ver con la fiscalización que hacen o no hacen las autoridades ambientales, otras son de tipo cultural como la poca formación en la responsabilidad social acerca de los desechos, la casi total ausencia de reciclaje y el estilo de consumo propio de la llamada “cultura del descarte”

En Punta Arenas, según el estudio señalado, se generan 51 mil toneladas anuales de basura. En nuestra región existe una preocupación ciudadana por el tema y las autoridades municipales y ambientales también buscan caminos de solución al problema de la basura y el aumento de su cantidad, a la suciedad que abunda en los alrededores de la ciudad y a la proliferación de vertederos clandestinos.

A la luz de lo sucedido en Santiago y las dificultades de las autoridades para hacer frente a una emergencia de ese tipo, sería muy deseable que las autoridades de nuestra región, ambientales y municipales, informaran acerca de la real situación del problema de la basura en nuestra región y en nuestra ciudad y su modo de gestión, así como la realización de efectivas campañas orientadas a ir formando en una cultura del reciclaje en lugar de la cultura del descarte.

Lo que está en juego es, como dice el Papa Francisco, que “solidariamente cuidemos nuestra casa común”, de manera que este don de Dios  “no se transforme en un inmenso depósito de porquería”.